'¡Fuera Uber y piratas!', taxistas del DF

Salimos a las calles a platicar con taxistas para saber qué es exactamente lo que están pidiendo.

|
may. 26 2015, 3:00pm

"¡Ese güey usa Uber!", gritó refiriéndose a mí uno de los miles de Taxistas Organizados de la Ciudad de México (TOCDMX) que se manifestaron el día de ayer en distintos puntos del Distrito Federal en contra de Uber y el transporte pirata.

"¡Fuera Uber! ¡Fuera Uber!", gritaban en el Paseo de la Reforma conforme caminábamos hacia el Zócalo, escoltados de taxis y choferes con pancartas. A la par, Uber, que ofrece un servicio de choferes particulares a través de una aplicación con presencia en 58 países, regaló viajes con costo de $150 pesos a sus usuarios, haciendo que la descarga del servicio aumentara en un 800%.

Por su parte, el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, aseguró que no habrá operativos en contra de aplicaciones como Uber o Cabify, que utilizan automóviles que no están regulados, pero sí mesas de diálogo con los involucrados.

Uber —que en su sitio afirma que no es un proveedor de transporte— llegó a México en el 2013 y desde entonces ha tenido una buena respuesta por parte de los usuarios, que dicen, es más cómodo, seguro y barato. Aunque no podemos generalizar, las comparaciones entre este servicio y el que ofrece un taxi, es que muchas unidades están sucias, son viejas o el taxímetro está manipulado.

Los taxistas aseguran que con la llegada de este tipo de aplicaciones, que no utilizan taxis regulados, el trabajo ha disminuido y ha afectado gravemente sus ingresos. Decidimos hablar con algunos para saber qué es exactamente lo que están pidiendo y de qué manera han sido afectados.

Sergio Gallegos (al centro), Comité de taxistas de la asamblea de barrios, 25 años como taxista

.

VICE: Hay gente que dice que prefiere el servicio de Uber porque es más seguro.
Sergio Gallegos: Se alega que el taxi está muy desorganizado y que hay mucho riesgo, pero este tipo de irregularidades y corrupción las ha permitido el gobierno. Aún así, no se puede generalizar. Puedo decirte que en el caso del aeropuerto hay unidades de excelencia, y aquí, en el corredor de Reforma, los compañeros de taxis turísticos también tienen carros de muy buena presentación. Uber es una empresa a nivel mundial que da un servicio con carros particulares, muy nuevos, eso es cierto, pero no cuentan con una concesión. En el caso de los compañeros del aeropuerto, una concesión cuesta más de 300 mil pesos, en el caso de un taxi libre va de 30 a 80 mil pesos, y Uber no paga eso.

¿Cuales son los requisitos para tener un taxi?
La nueva ley de movilidad del Distrito Federal indica que para prestar el servicio de transporte público y de pasajeros, es necesario contar con una concesión, si no, pueden sancionarnos incluso de forma penal por prestar un servicio con carros particulares. Por nuestra parte, ahí están las concesiones. Pero nos afectan los taxis piratas y Uber.

¿Cómo?
En la ciudad somos más de 140 mil taxis, pero también hay como 20 mil taxis piratas y calculamos que entre cinco y diez mil Uber. Hay organizaciones, como los Panteras, circulando con carros que están en malas condiciones, sin la concesión correspondiente y que traen la cromática (pintura característica de los taxis). Así que ya tenemos competencia de los dos lados, tanto de Uber como de los piratas.

¿Cuánto cuesta sacar y mantener un taxi?
Comprar una concesión sale como en 80 mil pesos, más los derechos que cobra la Secretaría por ponerlos a tu nombre, otros 13 mil, así que son cerca de 100 mil pesos. Agrégale gastos de verificación del taxímetro: 400 pesos; la revista de los vehículos que nos cuesta aproximadamente mil 200 pesos; la licencia del tarjetón que se saca cada tres años nos cuesta entre dos mil y tres mil pesos; agrégale el seguro también. Todas éstas son cosas que no pagan los carros particulares, además, cada vez que se les ocurre cambiar la cromática es otro gasto. Queremos regresar a los colores mundialmente conocidos del taxi para ya quitarnos de cosas que si el color perico, que si el color amarillo o que si el rosa. Obviamente Uber no gasta nada en nada de esto.

¿Qué es exactamente lo que están pidiendo?
Que se retome la legalidad. Queremos sacar a todas las organizaciones y empresas que están trabajando fuera de la ley y que están prestando un servicio que está afectando fuertemente nuestra economía. Si es una empresa que da un servicio a través de una aplicación, no hay problema, pero que no lo haga con carros particulares. Que sea con vehículos que cuenten con la concesión como nosotros.

Es por eso que salimos a las calles. No es común ver estas movilizaciones entre taxistas, pero nos unimos porque queremos sacar el pirataje y que todos estemos dentro de la legalidad. Queremos que el gobierno garantice esta legalidad porque ellos son los responsables de hacerlo.


Raziel Palafox, de Radio Taxis Cibeles Condesa, 12 años de taxista.

VICE: ¿Les ha afectado la presencia de Uber?
Raziel: Sí, nos ha quitado como el 80% de trabajo.

