Cultura

El Anticristo es nazi y vive en Chile

“Todo es cíclico. Como una suástica.”

Ignacio Molina

Se hace llamar Divino Anticristo —o Isabelísima— pero su verdadero nombre es José Pizarro Caravantes, y tiene 60 años. Estudió en el Liceo Lastarria, de Santiago, Chile, y siguió Lengua y literatura hispanoamericana en la Universidad Católica de Valparaíso, carrera que luego abandonó para cambiarse a Computación. Por aquellos años se desempeñaba, también, como bombero en la Tercera Compañía de Santiago donde era conocido como Trotsky ya que compartía similitudes físicas con el revolucionario ruso asesinado en Coyoacán.

Paradójicamente, en 1982, un incendio fulminó la casa donde vivía con sus padres. Meses después del incidente, comenzó a deambular por las calles de Santiago manejando un carrito de supermercado —lleno de objetos improbables y bizarros— y vistiendo falda y un pañuelo alrededor de su cabeza, como el de las madres de la Plaza de Mayo, de Buenos Aires, Argentina. Según él, había recibo la iluminación divina de Jesucristo para escribir textos sagrados. Desde entonces se le puede ver en las calles del barrio Lastarria vendiendo fotocopias de sus manuscritos, los que van desde la política a la metafísica. Estando todos, por cierto, marcados por sugerentes ideas nazis.  «Siempre lo veo acá al frente, en la tienda de fotocopias. Él trae sus escritos y los copia para venderlos a dos lucas [51 pesos mexicanos], así se gana la vida» —dice Juan Jaque, de 50 años, quien lleva 32 trabajando en un kiosco de frutas y verduras ubicado en Diagonal Paraguay con Lira, sector por donde actualmente deambula El Anticristo.

El 2006, tras procedimientos del municipio de Santiago, y a petición de Ricardo Pizarro, su hermano, Divino Anticristo fue internado en la Clínica Psiquiátrica Normita Fournet. El diagnóstico fue esquizofrenia paranoide crónica. Sin embargo sus seguidores no aceptaron su reclusión: coordinaron un movimiento pro liberación y comenzaron a pegar carteles y pintar stencils comunicando la iniciativa. El cometido se logró: tras dos semanas de encierro El Anticristo fue liberado. Andrea Guzmán, de 22 años, en ese entonces líder por la causa, lo recuerda de esta manera: —Siempre lo veía y le compraba sus textos, hasta que desapareció de un momento a otro. Mediante una amiga me enteré que lo habían internado y que, incluso, le habían quitado su carrito, le habían prohibido escribir y vestirse de mujer. Enfurecidas, armamos un blog desde donde organizamos una marcha. El sitio se difundió rapidísimo, tanto que nos empezaron a llamar de los periódicos y la televisión. Finalmente la clínica lo liberó 'por presión de medios de comunicación'—.

—Él tiene hijos en Alemania. Lo han venido a ver dos de ellos y se lo han intentado llevar pero él no quiere, dice que no puede estar encerrado en cuatro paredes. Sólo en la calle puede entregar sus textos —cuenta Ramón Retamal mientras le hace señas al conductor de un  Peugeot 205. Ramón, de 37 años, se dedica a limpiar y estacionar autos en calle Jaime Eyzaguirre y sostiene mantener una amistad de años con El Anticristo. —Soy una de las pocas personas con las que conversa —dice—. En las tardes paso a dejarle un café; a la gente de instituciones no le acepta alimentos, a mí sí porque congeniamos: cuando hablamos me ha contado que estudiaba filosofía en Alemania. Dice que allá no es la gran cosa. Que al fin y al cabo el mundo es igual en todos lados. Que los rasgos sociales son los que te desechan del sistema.

Tras su liberación, El Anticristo remplazó su falda característica por unos ceñidos pantalones, manteniendo su pañuelo y carrito. Su comportamiento, reconocido por gritarle ofensas a las mujeres de tercera edad, también tuvo cambios: hoy por hoy rara vez se le ve exaltado. —Al tratarlo bien, él no tiene reacciones negativas—, dice Benjamín Díaz (60) guardia de  seguridad del Hospital Clínico UC Marcoleta. Sin embargo, Alfonso Retamales (65), quien lleva ocho años atendiendo el almacén Gasparín ubicado en calle Lastarria #105, comenta: —Si tú le preguntas por algo que está vendiendo y no se lo compras y sigues ahí, te grita: “¿Qué huevada quieres? Si no vas a comprar, ¿por qué no te vas a la mierda?”

—Cuando llegué al barrio él ya estaba acá —recuerda Retamales—. Al principio era atractivo verlo. Súper pintoresco. Incluso, el año pasado, filmaron un videoclip donde aparece—. Retamales se refiere a “La vida y el corazón”, facturado por la productora Chicleclip para la banda chilena Primavera de Praga. En el clip se ve al Anticristo hablando con los transeúntes de Lastarria. —Siempre que lo trato de grabar, me lanza maldiciones o hechizos. Esa vez no fue la excepción. La idea nació debido a que Leo, vocalista de la banda, vive en el barrio donde habita el Anticristo. Entonces frecuentemente se topa con él. La letra va sobre eso—, apunta Roberto Cisternas (27), director del video.


"Ustedes y sus pilchas (El divino anticristo y su carrísimo", de Diana Navarrete.

