Algunas mujeres nos cuentan en qué piensan cuando se masturban

"Me masturbo pensando en momentos, miradas, imagino que alguien llega y se porta rudo conmigo".

|
abr. 4 2017, 12:00pm

La mayoría de las veces en que nos masturbamos, hacemos un ejercicio creativo en el cual unimos cosas que tenemos guardadas en nuestra imaginación, con fragmentos de la realidad para así poder crear un escenario único. Al momento de hacerlo, hacemos uso de la parte creativa de nuestro cerebro para así poder satisfacer nuestras necesidades.


Relacionados: Las princesas también se masturban


La masturbación nos da la oportunidad de saber qué es lo que más nos gusta y da placer. Normalmente lo hacemos en un ambiente privado, para así sentirnos libres de conectarnos con nuestra sexualidad, entre otra gran cantidad de beneficios.

Generalmente las mujeres empiezan a masturbarse en la adolescencia, aunque también están los casos de las chicas que se masturban desde la infancia, según el macro estudio acerca de la sexualidad humana, el Informe Hite.

El arte tiene un enorme prestigio e importancia en nuestra sociedad, la masturbación no tanto. En The Art of Masturbation, se analizan las coincidencias fascinantes que hay entre la creatividad que se usa para hacer arte como también para masturbarnos. 

Platicamos con algunas mujeres para saber cómo es su proceso creativo, y en qué piensan cuando se masturban.

Os, 23 años

Mi infancia fue la época en que más me masturbé. Lo hacía con peluches, almohadas, pero sin imaginarme nada porque no lo hacía con ningún morbo, deseo sexual, ni nada por el estilo porque no sabía que lo que yo estaba haciendo era masturbarme. La razón por la que lo hacía era por las cosquillas que sentía al tocarme, y cuando ya no podía más debido al placer, me daban unas ganas terribles de ir al baño. También me gustaba el misterio porque muy dentro de mí, sabía que lo que estaba haciendo era de alguna manera "prohibido" y que no podía contárselo a nadie.

Actualmente me masturbo pensando en momentos, miradas, imagino que alguien llega y se porta rudo conmigo. Me gusta utilizar mi vibrador, que tiene una especie de mariposa para el clítoris. Me vuelve loca eso, me hace gritar y llorar. Imagino normalmente situaciones lésbicas al masturbarme porque veo el cuerpo de la mujer como algo bello y hermoso. Así que la mayoría de las veces, imagino caricias o desnudos medio surrealistas. Incluso varias veces pienso en mi misma. Mi novio dice que me gustan las chicas parecidas a mí.

Dependiendo del humor que tenga, me he llegado a masturbar por alguna mirada que tuve con alguna chica en un bar, y no necesariamente tiene que haber pasado algo, simplemente esos segundos en las que las dos nos miramos fijamente, como cómplices, me prenden mucho y es material suficiente para masturbarme varias veces.

Verónica, 23 años 

Normalmente utilizo alguna fantasía, como que algún hombre con el que tuve sexo me penetra nuevamente. También pienso en alguna chica que me parezca atractiva. Tengo algunas amigas que fantasean con gente famosa, pero ese no es mi caso, creo que lo que más me excita es imaginarme cosas que ya pasaron y volverlas a recrear. A veces, cuando uso mi vibrador, me dejo llevar por mis gemidos que me excitan mucho y termino.

Cuando no tengo el vibrador, me imagino que me están cogiendo en cuatro o en algún muy buen oral que me hayan hecho y así se me hace mucho más fácil para acabar. Creo que con lo que más rápido termino es eso, con la imagen de que algún chico o chica con quién he estado me hace un buen oral.


Relacionados: Instructivo para masturbarte con un jengibre y retorcerte de placer


Me masturbo todos los días, tenga pareja o no, es indiferente. Sí me he masturbado pensando en mis parejas pasadas o actuales, es que lo que más me excita es hacerlo con situaciones que ya han pasado en mi vida, quizás sólo les agrego que me cogen un poco más fuerte de lo que en realidad pasó, pero casi siempre es así: oportunidades que ya pasaron y entonces tengo buenos recuerdos de ellas para así poder masturbarme.

