Quantcast
La pura puntita: El libro de Frank

Poesía para los Santos Reyes.

Traemos adelantos, reseñas y entrevistas sobre los libros que te ensartarán en las mesas de novedades.

Nacido el 1 de enero de 1966, CA Conrad afirma que pasó su infancia "vendiendo flores a la orilla de la carretera para su madre y ayudándola a robar en tiendas".

Es autor de numerosos libros de poemas, entre ellos: ECODEVIANCE: (Soma)tics for the Future Wilderness ; Philip Seymour Hoffman (were you high when you said this? ; A Beautiful Marsupial Afternoon: New (Soma)tics ; The City Real & Imagined , en colaboración con el poeta Frank Sherlock; y The Book of Frank , que recibió el Gil Ott Book Award. También escribió un libro de ensayos: Advanced Elvis Course.

Sus distinciones incluyen la beca del Banff Art Center y las fundaciones Lannan, MacDowell Colony, Ucross y Pew Center for Arts & Heritages. CA Conrad lleva a cabo lecturas y talleres de poesía (somá)tica y eco-poesía a lo largo de Estados Unidos. Actualmente vive en Filadelfia.

Los siguientes poemas son parte de El libro de Frank , traducido por Román Luján. En La pura puntita siempre publicamos adelantos de libros recién publicados, pero con CA Conrad haremos una excepción, ya que aún no está publicado en México. Ojalá que luego de leer estos poemas salga algún valiente que le interese publicar esta joya de la poesía norteamericana actual.

el policía
siguió a Frank a
la cafetería gritando "¡oye
Degenerado! ¡tu sombra está
en la calle
de rodillas
chupándosela a la mía!"

Frank mira por la ventana
donde se ha reunido una multitud

"sí" dice Frank
"parece que están
por terminar

pero no

sólo
están
turnándose"

***

Frank vio
a una gigante comerse
una banca de parque
con la
vagina

beberse
una alberca
con la
vagina

"la vi tragarse al bebé
y escupir la cuna" dijo Frank

una noche pasó de puntitas
junto a su útero roncador
y escuchó algunas voces familiares
llamar a gritos

***

Frank intenta ignorar
a la chica que vive adentro
de su colchón

ella nunca grita

nunca exige nada

le hablaría de
los Mets
pero teme que después
ya no se calle

Frank no puede
masturbarse
de todas formas

***

Frank ama a su botella de Coca Cola

ella lo ama a él

él ama su fina y delgada cintura

ella ama sus pezones de piedra

él mete la verga en su pequeña boca de vidrio

ella se agrieta y
ambos están en problemas

***


para Jonathan Williams

Frank está agradecido
por el aventón pero sabe
que la mayoría de los camiones tienen
manchas de semen

"¿Buscas éstas?"
pregunta el conductor
señalando a los
ávidos nadadores
secos desde hace tiempo sobre
radio
cenicero
portavasos

***


todo el verano
rumores sobre el hombre de chocolate
habían circulado en el pueblo

Frank lo encontró en
una banca de parque
derritiéndose bajo la ropa
alzando su mano perdida en señal de ayuda

a Frank se le paró
con la dulce transpiración
y le acarició la barbilla de chocolate
con una sonrisa hambrienta

el hombre negaba con la cabeza
su cuello lamido por toda respuesta

Frank estaba sobre él
gimiendo sobre pezones
y bíceps derritiéndose

el hombre negaba con la cabeza
Frank sostuvo los genitales de dulce en la mano
antes de sostenerlos en la boca

cuando le arrancó la verga a mordidas
chorreó caramelo a presión
sobre su cara

el hombre murió
negando
con la
cabeza