Parece que hay una pared de hidrógeno en el límite del sistema solar

New Horizons es la primera nave espacial en casi tres décadas en observar lo que parece ser evidencia de una mega estructura de hidrógeno en el borde de la heliosfera.

por Daniel Oberhaus; traducido por Laura Castro
|
ago. 17 2018, 7:00pm

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

En julio de 2015, la sonda New Horizons se convirtió en la primera nave espacial en explorar Plutón y sus lunas después de un viaje de casi una década desde la Tierra. Tres años más tarde, New Horizons continúa descubriendo más misterios sobre el sistema solar exterior, esta vez ha confirmando las observaciones de lo que parece ser una megaestructura de hidrógeno que había sido vista por primera vez por la nave espacial Voyager hace casi 30 años.

Como se detalla en un artículo reciente en Geophysical Research Letters, la nave espacial New Horizons observó una luz ultravioleta que muchos físicos piensan que proviene de una "pared" de hidrógeno en el límite de nuestro sistema solar. En otras palabras, si el sistema solar es un huevo, New Horizons acaba de obtener el primer vistazo de lo que parece ser su cascarón.

El sol produce constantemente partículas ionizadas que se conocen colectivamente como "viento solar", el cual crea una burbuja alrededor del sistema solar que se extiende a unos 17 mil millones de kilómetros del sol. La teoría principal sobre la fuente de esa luz ultravioleta afirma que cuando los átomos neutros de hidrógeno interestelar se encuentran con esta burbuja, llamada heliosfera, disminuyen su velocidad y comienzan a acumularse en el umbral de la influencia solar. Esta pared de partículas de hidrógeno interestelar debería dispersar la luz ultravioleta de una manera distinta, que es justo lo que la nave espacial Voyager observó en 1992.

New Horizons es la primera nave espacial desde el Voyager 1 y 2 en observar esta luz ultravioleta, aunque aún no se tenga certeza de cuál es su fuente. Si no es indicativo de una pared de hidrógeno en el límite de la influencia solar y el espacio interestelar, entonces los astrónomos deben encontrar una explicación alternativa de por qué esta luz ultravioleta se puede observa tan lejos del Sol. A partir del próximo año, la nave espacial New Horizons comenzará a buscar evidencia ultravioleta de la pared de hidrógeno dos veces al año durante el resto de la misión, o sea una o dos décadas más. Esto ayudará a determinar si la pared realmente existe, o si la nave espacial Voyager y la New Horizons han observado algo aún más extraño en las profundidades de la galaxia.

Más VICE
Canales de VICE