Hablamos con la mujer que se tomó selfies con sus acosadores

"A nadie le pareció raro tomarse fotos conmigo. Eso sólo demuestra que no consideran su comportamiento como algo indeseado".

por Vera Kurpershoek; traducido por Elvira Rosales
|
oct. 15 2017, 12:00pm

Foto cortesía de la cuenta de Instagram @dearcatcallers.

Este artículo fue originalmente publicado en Broadly Netherlands.

Una vez, decidí confrontar a un tipo en la calle que me preguntó a dónde iba y si podía acompañarme. "Sí", contesté, "claro que le ofrecería mi cuerpo a un completo extraño como tú".

Bueno, eso jamás pasó. Pero sí le pregunté qué tipo de respuesta estaba esperando. Sorpresa, sorpresa: no supo qué contestar. Después de una conversación incómoda que duró menos de 30 segundos, me retiré caminando, dejándolo con una expresión pasmada en el rostro.

Este escenario es muy familiar para Noa Jansma, una chica de 20 años, quien decidió denunciar a los hombres que la acosaron: a lo largo de un mes, se tomó selfies con hombres que le gritaron en la calle y luego las publicó en su cuenta de Instagram @dearcatcallers.

Luego de una entrevista con Red Pers, un sitio web holandés para jóvenes, su historia se hizo viral en Holanda y fue publicada en medios de comunicación internacionales. Broadly habló con ella por teléfono mientras estaba en Londres para saber si piensa que su proyecto ayudará a reducir el acoso callejero.

Foto cortesía de la cuenta de Instagram @dearcatcallers.

Esta entrevista fue editada y resumida para una mejor claridad.

BROADLY: Noa, estás en Londres. ¿Cómo es eso?
Noa Jansma: el programa matutino Good Morning Britain me invitó a hablar acerca de mi proyecto. Es un talk show británico clásico. [Esta entrevista fue transmitida el martes 10 de octubre por la mañana].

Has recibido mucha atención de los medios y tu proyecto está llegando a todos los países. ¿Cómo te sientes?
Sucedió increíblemente rápido. Estoy muy orgullosa, porque para eso lo hice. Mujeres de todas partes del mundo me envían sus mensajes; creo que la única excepción es la Antártica. Al mismo tiempo, ha sido abrumador porque recibo muchos comentarios de odio, pero eso sucede en internet.

Suena muy intenso, en especial porque eres muy visible en este proyecto.
Lo más intenso de ser viral es darte cuenta de pronto de cómo el internet puede apropiarse de algo y actuar en consecuencia. Comencé este proyecto con un espíritu abierto: no era mi intención mostrar a los hombres bajo una luz negativa o dar la impresión de que estoy enojada con todos los hombres. Pero en eso se convirtió, especialmente por los comentarios que la gente publicó en mis fotos. Las personas comentan que los tipos de las fotos son violadores o incluso desean su muerte. No me parece que esos hombres sean malos, pero su comportamiento es molesto. De hecho me parece gracioso que mi proyecto se trate del respeto y cómo interactuar los unos con los otros, y termino recibiendo respuestas que dicen: "Sólo respeten. ¡Este idiota tiene que morir!", así ambas oraciones en el mismo comentario.

¿Qué hay de las respuestas positivas que has recibido?
Muchas mujeres se ven reflejadas en mi historia y quieren agradecerme. Por ejemplo, una madre me dijo que usó mi proyecto como punto de partida para hablar con sus hijos sobre el acoso. También recibo muchos mensajes de hombres que dicen que nunca habían visto la situación desde esa perspectiva. O dicen, "Estoy avergonzado de ser hombre". Es impresionante la diversidad de pensamientos que surgen alrededor del tema.

"Ya estaba feliz cuando mi cuenta en Instagram tenía 300 seguidores. [...] Pero ahora que tengo 280,000 es una locura".

¿Esperabas recibir tanta atención cuando comenzaste el proyecto?
Sí, pero ya estaba feliz cuando mi cuenta de Instagram tenía 300 seguidores. Esperaba un poco de atención mediática, por tratarse de un tema popular. Pero ahora que tengo 280,000 seguidores es una locura. Demuestra lo importante que es hablar sobre el acoso callejero.

