Cultura

Todos los originales serán destruidos

El gran mercado del arte vs. el micromercado de la poesía.

Staff de VICE

Todavía no se sabe muy bien, pero algo tendrán que decir. A Fernando Mesta, director de la galería House of Gaga y al poeta Luis Felipe Fabre se les ocurrió invitar a varios poetas a hacer piezas alrededor de la poesía y la economía, en una exposición llamada Todos los originales serán destruidos, que se inaugurará mañana miércoles 16 de julio, a las 19hrs. En House of Gaga, Ámsterdam 123, Col. Condesa, Ciudad de México.

Los poetas que participan son Luigi Amara, Luis Felipe Fabre, Rodrigo Flores Sánchez, Inti García Santamaría, Enríque González Martínez, Maricela Guerrero, Sergio Loo, Mónica Nepote, Xitlalitl Rodríguez Mendoza, Daniel Saldaña París, Jorge Solís Arenazas, Alejandro Tarrab e Ismael Velázquez Juárez.

Hablamos con Mesta y algunos de los poetas participantes sobre este extraño ejercicio.

VICE: ¿Qué es lo que busca House of Gaga con esta expo?
Fernando Mesta, director de House of GagaGenerar intercambios, economías, mercados y una relación mas cercana entre prácticas "distintas". El oro de mi lengua por el oro de la tuya (cita de Juan José Arreola robada a un poeta).

¿Qué fue lo más difícil de la producción para esta expo?
Nada. Los poetas dan menos lata que los "artistas".

¿Qué otros proyectos tiene House of Gaga?
War Pickles en Air de Paris, una revisión del archivo de James Metcalf y la producción de la primera muestra en una institución americana de Josef Strau entre otros.

Mónica Nepote

Imágenes de Mónica Nepote y Daniel Lostaunau.

VICE: ¿A grandes rasgos en qué consiste tu pieza?
Mónica Nepote: Mi pieza es una pieza sonora y visual, hecha en colaboración con Daniel Loustaunau en la que básicamente pasa esto: un poema viraliza a otro poema. 

Esta pieza responde o más bien surge a partir de la invitación a esta exposición la cual propone trazar una relación entre el mercado del arte, ese gran mercado en el sentido formal, y el micromercado de la poesía. Lo que surge es una tensión evidente, pues lo que se entiende como poesía "vendible" o exitosa no es exactamente el tipo de poesía que uno espera que ponga en crisis, confronte, irrumpa en la estabilidad de un lenguaje homegeneizado, estandarizado, secuestrado por  metas tecnomercantiles (esta es una tesis de Bifo, un autor al que leo con interés). En fin, la cosa es más simple: buscamos un poema de amor y otro poema de amor y luego de escuchar la idea del amor edulcorada nos pusimos a jugar con la invasión de la idea de amor irónico de otro poema. El efecto es pues, una acción viral en la economía del lenguaje, investiga las tensiones entre ambas concepciones a partir de sonido e imagen.

¿Qué es lo que te da más terror de tu pieza o de tu incursión al mundo del arte?
Tengo miedo de sobreexplicar mi pieza. Habrá a quien le guste y a quien por supuesto no, el tema es la investigación, el laboratorio y la reflexión que surge a partir de este trabajo. Y el detectar la posibilidad de investigar más en la apropiación de materiales y las relaciones y tensiones entre lenguaje, economía, estandarización del lenguaje, irrupción, en el poema como dispositivo y su traducción a la materialidad, por así decirlo.

Maricela Guerrero

VICE: ¿A grandes rasgos en qué consiste tu pieza?
Maricela Guerrero: Son tres elementos en los que juego con el tema de la escritura y lo que suponemos permanece. Partí del Poema en que se retoma el beatus ille para jugar con el asunto de la permanencia y de ese culto que existe a la letra impresa, así que me puse a escribir con otros materiales como la canela, tuits que se bordaron en la blusita consentida de las lecturas y una bitácora donde documenté todo ese asunto del polvo enamorado y la escritura que ilusamente queremos creer que permanece.

¿Qué es lo que te da más terror de tu pieza o de tu incursión al mundo del arte?
¡Terror! Pues eso, que permanezca incólume, lo que no se altera, mueve, mueve, modifica o distorsiona, eso es el terror. Y bueno, eso de andar incursionando en esas cosas del arte, nooo, no me da miedo, ¿cómo crees? Además como en película de terror, es una aventura acompañada.

