El Museo del Arte Malo celebra las piezas de arte más horribles

Su eslogan es "arte demasiado malo para ser ignorado", y cuenta con más de 600 obras que van desde horrorosas representaciones del cuerpo humano hasta paisajes descabellados y experimentos desafortunados en el retrato de mascotas.

|
ago. 26 2015, 3:00pm

Anónimo, Blue Tango. Adquirido en una tienda de segunda mano en Brownsburg, IN, 2014. Todas las imágenes cortesía del Museo del Arte Malo.

Este artículo fue publicado originalmente en The Creators Project, nuestra plataforma de arte, diseño y tecnología.

El Museo del Arte Malo (Museum Of Bad Art, MOBA) cuenta con unas "normas rigurosas", según dice su directora ejecutiva Louise Sacco. Al considerar cada nueva adquisición, el MOBA busca una obra que tengan esa "calidad especial que de algún modo la diferencia de otras que son simplemente incompetentes". El comisario jefe Michael Frank estudia continuamente ofertas que le llegan de posibles donantes de todo el mundo y, junto con su equipo, rastrea mercadillos, tiendas de segunda mano e incluso por la basura en busca de piezas llamativas dignas del MOBA. La popularidad del museo es tal que incluso compañías de recolección de basura se han puesto en contacto con la institución para advertirle de descubrimientos espectacularmente malos.

Desconocido, Lucy In The Field With Flowers. Rescatado de la basura en Boston, MA, 1993.

Los orígenes del museo se remontan al 1993, cuando el anticuario Scott Wilson encontró una pintura de óleo en la basura —el ahora icónico Lucy In The Field With Flowers—. Los amigos de Wilson lo animaron a iniciar una colección y empezó a celebrar recepciones en su casa. El número de visitantes fue creciendo y la colección encontró un hogar permanente en los sótanos de un teatro en Dedham, Massachusetts. Cuando más tarde el edificio pasó a manos de un nuevo propietario que no supo apreciar el atractivo del MOBA, el museo pasó a instalar su principal galería en el cine Somerville, aunque también cuenta con otras galerías asociadas en Brookline y South Weymouth, cerca de Boston.

Anónimo, The Better To See You, My Dear. Adquirido en un trueque.

Hoy en día la colección cuenta con más de 600 obras, 60 de las cuales se encuentran normalmente expuestas en cada momento. Todas ellas son originales y han sido creadas a partir de una intención sincera, no hay cabida para las obras horteras o pintadas mal deliberadamente. Seguramente por las restricciones del almacenamiento, la mayoría de las obras son bidimensionales y la colección representa a la perfección el eslogan del museo: "arte demasiado malo para ser ignorado", e incluye desde horrorosas representaciones del cuerpo humano hasta paisajes descabellados y experimentos desafortunados en el retrato de mascotas.


Relacionado: Estoy harto de pretender que "entiendo" el arte


Si te estás preguntando si todo esto es una especie de broma, la sección con las preguntas frecuentes del museo te sacará de dudas con su respuesta: "Esta institución trabaja duro para construir la mejor colección de arte malo del mundo. Nos tomamos nuestra misión muy en serio. Francamente, nos sorprenden e indignan tus sospechas".

Anónimo, The Waterfall. Adquirido en un mercadillo en Buffalo, NY.

G.P., Natty Dread. Rescatado de la basura en Somerville, MA, 2015.

Jack Owen, He Was a Friend of Mine. Adquirido en una tienda de segunda mano en Boston, 2007.

K. Koch, Spewing Rubik's Cubes. Adquirido en una tienda de segunda mano en Boston, 2007

.

Además de las exposiciones que se pueden ver en sus tres galerías, el museo y biblioteca Pember de Granville, Nueva York, también acoge obras del MOBA en su exposición Dreadful Arts y puedes explorar la colección del museo en la Galería Abierta de Google. Visita también su página de Facebook para estar al tanto de todas las noticias sobre el museo.

Más VICE
Canales de VICE