¿Cómo se te ocurrió la idea de abrir la cuenta @dearcatcallers?
Fue poco a poco. Desde que me empezaron a molestar, me he sentido muy tensa al respecto. Ninguna de mis amigas sabía cómo manejarlo y mis amigos ni siquiera sabían que esto sucedía. Puedes confrontarlos, pero a menudo eso produce peleas. Una vez le contesté a cuatro tipos que me dijeron algo y todos me rodearon amenazantes. Seguir de largo sin decir nada tampoco es una opción, porque eso implica que les das el consentimiento de decir lo que quieran.

Una vez estaba en un tren y dos tipos me estaban grabando, gritándome toda clase de cosas. Me sentí tan incómoda, y el hecho de que estuviesen grabando lo empeoraba todo. Luego pensé: puedo utilizar mi cámara como arma para pelear de la misma manera. Así tuve la idea rondando mi mente durante un tiempo, pero al principio estaba asustada de tomar fotos.

"Pasar la cuenta entre mujeres de otros países demuestra que es un problema global y no algo que sólo me pasa a mí".

¿Tenías miedo de que los hombres reaccionaran de alguna forma?
Sí, pensaba: saben que están haciendo algo malo, así que tal vez sospechen cuando les tome una foto. Pero tan pronto como empecé, me di cuenta de que a nadie le pareció raro tomarse fotos conmigo; no se incomodaron lo más mínimo. Esto demuestra que no consideran su comportamiento como algo indeseado, o quizá piensan que están haciendo un cumplido.

No les digo a los tipos que fotografío sobre mi proyecto. La idea es que no tengo que entablar conversaciones. Por lo regular sólo tomo la foto y trato de alejarme. Una vez un tipo me preguntó para qué era la foto y le contesté que era para una cuenta de Instagram feminista. Sólo dijo, "OK".

¿Recibes mensajes de mujeres que están haciendo lo mismo que tú?
A veces, pero no muy seguido. Es algo que asusta mucho; hay ocasiones en que yo misma me pongo nerviosa.

¿Tomaste todas las fotos en Holanda?
Viví en Barcelona durante seis meses y todavía tengo muchos amigos a quienes visito regularmente. La mitad de las fotos son de ahí, la otra mitad son de Holanda.


Relacionados: Consejos para aprender a defenderse del acoso callejero


¿Por qué el proyecto sólo duró un mes?
Podría haber continuado con esto dos o tres meses más, pero creo que ha quedado clara mi intención. Realmente me parece un proyecto artístico terminado. Lo bueno de haber terminado es que tengo la oportunidad de dar el siguiente paso, seguir adelante. Estoy en contacto con una chica en Roma; ella publicará fotos de acosadores en la cuenta durante un mes. Pasar la cuenta entre mujeres de otros países demuestra que es un problema global y no algo que sólo me pasa a mí.

En una entrevista que realizaste con Red Pers, mencionaste que a veces borras las fotos cuando no estás seguro si un hombre había sido sexista intencionalmente. ¿Cómo puedes hacer la diferencia?
Todo tipo de acoso es inherentemente sexista, porque muestra que los hombres son dominantes y pueden decir lo que quieran sobre una mujer. Incluso el comentario más pequeño es prueba de que la calle es un mercado de carne. Pero quiero ser muy cuidadosa con este proyecto y pintar un panorama honesto. No es como que quiera prohibirle a los hombres dirigirse a mí. Se trata de marcar la diferencia entre un "hola" amigable y un "holaaaa" mientras te escanean con la mirada. Puedo interactuar con las personas en la calle, eso debería ser posible.

A partir del próximo año, la gente en Ámsterdam será multada por acoso verbal. ¿Crees que eso mejorará la situación?
No, pero creo que es un claro mensaje que declara cero tolerancia respecto a este comportamiento.

¿Crees que la gente acosará menos a las mujeres gracias a tu proyecto?
No puedo predecir eso. Quizá es algo que nunca teminará, pero quizá dentro de 50 años miremos atrás y diremos: Vaya, la gente solía hacer eso.Pero por supuesto, espero que se detenga.

Más VICE
Canales de VICE