Julián Barón

"C.E.N.S.U.R.A." golpea a los políticos a flashazos.

|
oct. 11 2012, 3:00pm

Viendo alguna de las fotos que conforman el libro C.E.N.S.U.R.A. del fotógrafo español Julián Barón de manera independiente, no faltará quien diga que es una imagen sobreexpuesta y hasta mal tomada, pero al ver el libro completo, queda claro que hay un discurso perfectamente articulado, poderoso y efectivo. El libro está compuesto por imágenes de políticos españoles y de los periodistas que los siguen todo el tiempo, con sus rostros "quemados" por la luz de un flash. En algunas imágenes es poco lo que se ve, lo cual contrasta con la exposición que tienen los políticos en los medios, que en España, como en México y en todos lados, es más que abundante, a veces excesiva. Aquí en México, cómo desearíamos no tener que ver la cara de Calderón todos los días en los periódicos y la televisión, y a pesar de verlo todo el tiempo, no significa que lo que nos dice sea cierto, no significa que sepamos lo que piensa en verdad, a pesar de que hable, diga discursos y responda a entrevistas. Lo mismo él, que Mariano Rajoy y el resto de los políticos españoles. Y los medios son muchas veces cómplices de esta falta de claridad.

Así, estas fotos de Julián Barón cuestionan lo que no nos dicen los políticos. Como explicó en una entrevista para El País: "En el gran circo que es la política, fotografía y censura se alían para manipular al pueblo a través de un falso uso de la imagen como documento. Mi inspiración fue el vídeo del zapatazo a Bush en Iraq. Cuando lo vi me pregunté: ¿Cómo puedo agredir yo a los políticos sin llegar a hacerlo de verdad?". Su respuesta es este libro, que según la prestigiosa revista Photoeye fue uno de los mejores libros de fotografía en todo el mundo en 2011. Así que llamamos a Julián en Valencia, España, para que nos contara un poco más sobre este proyecto. 

VICE: ¿Cómo describirías el tema o el concepto alrededor de tu proyecto C.E.N.S.U.R.A.?
Julián Barón:Todo comienza con una imágenes que tomé a unos carteles de propaganda política en 2007, en las elecciones municipales de mi país. Pero hasta 2010 no comienzo a integrarme en el mundo de la política y los políticos. Uno de los objetivos de C.E.N.S.U.R.A. es el de ofrecer un nuevo punto de inicio en la reflexión íntima hacia el desarrollo del trabajo y la gestión de los políticos: en lo que se ha convertido la política en nuestros estados democráticos.

La intención fue siempre la de aportar mi opinión sobre política y los políticos. Por supuesto que parte es la imagen visual, porque utilizo la fotografía para expresarme, pero creo que tiene más profundidad como lenguaje político.

El fotolibro como objeto tiene un carácter y temperamento propio, gracias a Pablo Ortiz Monasterio (fotógrafo y editor mexicano). Por su decisiva aportación y posicionamiento entorno al proyecto, se ha conseguido que tanto el concepto, diseño, edición de las imágenes y su puesta en página sea coherente y tenga sentido en su conjunto.

La técnica es interesante. Es de esas cosas que podrá parecer un error, pero seguramente es perfectamente calculado.
No hay cálculo que valga, pero sí mucho error.

¿Cómo logras ese efecto desde un punto de vista técnico?
Las fotos se ''queman'' a causa del efecto de la sobreexposición y no hay retoque digital ni manipulación posterior. La manipulación se da en el mismo momento de tomar la fotografía. Utilizo una cámara digital, sobreexponiendo la imagen y con la medición del flash a toda potencia. El instante censurado.

¿Cómo logras ese efecto desde un punto de vista técnico?
Las fotos se ''queman'' a causa del efecto de la sobreexposición y no hay retoque digital ni manipulación posterior. La manipulación se da en el mismo momento de tomar la fotografía. Utilizo una cámara digital, sobreexponiendo la imagen y con la medición del flash a toda potencia. El instante censurado.

¿Cuál es el discurso que buscas utilizando esta técnica?
He tratado de utilizar la técnica al servicio de mis emociones y para conducir mi opinión, con la intención de crear sentido. No sigo a los políticos normalmente con una cámara de fotos. No soy fotoperiodista; pero sí me interesan la política y los políticos. En este proyecto tuve que seguirlos porque necesitaba integrarme en sus labores cotidianas, para conocer de primera mano qué se cocía en los espacios donde se alojan para aplicar sus status de poder.

¿En dónde tomaste estas fotos y quiénes son algunas de las personas "censuradas"?
Solicitando acreditaciones de prensa, saltando las barreras de seguridad, y otras veces simplemente estando cerca de los políticos cuando se acercan a sus fans en la calle. Todos están representados: desde los ''políticos estrellas'' —presidente del gobierno nacional, ministros y secretarios de estado—, hasta los ''políticos satélites'' —alcaldes municipales, presidentes de diputaciones y comunidades autónomas y sus secuaces—. Y desde los ''fans'' —que son las grandes masas que siguen con fervor a los políticos— hasta los ''mass media'' —como mensajeros de la esencia de la censura.

Tu website dice que con la fotografía buscas censurar a la censura, y así, negativo contra negativo, ofrecer algo positivo. ¿A qué te refieres con esto?
Por supuesto, creo que es una clave del proyecto y conseguida en el fotolibro. Estamos desbordados de imágenes que intentan oscurecer las cosas, pero aquí el resultado es el opuesto, se proyecta luz en exceso para descubrir el interior. 

Sé que tienes una escuela de fotografía. ¿Me podrías hablar un poco de ese proyecto?
Actualmente soy codirector junto a Fosi Vegue de BlankPaper Escuela con sus dos sedes en España (Madrid y Valencia) además dirijo la plataforma online de formación fotográfica desde la escuela.

BlankPaper Escuela persigue que sus alumnos desarrollen una forma de mirar y narrar propia. Hacer fotos es como escribir un libro o un diario, queremos contar cosas. Cada una de las fotos que hacemos es como una palabra suelta que dará forma a un gran relato, una palabra que por sí sola no podría completar una frase. Deseamos que los alumnos aprendan a crear un lenguaje desde el cual puedan conocerse a sí mismos y a lo que los rodea y que se involucren el proceso creativo.

Todos los profesores de la escuela somos fotógrafos en activo, que amamos profundamente la fotografía y que hemos hecho de ella nuestro modo de vida. De nuestra experiencia en cada uno de los proyectos que desarrollamos surgen los contenidos que más tarde impartimos en clase. La relación entre profesores y alumnos es muy cercana, y la enseñanza trasciende los límites de la escuela.

¿En que proyectos estás trabajando ahora?
Estoy trabajando en un proyecto sobre el hombre consumidor de nuestro tiempo además de otros.

Puedes ver más del trabajo de Julián en

www.julianbaron.es

Más de Ojo, mucho ojo aquí.

Más VICE
Canales de VICE