Estuve casada con un pedófilo

Hablamos con Kate, quien después de 20 años de matrimonio descubrió que su esposo había estado mirando imágenes ilegales de abuso sexual infantil en internet.

por Michael Segalov; traducido por Álvaro García
|
sep. 4 2018, 4:30pm

Sinead Keenan interpretando a Kate en 'Casada con un pedófilo'. Fotogramas cortesía de Channel 4. 

Artículo publicado originalmente por VICE Reino Unido.

Cuando Kate oyó que llamaban a la puerta, justo después de las 7 AM, sabía que no iba a ser un día normal. Se estaba preparando para el trabajo en el hogar que había compartido con su esposo, Alex, con quien había estado casada por 20 años. Sus dos hijas ya se habían mudado, así que no podían ser ellas y no esperaba a nadie más tan temprano en la mañana.

"Lo siguiente que supe fue que la casa estaba llena de oficiales de policía", explica Kate por teléfono. "Llegaron directamente a la habitación mientras me maquillaba y me dijeron que necesitaban todo mi equipo electrónico". El teléfono de Kate estaba en la cama y en algún lugar de la casa había un iPad y una laptop. "No tenía idea de qué estaba pasando".

Un oficial le pidió a Kate que tomara asiento en la sala. Antes de sentarse, ella llamó a su oficina para explicar que probablemente llegaría tarde. Estaba tan conmocionada que se le olvidó colgar el teléfono y más tarde descubriría que el mensaje del buzón de voz a su jefe seguía grabando.

"Alex estaba meciéndose en una silla", continúa Kate. Lo que dijo cuando abrió la boca sacudió a Kate hasta la médula. "'No soy un pedófilo, no soy un pedófilo', se repetía a sí mismo, una y otra vez. Los oficiales de policía no nos dejaban hablar solos, porque cuando llegan a una casa no tienen idea de a quién van a arrestar. No pude obtener ningún tipo de consuelo [de Alex] y él seguía repitiendo esa frase".

Al sólo contar con las afirmaciones de su compañero de vida, Kate creyó en su justificación de buena fe y pensó que tal vez se trataba solamente de una acusación malintencionada.

Doce horas después, Kate llegó a la estación de policía donde habían llevado a su marido. Cuando se sentó en la habitación, él le confesó que, durante años, había estado mirando imágenes ilegales de abuso sexual infantil en internet.

Kristy Philipps en el papel de la hija Jess y Nick Gleaves en el papel de Alex en 'Casada con un pedófilo'.

"Cuando hizo esa confesión, todo cambió", dice Kate. "Lo había estado defendiendo hasta entonces, incluso fui abrupta con los oficiales de policía. Estaba luchando por él, pero de repente me di cuenta de que estaba en el lado equivocado. Cuando me di cuenta de que había estado mintiendo, supe que no quedaba ninguna esperanza en nuestro matrimonio. Sabía que no podríamos superar esto".

Kate recuerda haber gritado mientras estaba en la estación de policía clínica, antes de marcharse, mientras deseaba escapar a cualquier lugar que pudiera. Han pasado dos años desde el día en que la vida de Kate cambió para siempre y ahora se está preparando para la transmisión de un documental que ha cocreado —Casado con un pedófilo— en Channel 4.

Tuvimos que hablar por teléfono para preservar su anonimato. El nombre de Kate no es realmente Kate y aunque todo el audio utilizado en el programa proviene de grabaciones reales, los actores reconstruyeron las conversaciones. El equipo detrás de la película pasó meses con Kate y otra mujer que había sufrido una experiencia similar, documentando los intentos de sus familias de navegar por un territorio desconocido y un futuro incierto.

Cuando hablamos de abuso sexual infantil, el foco está siempre en el delincuente y sus víctimas. Pero Kate ha abierto su vida a la directora/productora Collette Camden con la esperanza de que este documental le dé visibilidad a las personas inocentes que con demasiada frecuencia son olvidadas, las familias de aquellos que han cometido crímenes tan grotescos.

"Adecuadamente, se presta mucha atención a las víctimas de delitos sexuales e imágenes en internet", continúa Kate, antes de tomarse un momento para calmarse. "Ese debería ser el enfoque principal. También se presta mucha atención a los delincuentes y las discusiones sobre cómo deben ser manejados: por qué cometen los crímenes que cometen y qué puede hacerse para evitar que suceda. Pero nadie piensa en este tercer grupo de personas. Nuestras vidas cambian de repente y es devastador".