Jorge Solís Arenazas

VICE: A grandes rasgos, ¿en qué consiste tu pieza? 
Jorge Solís Arenazas: Instalación sonora-objetual (incluye un ejemplar único de un libro, field-recordings de soundscapes, basura urbana, etcétera). Su punto de partida es el registro de actividades económicas residuales y la manera en que los sujetos que las llevan a cabo experimentan ciertas situaciones límites de su corporalidad (resistencia al dolor, posibilidad de placer, etc.). La instalación trata de recuperar, literalmente, las huellas materiales de esas actividades y testimoniar las clausuras que generan en el cuerpo.

Para decirlo en palabras rimbombantes: es una metáfora de cómo la producción económica necesita crear huellas sobre el propio cuerpo (a menudo dolorosas). Y la creación de estas huellas incide en el cuerpo, lo marca y a menudo termina por borrarlo. 

¿Qué es lo que te da más terror de tu pieza o de tu incursión al mundo del arte?
Supongo que sería demasiado exagerado considerar esto como una "incursión en el mundo del arte". Lo entiendo en términos de un ejercicio diletante, por lo tanto el proceso ha sido placentero más que terrorífico. 

Luis Felipe Fabre

VICE: ¿A grandes rasgos en qué consiste tu pieza?
Luis Felipe Fabre: Mi pieza es una máquina dispensadora de enigmas: una esfinge en su advocación de Sor Juana Inés de la Cruz. La pieza tiene como punto de partida unos enigmas que Sor Juana escribió para divertimento de unas monjas portuguesas y que luego me sirvieron coartada poética para un poema que escribí donde identifico la ya consabida "monstruosidad" de Sor Juana con la esfinge. La estética de la pieza es la de una atracción barata de feria, aprovechando unos versos que Sor Juana escribió propósito de la "monstruosidad" que le achacan:

¡Qué dieran los saltimbancos,

a poder, por agarrarme

y llevarme, como Monstruo,

por esos andurriales

de Italia y Francia, que son

amigas de novedades

y que pagaran por ver

la Cabeza del Gigante,

diciendo: Quién ver el Fénix

quisiere, dos cuartos pague…!

Sor Juana llegó a ser una de las monjas más ricas de la Nueva España en gran medida porque en su calidad de contadora del convento supo invertir los pagos que obtuvo a cambio de sus escritos. Quisiera pensar que esta pieza es también una metáfora de unas de las preocupaciones que dispararon esta exposición: la relación entre poesía, arte y mercado. En última instancia este objeto no es más que el mediador de un intercambio: una moneda por un poema...

¿Qué es lo que te da más terror de tu pieza o de tu incursión al mundo del arte?
Lo que más me da terror es la posibilidad de que todos mis compañeros de exposición vendan sus piezas menos yo...

Alejandro Tarrab

VICE: ¿A grandes rasgos en qué consiste tu pieza?
Alejandro Tarrab: Se trata de dos fotografías de gran formato. En la primera vemos a una niña de seis o siete años; la segunda es una carta, de la misma niña, dirigida a su madre. Ambas fotos se someterán a una fuente extrema de luz. El calor irá borrando gradualmente las imágenes (rostro, cuerpo, texto) hasta que queden sólo algunos contornos, manchas y borraduras. La acción de desvanecer o desaparecer la imagen representa, simbólicamente, la muerte por voluntad propia (autochiria, darse la muerte). El hecho de hacerlo con luz equivale a matarse con un arma de fuego. 

Carmen Fernández Marroquín, mi abuela, se disparó el 25 de abril de 1977. No dejó nota de suicidio. La fotografía está dedicada y dirigida a su madre, quien vivía lejos; se la envió el 14 de febrero de 1923. Algunas partes del texto son ilegibles. La luz irá borrándolas, aún más, hasta que quede sólo la hoja amarilla, el espacio casi vacío, esto es, el silencio. Para dar testimonio de lo ocurrido se llevará un registro fotográfico de todo el proceso. 