Quizás suene un poco aburrida, pero sólo me masturbo con cosas que ya he vivido y que me gustaron muchísimo. No soy de las que se masturba pensando en Ryan Gosling, por ejemplo.

Claudia, 23 años

Para poder ponerme caliente antes de masturbarme, siempre me imagino el foreplay que puedo tener antes de tener sexo con cualquier persona. Jamás me he imaginado tener sexo con personas que no conozca —alguien famoso por ejemplo—, ya que realmente cada vez que lo hago me imagino a gente con la que he compartido en alguna ocasión y les tengo muchas ganas en ese preciso momento.

Me he masturbado con situaciones de la vida cotidiana, pero nada fuera de la normal. Mis escenarios favoritos son en lugares medio públicos, como en un carro o que estoy en casa de esa persona. Algunas veces he fantaseado con que me cogen en el baño de un bar o cosas por el estilo, pero también eso depende muchísimo de la vibra que me dé la persona.

Otra cosa que hago mucho es imaginar el momento en cómo alguien me va a seducir. Qué cosas o qué movimientos haría para intentar cogerme; que si tocarme en cierta parte del cuerpo o cosas así. El tema de las cosas que me dicen para mí es muy importante, me encanta que me hablen sucio o kinky y eso es súper importante, es algo que uso mucho a la hora de masturbarme.

También me gusta tocarme por cosas normales, pienso en que me hagan sexo oral o me penetren, pero todo eso también depende de qué tantas ganas tenga cuando lo estoy haciendo. Creo que en lo que más me pongo creativa a la hora de masturbarme, es en todo el proceso que conlleva a que un hombre me seduzca y las cosas que tiene que hacer para lograrlo.   

Yeli, 26 años

Con lo que más me masturbo es con material visual, así que no siento que sea tan profundo como parece mi proceso. Pocas veces he pensado en cosas que no han pasado, pero sí me he dado cuenta que cuando lo hago, el resultado es muchísimo mejor ya que me tardo más y el orgasmo es más fuerte.

Cuando siento que algo es prohibido o que no lo puedo tener, la excitación es mayor. Creo que es naturaleza humana y así somos todos, el tema de lo morboso o ilegal es muy tentador. En varias oportunidades me he masturbado por temas o situaciones que son absolutamente penosas, obviamente lo he hecho, es mucho más divertido.

Mi tema favorito al tocarme es pensar en escenas que vi en alguna película, en una página porno, o en alguna experiencia pasada que me gustó mucho. Me masturbo mucho, así que a veces me toca usar un poco la creatividad y variar el tema para no aburrirme. Pero la verdad es que soy muy, muy visual. Si estoy con mucho tiempo libre, puedo masturbarme varias veces al día.  

María Gabriela, 23 años 

Yo soy 100 por ciento visual, así que casi nunca me masturbo pensando en alguien. Necesito ver porno, ver cómo están penetrando a la mujer y observar la cara de placer que pone, para así prenderme y tocarme. Me masturbo varias veces a la semana, normalmente tres o cuatro. Lo que hago es usar mis manos y algunas veces uso la manguera que está en la tina de mi baño y juego con la presión del agua que sale de ahí. Termino en seis o siete minutos, ya que gracias a masturbarme mucho conozco mi cuerpo perfectamente y sé lo que me hace llegar más rápido. 

Incluso, por masturbarme continuamente logré hacer squirt, (eyaculación femenina) pero recuerdo que me asusté mucho porque no sabía qué significaba que de mi vagina saliera esa cantidad de líquido, lo único de lo que yo estaba consciente era de que se sentía increíble. Ya luego de enterarme de lo que había logrado me sentí muy emocionada. 

La verdad es que no puedo masturbarme sin ver porno, incluso cuando lo hago en el baño, mi solución es buscar una bolsa de plástico y colocársela al teléfono para así poder ver porno en él tranquilamente y que no se moje mientras me ducho.


Puedes seguir a Diego en Instagram.

Más VICE
Canales de VICE