Australia planea exterminar a dos millones de gatos salvajes

La eliminación de los gatos salvajes implicará el uso de perros cazadores, barreras, uso de pistolas, así como el uso de un nuevo cebo envenenado llamado "Curiosity".

|
jul. 21 2015, 3:00pm

Imagen por Fairfax Media via Getty Images

El gobierno australiano planea eliminar a dos millones de gatos salvajes antes de 2020. Así lo anunció el ministro de Medioambiente Greg Huntel la semana pasada. El ministro inicia la guerra contra las hordas de gatos que deambulan por el país. Estos gatos salvajes se presentan como una terrible amenaza para algunas especies del país.

"Para el año 2020, quiero ver a dos millones de gatos salvajes sacrificados, cinco nuevas islas y diez nuevas zonas del continente convertidas en áreas seguras, libres de gatos salvajes. También se llevarán a cabo estrictas medidas de control en 10 millones de hectáreas", afirmó Hunt.

Millones de gatos salvajes vagan por todo el continente y los científicos creen que son un factor clave en la extinción de algunas especies. Australia es el país con el mayor número de extinciones de mamíferos. Veintinueve especies de mamíferos que vivían en Australia han desaparecido desde que los británicos se establecieron en Nueva Gales del Sur, en 1788.


Relacionado: Detrás de la compra y venta de animales exóticos


Los colonos occidentales introdujeron los gatos en el continente, donde los animales domésticos abandonados y los que se escapan de sus hogares se han multiplicado rápidamente. Según la mayoría de las estimaciones, habría 20 millones de gatos salvajes en Australia, mientras que algunos creen que el número es de 30 millones.

"Cada gato mata de tres a veinte animales en Australia cada día", explicó en abril en el canal australiano ABC, Gregory Andrews, miembro de la Comisión de especies en peligro. "Entonces, si nos imaginamos que cada gato mata a 4 animales por día, significa una carnicería de 80 millones de animales al día en todo el país".

Más de 120 especies en peligro de extinción —incluyendo el wombat de nariz peluda, el gato marsupial del norte y el búho australiano— están en gran peligro debido a los gatos salvajes. Estos pueden crecer más que los gatos domésticos y pesar hasta 15 kilos.

'Es muy importante destacar también el hecho de que nosotros no odiamos a los gatos. Es solo que no podemos tolerar el daño que causan a nuestra fauna'

La nueva "estrategia para especies amenazadas" establecida para los próximos cinco años incluye el uso de un programa de monitoreo llamado FeralCatScan que permite a los residentes informar sobre la presencia de gatos salvajes y sus actividades, y propone una mayor financiación para los programas de la gestión de la población felina y para las trampas. Unos 3.6 millones de dólares australianos —casi la mitad del presupuesto del programa— se asignan a la erradicación de los gatos.

La eliminación de los gatos salvajes implicará el uso de perros cazadores, barreras, uso de pistolas, así como el uso de un nuevo cebo envenenado llamado "Curiosity". Fue desarrollado por el gobierno y una compañía de biotecnología privada durante varios años. Un componente tóxico en el cebo detiene el flujo de oxígeno en el cuerpo del gato envenenado, que se describe en el plan del gobierno como "una nueva manera humana para atrapar a los gatos salvajes". El veneno se coloca en piezas de carne moldeadas para parecerse a las salchichas.

Andrews insiste sobre el hecho que el gobierno no tiene nada en contra de los gatos.

"También es muy importante destacar que no odiamos a los gatos", señaló Gregory Andrews en el canal ABC Radio. "No podemos tolerar el daño que causan a nuestra fauna".

La suposición de que matar a millones de gatos permitirá influir significativamente sobre la desaparición de otras especies de animales todavía está por demostrar, dado su número descomunal —estimado— y su capacidad para reproducirse rápidamente .

"No escondamos la cabeza bajo la arena si pensamos que podemos erradicarlos", dijo en abril a VICE News Dr. Jim Radford, miembro de la organización conservacionista Bush Heritage de Australia. "Es difícil atraerlos y atraparlos, ya que son muy temerosos, y abatirlos con la pistola es muy difícil, no se puede disparar a tantos gatos".

"Australia es particularmente vulnerable a las plagas invasoras, porque ha sido una isla durante millones de años", agregó. "La historia de la evolución aquí es una larga historia de aislamiento, y las especies en la isla no tienen los recursos para sobrevivir contra estas plagas invasoras".

Esta nueva estrategia representa el primer esfuerzo de magnitud para matar a los gatos salvajes en el continente australiano. Estos gatos, que están siendo clasificados como nocivos y peligrosos por los estados y territorios de Australia ya se han erradicado por completo en tres islas del país.

Más VICE
Canales de VICE