Qué tan asqueroso es compartir tu cepillo de dientes

Incluso con esa persona con la que de por sí compartes saliva.

|
feb. 28 2017, 6:40pm

Las parejas comparten cosas. Tacos, tarjetas de crédito, un tenedor, una cama, fluidos corporales, pero ¿dejar que tu pareja use tu cepillo de dientes? Algunos amigos contestaron con un: "Guácala" "¡No mames, no!" "Depende de lo que haya comido", y "¿No lo deberíamos hacer?". 

El escenario: la personita especial de tu amigo se queda a dormir, y llegó sin nada. Sin tacos ni cepillo de dientes. Se asoma a ver si hay uno que les sobre en el baño, pero nada. Ni siquiera uno de esos cepillos pequeños para viajar que todos tenemos. Como no hay, decide que "compartir es querer" o se lava los dientes con tu cepillo o se prepara para el aliento asqueroso de la mañana. 

Los hechos: en nuestra boca viven miles de tipos de bacterias (no importa que tan cuidadoso seas con tu higiene bucal) y hacen sus casas en nuestros cepillos de dientes. Un análisis de los estudios de casos publicados en Estudio y Práctica de Enfermería en 2012 encontró que un cepillo de dientes puede ser un caldo de cultivo para bacterias y virus que causan enfermedades (así como sangre, saliva, restos de comida y pasta de dientes).

Lo que es oficial: los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) no recomiendan compartir un cepillo de dientes porque transmite bacterias de una boca a otra, dejando a los usuarios muy susceptibles a todo tipo de problemas de salud bucal y problemas de salud en general. 

Pero todos besamos a nuestras parejas ¿no? Entonces, ¿de verdad es tan asqueroso compartir saliva a través de un cepillo de dientes? 

Las parejas pueden transmitirse bacterias cuando se besan, comparten comida o tragos incluso cuando se agarran de las manos, pero compartir un cepillo de dientes puede ser más peligroso, dice Kenneth Magid, dentista en Odontología Avanzada de Westchester en Harrison, Nueva York. "Puede haber una concentración de bacterias más alta en un cepillo de dientes, ya que el trabajo del cepillo de dientes es interrumpir el crecimiento de bacterias que se están formando constantemente". 

Lo peor que puede pasar:  "algunos individuos sufren de enfermedades bucales que simplemente no valen la pena compartir", dice Gary Glassman, un dentista de Toronto que viaja por todo el mundo para hablar de la importancia de mantener una buena higiene bucal. ¿Quieres que sea más especifico? Para empezar te pueden transmitir bacterias como Estafilococos, E-coli y Pseudomonas. Después están los estreptococos, una bacteria que causa faringitis estreptocócica que te provoca malestares como irritación de garganta, fiebre, tos, ganglios linfáticos inflamados y dificultad para tragar. "Las variaciones mutantes de estreptococos causan caries dentales", advierte Glassman. 

Si te sangran las encías cuando te lavas los dientes, corres el riesgo de que las bacterias entren a tu torrente sanguíneo, en teoría te expones a contagiarte de enfermedades como hepatitis B, y VIH, dice el periodontólogo David Genet del Sur de Florida. Esto significa que las parejas que comparten cepillo de dientes pueden estar compartiendo sangre no nada más saliva. 

Lo que probablemente pasará: mmm..nada. Mientras que ningún dentista te va a recomendar compartir tu cepillo de dientes, el CDC admite no "conocer ningún efecto adverso a la salud directamente relacionado con el uso del cepillo de dientes". El periodontólogo británico Eugene Gamble confirma que "las posibilidades de transmitir bacterias que causan enfermedades que se te pasan a otros lados son remotas". Si ninguno de los dos tiene una enfermedad infecciosa o un sistema inmune en peligro, compartir ocasionalmente el cepillo de dientes es inofensivo. Genet está de acuerdo con que "el factor de peligro es mínimo ya que el cuerpo tiene un gran sistema inmunológico" también agrega que, "si es una elección de si te lavas o no los dientes, comparte siempre y cuando conozcas bien al dueño del cepillo". 

Lo que necesitan saber los que comparten cepillos de dientes: para aquellos que están determinados a compartir su cepillo de dientes, ya sea por flojera, conveniencia o porque te hace sentir más cerca de tu pareja, eso significa que tendrás sus bacterias merodeando por tus dientes y encías dos veces al día, al menos mantén tu boca limpia. Lo siento, pero una enjuagadita no es suficiente. "Rara vez los cepillos de dientes se limpian a profundidad, y se guardan en baños húmedos y calientes, un ambiente ideal para que las bacterias crezcan", advierte Glassman. Después de cada cepillada, enjuaga muy bien tu cepillo de dientes para asegurarte de remover todos los restos, permite que se seque con el aire, y guárdalo con las cerdas viendo hacia arriba. Si se guardan varios cepillos en el mismo contenedor, no permitas que se toquen entre sí. Si alguno de los dos está enfermo o tiene gripa o algo, no compartan cepillos. 

Ya sea que compartas tu cepillo o no, no olvides las reglas básicas de la higiene bucal. "Cambia tu cepillo de dientes cada tres meses, después de estar enfermo, y si las cerdas ya se ven desgastadas", dice Magid. "Recuerda usar hilo dental diario y cuando se te quede atorada la comida. Incluso mientras te bañas puedes usar el hilo dental para hacerlo parte de tu rutina". 

Tu decides si compartir la tirita de hilo dental o no, como quieras.

Más VICE
Canales de VICE