Este no es un hecho aislado entre la cultura pop chilena y El Anticristo: el año 2006 la pintora Diana Navarrete (30)realizó un óleo sobre tela (205 x 250) titulado “Ustedes y sus pilchas (El divino anticristo y su carrísimo)”. Una pintura que fue expuesta en el Museo de Artes Visuales de Santiago. —Su forma de vida tiene que ver con  una cosmovisión: es el artista chileno más radical de nuestro tiempos, transformando su vida en obra. Me conmueve el desarraigo del sistema, siento que es la única forma que tenemos como individuos de cambiar las cosas es a través de uno mismo y sus actos. El Divino es el ser más radical que conozco en este quehacer—, enfatiza Navarrete.

Luis Bustos (68) trabaja desde hace 15 años en un local de fotocopias ubicado en Marcoleta con Lira. El lugar donde El Anticristo autoedita sus textos. El lugar donde se encuentran almacenadas, no a la venta, “las obras completas” del Anticristo.  —Él no conversa mucho —dice Bustos—. Nuestra relación sólo es de proveedor-cliente. Eso sí: le mantengo un inventario, una cuenta, de las fotocopias que ha realizado. Pero no le cobro una cifra determinada, sino que él me va pagando de acuerdo a lo que vende.

El último texto publicado este año por Divino Anticristo se titula Cómo ser un nazista de tomo y lomo.  Un escrito que se desenvuelve como una guía clasificatoria de nazis y el resto de los mortales. Además, en su resolución, incluye un apartado denominado “Nosotros sabemos que ustedes quieren saber sobre alucinógenos” que incluye divagaciones metafísicas sobre el consumo de alucinógenos. Un par de fragmentos de la obra (la falta de puntuación es cortesía del Anticristo):

Sobre los judíos: “Muchas personas confunden a los judíos con los israelitas de los tiempos del Señor Jesucristo Antiguo y no saben que la mitad izquierda de Israel era [...] donde vivían los israelitas o alemanes como se les dice ahora y en la mitad derecha o Judea vivían los judíos que eran los empleados rebelados contra sus patrones de todo el mundo que arrancaban a Israel a esconderse porque violaron a la hija o a la esposa del patrón [...] o mataron a los hermanos o a toda la familia por envidia”.

Sobre los nazis: “En Santiago de Chile los judíos viven en un barrio muy popular que se llama Conchalí o en un barrio muy popular de los Estados Unidos por Antonomasia llamado 'Judíos históricos' porque murieron en Auschwitz o en Córcega o en Beirut oeste o en África o en Matías Pablo de México o en el chancho lindo de Brasil donde estaban los campos de concentración de asquerosos más grandes que todos”.

***


Da click en la imagen para ver más grande.

Tras tres días buscándolo, finalmente, un feriado, figuro con El Divino Anticristo, en calle Portugal conversando sobre sus últimos escritos. Mientras los autos pasan pitando frente a nosotros, le digo que abra una página al azar de su libro titulado Mis inventos. Los dedos mugrientos del Anticristo se detienen en la número 24, entonces le da una mordida a un pan con cebolla y dice algo así: —Cuando había que sacar judíos, para llevarlos a los camiones para matarlos, se necesitaba un nazi por cada cinco judíos. Entonces para llevar quinientos se necesitaban cien nazis, por eso yo inventé una solución: un cable de acero bien largo para que salieran todos los huevones esposados al cable que va conectado directamente al camión. Es un invento muy bueno, se llama “El cable de la muerte”. También sirve para todos los que andan agarrando el culo en la calle, para los que andan dándole golpes con fierros a los niños, para los que andan robando casas . Para todos esos huevones malos que son los judíos. Lo bueno es que ahora vuelve el nazismo.

VICE: ¿Para qué vuelve el nazismo?
Divino Anticristo:Para poder matar a tanto huevón sucio que anda haciendo maldades. Y vuelve primero en Chile y luego en el mundo, ya que este es el lugar más lejano donde pueden arrancar todos los sucios de Estados Unidos y Europa.

¿Por qué no se acabó el mundo el 2012?
Porque todo lo que decían del 2012 eran puras mentiras. La gente pensó que se acababa el mundo pero estaban equivocados. Eso pasó porque le creyeron a los huevones de los mayas, unos indios que nunca supieron donde estaban parados. Los mayas andaban puro hueveando todo el día. Dibujando y construyendo estupideces sin siquiera bañarse. El mundo se acaba el 2133. Después de eso va a explotar y todos nos vamos a ir a otra vida.

Mientras conversamos sobre los pormenores del fin del mundo, una mujer de unos sesenta años nos pregunta por la dirección de Clínica Universidad Católica. Y el Divino Anticristo le dice: —Puta, el monstruo feo. ¡Ándate de acá, monstruo! ¡Fuera!

—Las mujeres cuando cumplen 55 años ya no son mujeres —sentencia el Anticristo—. A esa edad el alma de la mujer viaja al cuerpo de un hombre y el cuerpo de la mujer queda habitado por un monstruo del espacio, como esa veterana fea que acaba de pasar. Todas las mujeres de más de 55 años son monstruos. Su mamá debe ser un monstruo también. ¿Ha notado cambios en el carácter de su mamá últimamente?

La verdad es que sí.
¿Se fija? Esa persona que está en su casa ya no es su mamá. Es un monstruo de otro planeta que habita su cuerpo. Usted perdió a su mamá cuando ella cumplió 55 años.

Qué pésima noticia. ¿Qué puedo hacer con ella? Tengo que verla para su cumpleaños.
Nada. Mejor no la vaya a ver. Pero no se preocupe, usted también va a ser una mujer: cuando tenga 55 años su cuerpo va a ser habitado por el alma de una mujer. Incluso usted ya fue una mujer en su vida pasada. ¿No se acuerda? Todo es cíclico. Como una suástica.

Más VICE
Canales de VICE