Quantcast
El futbol como terapia contra el alzhéimer

Así es como una revista de futbol está ayudando a los pacientes con alzhéimer a recuperar sus más preciadas memorias.

El futbol puede ser muchas cosas: la única religión verdadera que queda en el mundo; un acto de fe; un lenguaje y una forma de narrar; una metáfora de la vida; un baile de gambetas; un negocio de talla planetaria; un deporte, incluso. Todo eso. Pero además, y por sobre todo, el fútbol es la celebración que cada domingo le rinde culto a la nostalgia. La vuelta a la niñez.

La recuperación semanal de la infancia, decía Javier Marías.

Esta ya no es la lírica descripción con la que el escritor español define al deporte rey sino una alegre verdad científica. Al menos esto fue lo que concluyó un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en el que se reconoce que la terapia basada en el fútbol ha significado una mejora en el funcionamiento cognitivo en pacientes con Alzhéimer y demencia senil. Hablar de futbol, atender a charlas de exfutbolistas, ver partidos y escuchar trasmisiones de radio mejoró la atención y la comunicación de los pacientes. Esto lo anunciaba el estudio a finales de 2014.

A partir de ahí, la revista deportiva Líbero decidió crear una campaña social que pusiera en práctica las conclusiones del estudio. Sacaron cuatro revistas conmemorativas. Una por cada década: cuarenta, cincuenta, sesenta y setenta. Cada revista con la portada de un crack. Kubala, Di Stéfano, Pelé y Cruyff. Las revistas fueron distribuidas en los centros médicos con pacientes con Alzhéimer y demencia senil para ser usadas en terapias de grupo.

El baile de la gambeta.

"Los artículos son más o menos enciclopédicos para recordar nombres propios, fechas, momentos importantes. Escritos algunos en pasado y otros como si fueran un artículo de actualidad o un post de blog", me dijo Diego Barcala, editor de la revista Líbero. Y aunque no se trata de material de ediciones de venta al público sino de herramientas terapéuticas para los pacientes, muchos suscriptores de la revista han solicitado las ediciones conmemorativas a manera de colección.

Las terapias se basan en la técnica de reminiscencia que, según el Centro de Referencia Estatal para el Alzhéimer de España, es una técnica no farmacológica que usa fotografías, música, archivos de video o artículos de prensa para estimular la memoria personal del paciente y "conservar su identidad". Está enfocada en tratar pacientes con fases leves y moderadas de Alzhéimer.

Las revistas recuerdan, por ejemplo, el épico triunfo del Athletic Club de Bilbao frente al Real Madrid de Di Stéfano en el Bernabéu durante la Copa del Generalísimo 1958 (Copa del Rey). O recuerdan, también, el llamado "Partido del siglo", entre las selecciones de Italia y Alemania por semifinales del Mundial de México 70. Un partido que quedó 4-3 en favor de los 'azurros'. "El que se perdió ese partido, se perdió la mitad del fútbol", sentenció la prensa al día siguiente.

En una de las terapias, un paciente declara: "Sí, a mí me encanta el fútbol, si yo no veo fútbol estoy aburrido". Y otro replica que: "Las cosas se nos van de la cabeza pero si las vemos en la revista nos acordamos".

***

El pasado mes de abril, la revista decidió a abrir un portal web que reúne las transmisiones de partidos más emblemáticos que se hicieron por radio durante el siglo 20. La idea era llevar la terapia a mucha más gente a través una plataforma audiovisual. "Vimos que hacer ediciones de revistas a base de donativos era mucho más complicado que hacer contenidos digitales con los que podríamos llegar a más gente con más facilidad", dice Barcala.

"El alzhéimer borra la memoria pero no borra la pasión por el futbol. Ni borra las emociones, y estas son las que queremos recuperar a través de la terapia de reminiscencia", dice en el video Laura Coll, investigadora principal de la Fundació Salut i Envelliment de la UAB. Y aunque la terapia no aspira a devolverles la memoria a los pacientes, sí intenta recuperar sus recuerdos más queridos, mejorar su atención, su estado de ánimo y mejorar la comunicación entre pacientes.

Los partidos que trasmiten en su portal han sido seleccionados bajo las reglas básicas del sentido común, dice Barcala: partidos importantes de varias décadas y varios equipos. Hay un amplio espectro de tiempo que alcanza a cubrir a pacientes de 50, 60, 70 y 80 años.

***

Los recuerdos son el gran patrimonio de los aficionados, dijo el escritor Juan Villoro alguna vez.

Pero, ¿qué tiene el fútbol que despierta la nostalgia de los hinchas?

"El fútbol forma parte de la vida y de la cultura de las sociedades actuales. Además, tiene un componente muy atractivo para liberarnos de todos los problemas y llevarnos al instante a la felicidad, la inocencia y la infancia. Supongo que hay pocos fenómenos culturales tan transversales en la sociedad para poder trabajar en conjunto con un mismo colectivo", dice Barcala el editor de Líbero.

El fútbol hace parte de la memoria colectiva como solo lo hacen otras expresiones artísticas, como la música o el cine. Genera recuerdos comunes para las personas que viven una determinada época. Porque el fútbol, además de ser un deporte tiene "un componente básico de la cultura pop de la sociedad", remata Barcala.

Un paciente que no reconoce a su nieto se para a cantar enterito el himno del Atlético de Madrid. Un paciente que no recuerda el nombre de sus hijos recita de memoria la alineación de hace 40 años de su equipo favorito.

La sicóloga Sara Domenèch, también perteneciente a la Fundació Salut i Envelliment, asegura que desde que salió el estudio las terapias se hicieron cada semana, en periodos de dos horas por terapia, en donde participaban entre seis y ocho pacientes.

Es un proceso parecido al que usa Michael White de la organización Football Memories de Escocia. White, quien usa la terapia de reminiscencia enfocada en el futbol, el rugby y el cricket, me dijo que "los pacientes con Alzhéimer o demencia senil leve pueden tener una asombrosa capacidad de recuerdo y de memoria a largo plazo". En sus terapias usan fotografías o artículos de prensa para que los pacientes recuerden partidos y jugadores. Luego de cada terapia los pacientes mejoran en su capacidad de socialización y salen con el ánimo en alto. "Se ven muy contentos después de cada terapia", dice.

Más allá del proyecto "Fútbol vs Alzheimer", la revista Líbero tiene una apuesta editorial por hacer recuperación de memoria futbolística. No en vano en la portada de todas sus revistas sale acompañada por el letrero: Fútbol. Nostalgia. Estilo. Cultura. Relatos.

"Creemos que se olvida demasiado rápido a los héroes de épocas pasadas", dice Barcala, "A veces es tan importante el futbol como literatura o el periodismo de futbol. La palabra tiene que saber describir las virtudes de este fenómeno".

Ver y jugar, ver jugar y hablar de fútbol es eso: recordar los primeros partidos, los primeros goles y las primeras gambetas. Es traer del pasado a la persona que lo inició a uno en el ritual. Es volver a la tribu. "El arte ocurre, sí, las gambetas y los taquitos y todo eso, pero sólo la memoria lo salva de su condición mortal", dice Juan Esteban Constaín.

La memoria y las palabras.