Fui a la mansión Playboy (y fue deprimente)

Hace un par de semanas me invitaron a la mansión Playboy para ver la nueva peli de Jennifer López/Jason Statham, Parker. Normalmente no voy a estas proyecciones porque es mucho más fácil descargar la peli y verla en casa, pero me moría de ganas de...

|
feb. 13 2013, 4:00pm

VICE

Hace un par de semanas me invitaron a la mansión Playboy para ver la nueva peli de Jennifer López/Jason Statham, Parker. Normalmente no voy a estas proyecciones para la prensa porque es mucho más fácil descargar la película y verla en casa, y así me ahorro tener que hablar con gente. Pero me moría de ganas de visitar la mansión. No era una opción. TENÍA QUE IR. 

Nos recibieron con bebidas y conejitas dispuestas a tomarse fotos contigo en la entrada principal de la mansión. 

En principio Hugh también tenía que estar presente en el evento, pero estaba enfermo. Nos tuvimos que conformar con esta cosa.

Proyectaron la película en el salón. Aquí tienen la exclusiva del preestreno. Hay una escena en la que (¡¡ALERTA, SPOILER!!) Jason Statham le da golpes a alguien con algo.

Después de tomar esta foto, le susurré una cosa a la chica que estaba a mi lado, y un tipo en traje y tenis Converse vino a regañarme por hablar muy alto.

Un traje con Converse es el peor look del mundo. ¿Tienes idea de lo humillante que es que alguien que parece presentador de Nickelodeon te la arme de pedo?

Necesitaba salir de ahí, así que decidí "perderme" un rato mientras buscaba el baño. Tenía curiosidad por saber cuánto tiempo podría estar husmeando la mansión antes de que alguien me cachara y me hiciera ir a ver la película de nuevo. 

Lo primero que hice fue ir al baño a cagar. No es que tuviera ganas, pero no podía perder esta oportunidad. Si tienes curiosidad por saber qué es lo que se ve mientras paseas el tamarindo en un retrete de la mansión Playboy, aquí está la foto. 

Después de cagar empecé a darme cuenta de lo chafa que era todo. ¿Soy idiota por pensar que la mansión iba a ser lujosa? Al menos esperaba que lo fuera un poco. Era mi principal razón para querer visitar la mansión; aclarando dudas: soy gay.

Aunque me pregunto si a los heteros les sigue interesando las morras que salen en Playboy. ¿O todo aquello quedó en los noventa? ¿Cómo es que sigue existiendo Playboy en la era de internet? ¿Quién vergas compra la revista? Pues seguramente gente que lleva trajes con Converse.

De todos modos este baño está menos chingón que el mío. Yo guardo el ambientador en un clóset y todo. Además esos son MUCHOS tampones. Supongo que las señoritas se los meten a puñados. 

No deja de ser un baño precioso, todo de mármol y tal. Pero podrían conseguirse una cubierta o algo para vestir un poco al baño. Y ya que según ellos son bien lujosos, podrían poner un dispensador de tampones. Esta foto me recuerda a cómo deben ser los baños de mansiones de magnates de petróleo okupadas en Londres.

Tras terminar mis asuntos, investigué un par de habitaciones más. Casi todo dentro de la mansión era del estándar que me esperaba, cosas totalmente impersonales y gigantes, como esculturas de animales y jarrones llenos de palos. Pero había ciertas cosas personales distribuidas por ahí, como fotos enmarcadas de Hugh con el reparto de Los ángeles de Charlie y una foto de su reciente boda con una chica de 26 años. (No la podemos publicar por pedos fiscales).

También tuve la suerte de encontrar esta bella estatua de una pareja "feliz". Es increíble la maña del escultor para reflejar en bronce la escalofriante situación. 

Esta es la lista de extensiones telefónicas que había al lado de todos los teléfonos de la casa. No sé si lo ven, pero hay TRES extensiones para salas de manualidades. Qué bonito. 

Salí a tomar el aire y me encontré con este güey.

Y me di un paseo por la alberca.

Esto es "el Grotto". Que por alguna razón yo ya sabía que existía. También fue decepcionante y deprimente. Miren el asiento a la izquierda. Podría ser perfectamente un sitio para meterse una sobredosis en algún antro de Acapulco... :(

Y esto estaba metido en la pared. En serio, ¿qué chingados es? No puede ser un teléfono, tiene demasiados botones. Es un juguete digno de pertenecer a Mr. Burns. 

Cuando supe que iba a ir a la mansión Playboy pensé en robar una toalla como una de mis más altas prioridades. Pero miren estas mierdas. Me esperaba unas de algodón egipcio con el logo de Playboy bordado en ellas. Mis toallas son mejores que éstas y una de ellas me la encontré en un tren. 

Chaz, acabo de quejarme de que "las toallas no eran tan chulas como para robarlas". Qué asqueroso.

Tomé esta foto en otro baño. Parece la típica foto de un resort en Cuernavaca con una estrella en TripAdvisor.

Al fondo de un pasillo encontré esta habitación. Seguro que cuando pasaban cosas divertidas en la mansión Playboy era una habitación para montar orgías. Pero ahora es así. 

Aquí también había otra máquina del tiempo retrofuturista. Y un frigobar que me duplicaba en edad. 

Estaba llena de botellas de agua de la marca Playboy (robé un par, obviamente). Miren lo hechizo que se ve con esparadrapo sujetando el mecanismo de la nevera.

Aquí fue cuando me empecé a desanimar. Nada me pone peor que ver cómo algo que una vez fue glorioso acaba en decadencia. Una vez, leyendo una de esas revistillas de la prensa rosa, casi lloré con la lista de "Peores operaciones quirúrgicas".

Deambulando por la casa tuve una sensación similar a cuando muere un ser querido y vas a su casa a decidir qué hacer con sus cosas. A excepción de que en, este caso, el muerto era la industria de las revistas o algo. La verdad es que no sé de qué hablo. Pero la visita a la mansión fue muy, muy triste. Olía a viejo.

Entonces alguien me preguntó si me había perdido. Volví al salón a ver lo que quedaba de película. Alerta, spoiler: Jennifer López tiene un culazo. 

Mientras me piraba me rodeó una manada de conejitas para tomarme la foto que había intentado evitar al principio. Eran, sin lugar a dudas, las personas más encantadoras y carismáticas que he conocido en mi vida. Puedo garantizar que, si fuera heterosexual, las hubiera puesto en mi testamento nada más conocerlas.

¿Puede ir a salvarlas algún hetero ricachón, por favor?

@JLCT

Más VICE
Canales de VICE