¿Por qué algunas personas se excitan cuando les hacen cosquillas?

La knismolagnia es el fetiche de excitarse con cosquillas, ya sea que te las hagan, hacerlas o ver que alguien más las haga.

|
may. 17 2018, 4:00pm

Foto de Vegterfoto vía Stocksy. 

Artículo publicado originalmente por Broadly Estados Unidos. Leer en Inglés.

"Knismolagnia" es el nombre elegante para este fetiche sexual no tan conocido: la excitación por medio de las cosquillas. Viene de "Knismesis", un término para un tipo de cosquillas "ligero" que no suele provocar risa, acuñado en 1897 por los psicólogos G. Stanley Hall y Arthur Alliń. El tipo de cosquillas "pesado", que está destinado a producir la risa, se llama "gargalesis". (Intenta agregarle esa palabra a tus pláticas sucias).

¿Qué es el fetiche de las cosquillas?

Como recordarás desde la infancia, las cosquillas son una forma de estimulación producida por el tacto ligero en partes sensibles del cuerpo, incluidas las axilas, clavículas, pies, estómago, costillas, detrás de las rodillas y los codos, la parte interna de los muslos, etc. En un contexto fetichista, la knismolagnia puede ser parte del jugueteo antes del sexo o puede ser todo el acto. A veces ni siquiera es necesaria la desnudez o la actividad sexual. Algunas personas pueden llegar al orgasmo sólo con cosquillas ya sea que se las hagan, que ellas las hagan o al ver cómo le hacen cosquillas a alguien más.

Los fetichistas modernos pueden llevar la knismolagnia a otro nivel (o a varios) reinventando el arte de las cosquillas e induciendo la sensación con una pluma, un vibrador, con corriente eléctrica o con insectos, arácnidos o gasterópodos con caparazón como los caracoles. ¡El límite es el cielo!

Aún así, cuando se habla de hacer cosquillas para conseguir un orgasmo, la forma más común es con los dedos.

¿Qué hace que las cosquillas sean un fetiche?

¡Buena pregunta! La autora Violet Blue, que escribió The Fetish Sex Guide, define el fetiche cuando un "objeto, forma de vestir o escenario específico adquiere una cualidad mágica, tiene un significado más profundo y se convierte en parte de las experiencias sexuales favoritas de alguien", o a veces es absolutamente necesario para satisfacer la liberación sexual".

Si bien las cosquillas no son tan raras en el foreplay, lo que las convierte en un fetiche es esa sensualidad extra impregnada en el acto, cuando realmente te excitan. De acuerdo con la psicología, esto es considerado como un comportamiento "atípico", pero también lo son la mayoría de las cosas que se salen de los estándares.

Pero, ¿por qué la gente se excita tanto con las cosquillas?

"La risa es contagiosa", una mujer que probó la knismolagnia y que pensaba que no le iba a gustar, escribió en SheKnows: "Fue agradable ver a otra persona reírse sin parar".

Al igual que con otros tipos de juegos de sensaciones, las cosquillas suelen hacer que las personas tengan orgasmos simplemente porque se excitan por la sensación física. Cualquier tipo de caricia puede considerarse un "cosquilleo". Y se relaciona con el órgano más grande de nuestro cuerpo: la piel.

En situaciones de dominación y sumisión, los fetichistas de las cosquillas pueden disfrutar de la sensación de control y la capacidad de hacer que la otra persona se retuerza de cosquillas, y los que las reciben pueden disfrutar de la sensación de impotencia: las ataduras y las vendas para los ojos se utilizan para mejorar esta sensación y también por razones de seguridad. Algunos sumisos, especialmente aquellos que son reacios a las cosquillas, pueden disfrutar especialmente de la tortura.

¿Qué tan común es excitarse por las cosquillas?

Como la mayoría de los fetiches, es difícil evaluar qué tan comunes son las cosquillas como fetiche porque no están documentadas de ninguna manera científica. Además, aunque haya encuestas de sexo, cosas como el estigma, la vergüenza, el tabú y el puritanismo sexual en general tienden a provocar que la gente mienta sobre lo que hacen en la cama.

Pero, si buscas "cosquillas porno" en la web, aparecen 600,000 sitios. Entonces, ese es un tipo de indicio. Entre ellos se encuentra OnlyTickling.com, que muestra una foto de dos mujeres vestidas con ropa interior haciéndose cosquillas en los pies y estallando en carcajadas en su página principal. También hay un sitio de citas para entusiastas de las cosquillas llamado TickleDates.com, "el mejor sitio para hacer cosquillas", que definitivamente puede ser verdad, porque al parecer es el único. Para no quedarse afuera, OkCupid tiene una sección de "solteros interesados en cosquillas".

También hay un documental de investigación, Tickled, que se estrenó en el Sundance en 2016, sobre el mundo sombrío de las "competencia de resistencia a las cosquillas", que al mismo tiempo puede o no ser una especie de porno.

¿Las cosquillas intensas son seguras?

Los riesgos con las cosquillas son casi nulos, ya que no se intercambia fluido, y nadie puede salir dañado o marcado permanentemente por eso, con la excepción, quizás, de un codazo involuntario en la cara por reflejo. (Esto se soluciona fácilmente asegurándote de que a quien le hagas cosquillas esté atado o con los ojos vendados).

Ha habido un número muy pequeño de casos registrados de muertes por risa, pero, como señala el i09, ninguna de las personas que murió así "tenía una buena salud, así que no parece que la risa sola pueda matar a alguien".

Lo que también es raro pero posible es que demasiada risa puede hacer que una persona se desmaye o provocarle cataplexia, es decir que no pueda mover sus músculos. Y si alguien no puede dejar de reírse, es posible que tenga una crisis gelástica.

No es lo mismo, pero una vez me reí tan fuerte de mi madre porque no entendía cómo usar una cámara digital que me desgarré un músculo de la espalda y luego tomé demasiados relajantes musculares por accidente, que no sólo no funcionaron, sino que me dejaron estúpido durante 48 horas. Entonces, tampoco intentes hacer eso.

Más VICE
Canales de VICE