Quantcast
Creators

Una vida de adicción, fiesta y sexo, las fotos de Nan Goldin

Fotografías que pasan de la fiesta a la muerte y una lucha en contra de una de las farmacéuticas más grandes del mundo.

Adriana Rangel

Fotografía vía, Renaud Camus. Por Nan Goldin.

Nan Goldin es una artista que trabaja con la fotografía y ofrece retratos altamente francos y personales. Las imágenes de Goldin actúan como una autobiografía visual que documenta su vida y la de aquellos cercanos a ella, en especial a la comunidad LGBT. Su obra aclamada, The Ballad of Sexual Dependency (La balada de la dependencia sexual), producida entre 1980 y 1986, es una crónica, acompañada de música, de su vida dentro de las subculturas de Nueva York durante los ochentas. La “balada” fue mostrada en la Bienal Whitney de 1985. Goldin opina que la fotografía siempre va apegada al sujeto y que es una manera de “acariciar” al mismo. “Creo firmemente que por medio de la fotografía, puedes darle a alguien acceso a su propia alma”.

Nancy Goldin nació el 12 de Septiembre de 1953 en Washington, D.C. y fue en su adolescencia que comenzó a practicar la fotografía. Los retratos reveladores de Diane Arbus y August Sander fueron los que la influenciaron y motivaron a capturar la vida de sus amigos y la suya propia en los momentos más vulnerables. Actualmente, la obra de Goldin se encuentra en las colecciones del Museum of Contemporary Art en Los Ángeles, el Centre Georges Pompidou en París, entre otros.

En Febrero del 2017 el MoMA de Nueva York, mostró The Ballad of Sexual Dependency. En la “balada” podemos ver el estilo de vida que la artista y sus amigos tenían. Este estilo de vida era riesgoso. La artista describe esta obra como el diario que permite que la gente lea. Este diario le permite, de manera obsesiva, mantener un record de cada detalle y así poder recordar el momento. Las fotografías eran tomadas en shows dentro de bares y antros, en salas de proyección y en galerías. Podemos descubrir el estilo de vida de ella y de sus amigos observando estas fotos.

Muchos de los sujetos de las fotografías, amigos de Goldin, han perdido la lucha contra el SIDA, a la adicción a las drogas, y al desgaste en su salud debido al estilo de vida. Ahora, los visitantes de los museos, son testigos del resultado de la adicción a las drogas que fue tan grande en los ochentas en Nueva York.

Otra obras de Nan Goldin incluyen imágenes de parejas alistándose para salir de fiesta, imágenes hombres y mujeres con diferentes inclinaciones sexuales divirtiéndose en fiestas, imágenes de los efectos de la violencia ejercida sobre hombres y mujeres, records de sexo desinhibido, capturas de bebés nacidos de estos enredos e imágenes de momentos en que el uso de drogas es suministrado de manera intravenosa. Finalmente, Goldin presenta imágenes de varios de sus sujetos en ataúdes.

Existe una combinación de belleza, horror y desesperación. Sus imágenes también revelan un deseo único por la vida.

Nan Goldin crea titulares recientemente anunciando su plan de hacer responsable a la familia Sackler por la crisis de los opioides. La firma de farmacéuticos de la familia Sackler, Purdue Pharma, obtuvo cantidades billonarias de dinero de ventas de pastillas para controlar el dolor, entre ellas, la droga altamente adictiva OxyContin.

Los Sackler hacen donaciones millonarias a museos en todo EUA y ahora Goldin le pide a dichos museos dejar de recibirlas hasta que los Sackler financien la recuperación de opioides de la nación.

Tras pasar el año pasado en tratamiento por su adicción al OxyContin, la fotógrafa está lanzando una campaña, apoyada con su organización, Prescription Addiction Intervention Now (P.A.I.N.), con el objetivo de que los Sackler mitiguen el daño que ocasionó la droga en la vida de ella, de sus allegados y de muchísimas víctimas en el país.

La familia Sackler ha tratado de ofuscar su relación con la empresa que manufacturó el OxyContin.

“Demandamos a la familia Sackler a fundar varios modelos de tratamiento: centros de rehabilitación, programas de medicación asistida, reducción de daños, prevención de recaídas, y métodos holísticos. Demandamos que ellos introduzcan el etiquetado efectivo de sus productos anunciando su potencial de adicción.”

La organización de Nan Goldin, P.A.I.N, le pide a los museos y universidades rechazar futuras donaciones provenientes de los Sacklers. La organización piensa compartir en medios sociales fotografías y videos que ilustran el impacto de la crisis en individuos, familias y comunidades. El director de Purdue Pharma dice que la empresa busca tener la oportunidad de sentarse con Goldin para discutir sus ideas.

Ya varias revistas han publicado artículos detalladas acerca el uso que los Sacklers le dan a la filantropía para limpiar su imagen y distanciarse de la droga adictiva que los hizo ricos.

“Después de que “la balada” fue publicada en 1986, pasé 2 años en mi cuarto. Las drogas se hicieron mi ocupación de tiempo completo, ” dijo Goldin a una revista en el 2014. “ Yo quería drogarme desde una edad muy temprana. Yo quería ser una adicta”.

La heroína y la cocaína fueron sus drogas de preferencia antes de que se fuera a rehabilitación en 1988. La artista lucho contra recaídas que pasaban periódicamente pero su adicción con el OxyContin era diferente. Esta adicción comenzó varios años después de que le prescribieron esta droga para una cirugía. “Pensaba que la tomaba tal y como me lo habían indicado, me hice adicta de la noche a la mañana”, escribe Goldin. “Era la droga mas limpia que había conocido.”

Las vivencias de Nan Goldin como artista y amiga de la comunidad LGBT en los ochentas la inspiran a ayudar a que esta crisis no se vuelva a repetir. Existen muchos individuos que utilizan actividades filantrópicas para limpiar su imagen y es aquí donde de las instituciones que promocionan el arte pueden ayudar a hacer una diferencia.

Relacionados:

Joan Fontcuberta: padre de la fotografía conceptual

Un fotógrafo logró capturar la imagen de un átomo

Estupefacientes fotográficos: las imágenes de Marius Sperlich