Quantcast
El mejor altar de muertos que he visto en mi vida

Podría parecer que Los Angeles se toma más en serio qué México la celebración de Día de Muertos.

En Los Ángeles —la segunda ciudad de mexicanos más grande del mundo— el Día de Muertos se lo toman en serio. El año pasado estuve en el Sur de California por estas fechas, donde, en el centro cultural Self-Help Graphics & Art, una joya histórica de la raza del Este de Los Ángeles, vi el mejor altar de muertos que jamás he visto. 
  
Lo hizo un artista conocido como Vyal Reyes, en memoria de grafiteros y taggers que han muerto de L.A. durante sus búsquedas por conquistar las calles con sus rayas. 

Viniendo de una familia que incluye grafiteros, me impactó mucho este altar. 

Primero, el artista uso un ataúd negro como pieza principal, donde metió fotos de graffiti-heads que han caído junto con latas de aerosol negras. Por fuera, Vyal pinto escenas urbanas con ojos "para estar trucha." Colocó latas de aerosol blancas en vez de velas, y pañuelos en vez de mantelitos.
  
"También incluí una cinta de seguridad, para indicar que la mayoría de estos artistas tuvieron muertes violentas" me dijo Vyal ayer vía correo, desde Los Ángeles.

“No conocí a todos los artistas personalmente”, agregó, “pero tengo un gran respecto hacia ellos y hacia las contribuciones artísticas que dieron a la escena. Quiero homenajearlos para que sus esfuerzos no sean olvidados”.

Los detalles obviamente tienen un sentido bien pensado. Hay una máscara para pintadores, junto con la salvia blanca que se quema tradicionalmente en California. 

"Son las herramientas que usamos para protegernos físicamente y espiritualmente", añadió Vyal. 

Afuera en el patio de Self Help, chicos del barrio del Centro de Los Ángeles estaban practicando su "spray art". Adentro, había muchos altares de la comunidad chicana de L.A., pero ninguno tenía la relevancia bruta con las calles como el de Vyal One. Tuve que regresar a tomarle más fotos, y a pararme a contemplar un poco la ofrenda. 
 

El trabajo de Vyal se puede ver aquí. Este año, me dijo, está armando un altar en downtown Los Ángeles.