Relacionados:


Kate dice que recuerda haber llamado al oficial que arrestó a su esposo; la habían dejado sola sin idea de qué hacer a continuación y quería saber a dónde acudir en busca de apoyo y orientación. El oficial sugirió apoyo a la víctima, pero le advirtió que ella no era en realidad una víctima. "Dijo que éramos daños colaterales", dice Kate, claramente frustrada. "No hubo consideración para mis hijas o para mí".

Kate condujo a Alex de vuelta a la casa después de que fuera puesto en libertad. Permanecieron en silencio durante todo el viaje. Lo primero que hizo cuando llegaron a casa fue hacer que su esposo llamara a su madre. Kate había estado en contacto con ella durante todo el día y necesitaba que Alex admitiera lo que había hecho, para que Kate no tuviera que hacerlo. "De hecho, también quería castigarlo un poco", aclara. "Luego hablé con mi hermana, quien no podía asimilarlo. Ella pensó que yo necesitaba salir de la casa, que no debería quedarme allí". Esa noche, Kate durmió arriba, mientras Alex se quedó en el sillón. "Traté de hablar con él un poco, pero fue difícil. Luego decidí quedarme con mi hermana. Me recogió a la mañana siguiente y cuando volví a la casa unas semanas más tarde, Alex había empacado sus cosas y se había ido".

Durante ese tiempo, Kate leyó obsesivamente sobre la pedofilia y trató de encontrar tanta información como pudo. "Necesitaba saber sobre el delito, cómo y por qué lo había hecho", señala. La otra pregunta que no podía dejar de hacerse era si Alex había tenido algún contacto directo con los niños: la pareja tiene dos hijas y Alex trabajaba como profesor en una escuela. "Eso realmente me molestó por mucho tiempo, todavía me sigue pasando", comenta. "Estoy bastante segura de que no lo hizo y no lo habría hecho, pero hay evidencia que dice que la gente suele poner en práctica sus impulsos".

Actualmente, Kate ha reconstruido su vida. Tiene poco que ver con Alex, aunque sabe que todavía está en contacto con sus dos hijas. Ella se mudó y encontró un nuevo compañero. Me dice que hacer este documental no fue fácil y la preparación para su estreno le ha producido muchas emociones y recuerdos desagradables. Sin embargo, Kate cree que todo valdrá la pena.

Sinead Keenan interpretando a Kate en 'Casada con un pedófilo'.

"Hay muchos mitos sobre los familiares y parejas de los delincuentes sexuales, principalmente que tenían conocimiento de lo que estaba pasando", cuenta Kate. "Debido a que una esposa tiene intimidad con su pareja, entonces la gente asume que una esposa debe haber tenido conocimiento, o al menos una sospecha, de lo que estaba pasando. La verdad del asunto, en la gran mayoría de los casos, es que la primera vez que la esposa se entera es cuando llaman a la puerta y aparece la policía".

Kate espera que Casada con un pedófilo pueda desafiar esa percepción.

"También quería señalar que existe ayuda disponible para aquellos que se encuentran en situaciones similares, en particular la Lucy Faithfull Foundation", cuenta sobre la organización benéfica que ofrece ayuda a las familias de los delincuentes, entre otros servicios. Cada año, en el Reino Unido, 5.400 hombres son arrestados por descargar imágenes sexuales de niños: muchos amigos y familias se sienten estigmatizados, confundidos y aislados y necesitan ese apoyo. "La fundación hace un gran trabajo para ayudar a personas en mi posición", dice Kate. "Espero que esta película ayude a mujeres en una situación similar a la mía".

Le pregunto a Kate cómo se siente ahora, al mirar atrás los últimos dos años. "Mi vida había continuado, así que trato de no pensar demasiado en eso ahora", dice. "Cuando veo a mis hijas el asunto regresa a mi mente. He sentido una gama de emociones: todavía hay mucha rabia, pero también compasión. Sé que no está viviendo una vida agradable, perdió su trabajo, su hogar, a mí. Todavía existe la sensación de que él no lo ha procesado. Debe ser difícil admitirlo: que miró las imágenes de niños y obtuvo satisfacción. Todavía afirma que no le daba placer, pero yo lo encuentro difícil de aceptar.

"Dicho eso, mi historia también termina razonablemente bien: ahora estoy viviendo una vida buena y feliz. Espero que les dé esperanza a algunas de esas mujeres como yo y las fortalezca cuando sientan que los buenos tiempos han terminado y que no hay vuelta atrás ".

@MikeSegalov

Más VICE
Canales de VICE