¿Qué es lo que te da más terror de tu pieza o de tu incursión al mundo del arte?
Me aterraría que no pasara nada, que la pieza, después de un mes de exposición ante la luz y el calor, permaneciera intacta. Pero aún así quedaría la parte simbólica, la posibilidad de imaginar el cuerpo y el alma como figuras de resistencia. Esta obstinación, esta insistencia de la imagen por permanecer, sería para mí un embate contra el silencio. El mutismo que rodea al suicida es uno de los espacios más desoladores y permanentes. 

Rodrigo Flores

VICE: A grandes rasgos, ¿en qué consiste tu pieza?
Rodrigo Flores: “La musa mecánica” es una máquina de escribir intervenida, más precisamente una Remington 16 de los años 30 que se volvió autista. Al artefacto se le colocó una placa de metal sobre su rodillo, de tal forma que cada vez que se oprime una tecla, cualquiera, se imprime la palabra “iluminación”. Una máquina de escribir, originalmente, está concebida para combinar caracteres y formar palabras, pero aquí es como si Bartleby, el escribiente de Herman Melville, hubiera encarnado en el cuerpo del aparato y desistiera reiteradamente de producir lenguaje: “Preferiría no hacerlo”. Con este opus magnum me interesa cuestionar las tensiones y los límites entre creatividad y la repetición, entre la inspiración y la simulación, entre lo simbólico y lo literal, entre el poeta y el burócrata. La pieza literalmente es una productora de iluminaciones.

¿Qué es lo que mas terror de tu incursión en el mundo del arte?
Volverme famoso y bajarle los humos a Damien Hirst, pobrecito.

Daniel Saldaña

VICE: ¿A grandes rasgos en qué consiste tu pieza? 
Daniel Saldaña:Siempre he llevado cuadernos donde escribo los borradores de las cosas que luego publico, así como muchos otros textos y ejercicios que no llego a publicar. Decidí borrar con corrector líquido cuatro de esos cuadernos, escritos entre 2005 y 2009, que tenían mucho material que jamás pasé en limpio. Dejé sin borrar las citas que tenía copiadas de lo que iba leyendo durante ese tiempo, así como los ocasionales dibujos o collages que hice. Todo lo que era texto mío lo eliminé, a lo largo de tres semanas, gastando más de 40 botecitos de "liquid paper" y una goma de borrar (para las partes en lápiz). La pieza se titula "No quiero saber nada de mí mismo".

¿Qué es lo que te da más terror de tu pieza o de tu incursión al mundo del arte?
Lo único que me dio un poco de terror fue releerme durante el proceso. Lo de incursionar en el mundo del arte no me provoca nada. Me parece que la poesía es un género con muchos vínculos y afinidades con el arte contemporáneo y me gustó la idea de explorar esas relaciones. Imagino que a algunas personas les molestará que siendo escritores expongamos en una galería, pero me da un poco igual.

Xitlalitl Rodríguez Mendoza


Foto de “The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living”, de Damien Hirst.


Foto de “The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living”, de Damien Hirst

VICE: ¿En qué consiste tu pieza? 
Xitlalitl Rodríguez Mendoza: Actualmente estoy escribiendo un libro sobre poemas de tiburones, donde intento explorar y de alguna forma trastocar las acepciones que se ha ganado este animal en la lengua. Así que intento hacer un comentario sobre la pieza de Damien Hirst “The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living”, una pieza espectacular que sinceramente no me hace creer en la imposibilidad de la muerte, sino en lo contrario. Y a partir de esto intento hacer una traducción a mi propia lengua, con mis propios recursos, para intentar entender este trabajo. El resultado fue esta pieza, llamada “La posibilidad física de la muerte en el cuerpo de alguien vivo”.

Damien Hirst es el artista más cotizado del mundo, y “The Physical Impossibility…” está valuada en unos ocho millones de euros. Cuanto tuve que darle un valor monetario a mi pieza, pensé en una equivalencia lejana: mi pieza costará ocho rupias indonesias (la moneda más devaluada del mundo). Si tomo en cuenta que una rupia indonesia vale 0.001102779 pesos mexicanos, quizá nadie —por mucho dinero que tenga— pueda reunir esa cantidad.

¿Qué es lo que te da más terror de tu pieza o de tu incursión al mundo del arte?
Que Damien Hirst y Choche, los tiburones bala que ejecutarán esta pieza, mueran.

Más VICE
Canales de VICE