¿Cuál es la diferencia entre el servicio que ofrece Uber y un taxi?
La diferencia entre Uber y nosotros es que nosotros tenemos una concesión que el gobierno nos autoriza para dar un servicio de transporte. Uber da servicio de transporte, pero no está permitido, porque imagínate, cualquiera con un carro particular ya podría ser taxi. La autoridad lo permite porque es una empresa fuerte, fuerte en economía.

¿Qué están pidiendo?
Que los regularicen, que los regularicen como a nosotros, a ver qué pasa. Que sea lo mismo: que renten placas, que compren concesiones, que pongan tarifas como nosotros y que haya operativos contra ellos. También que pinten sus unidades así como las quieren, que de repente rositas y que mañana sea otro color.

Muchos usuarios se quejan de las unidades viejas, sucias o mal servicio de los taxistas.
Mira, nuestras unidades a lo mejor no se comparan con las de ellos, pero si las comparas en gastos, pues podría yo traer un Passat o traería un BMW con todo lo que me han sangrado. Tengo 12 años de taxista, he estado en Polanco, en Condesa y la Roma y he tenido que pagar mucho. No es que no queramos competencia. Que compitan, pero que compitan bien. Queremos una competencia legal.

Felipe de la Cruz, 15 años de taxista

.

VICE: ¿Qué es lo que están pidiendo?
Felipe: Que se combata la piratería, como en el caso de los irregulares, Uber y los Panteras.

¿Quiénes son los Panteras?
Son los que prestan el servicio ante una autoridad omisa. La autoridad no hace nada y se dice que nuestro movimiento es sólo contra Uber, pero no, es contra toda la piratería, entre ellos los Panteras. Pero los Panteras tienen una afiliación perredista y por eso no los combaten, porque ellos pretenden que los apoyen ahora en el proceso electoral, para que acarreen gente y eso también es una competencia desleal. Lo lamentable es que la misma autoridad guarda silencio y no los combate. Tenemos más de ocho meses pidiendo que se les ataque y no hacen nada. El jefe de gobierno, Migule Ángel Mancera, le pidió a Rufino León, secretario de movilidad del DF, que diseñara un programa para que los de Uber pudieran entrar al negocio del transporte, pero eso no puede ser posible. Si hay una ley, no les pueden hacer un traje a la medida.

¿Cree que haya otros intereses de por medio?
Pues sí, hay intereses económicos, políticos y partidistas. En el caso de los de Uber, el interés es económico; en el caso de los Panteras y los Quetzales, es el interés político y electoral, porque les van a acarrear a la gente a votar.

¿Cuántos Panteras y Quetzales hay?
Los Panteras están pidiendo 17 mil concesiones. Los Quetzales son un grupo minoritario, pero en ambos casos, quienes los coordinan son funcionarios públicos.

Hace unos días se dijo que este movimiento lo dirigía MORENA, pero no es así. Es un movimiento amplio de todos los líderes transportistas que están en contra de que se tolere y se fomente la piratería. Si no la combate el gobierno, pues alienta que haya más. Al transportista regular se le persigue, se le pide una serie de requisitos cada año, para que a los otros se les permita operar libremente. Eso es con lo que no estamos de acuerdo y exigimos que haya una respuesta del gobierno.

Vicente Soto (izquierda), de Transportación Terrestre Nueva Imagen, casi 30 años prestando servicio en el aeropuerto


.

VICE: En los carteles dice que los de Uber son piratas, ¿por qué?
Vicente:
No tienen tarjetones, o sea no son personas calificadas, según la ley, para prestar el servicio de transporte y tampoco están autorizadas. Hay una ley de movilidad del Distrito Federal, que indica el propio gobierno, que impide y prohibe a vehículos particulares prestar un servicio público, o sea que lo que hacen simplemente está fuera de la ley.

A ustedes como taxistas del aeropuerto, ¿les afecta?
Nos afecta porque son servicios que se contratan a través de una aplicación y como son carros particulares, llegan, recogen al usuario y eso es en detrimento de nuestros intereses. Prácticamente están ofreciendo o dando un servicio para el cual no están autorizados. Para tener una unidad en el aeropuerto se te exige que cuente con un operador calificado y bilingüe para poder dar el servicio a este nivel. Nosotros tenemos un parque vehicular que no va más allá de cuatro años. A los cuatro años hacemos nuestra renovación. Todos nuestros vehículos cuentan con aire acondicionado y estamos en el nivel que requiere el usuario del aeropuerto.

Cuando estos autos llegan ahí, lo que hacen es afectar a varias empresas que ya tienen una norma establecida para poder prestar el servicio. Entonces, sí, posiblemente tienen una tarifa más baja, pero porque eso no obliga a los trabajadores de Uber a contratar un servicio o un seguro de viajero que empata una cantidad mucho mayor de la que pudiera amparar un seguro para servicio particular.

¿Ha bajado el trabajo?
Sí, desde luego. Nosotros hemos observado que constantemente están llegando unidades con estas características contratadas por el usuario, que finalmente, él no tiene la culpa. Él no sabe que está promoviendo el crecimiento de un servicio ilegal, simplemente le ofrecieron la posibilidad de un transporte a través de una aplicación electrónica y hace uso de la tecnología.

¿Qué es lo que están pidiendo?
Estamos pidiendo que estén dentro de la legalidad, que la competencia sea equitativa para todos, que nos pongan un piso parejo. Como no va a ser posible, o sea no hay una ley que establezca que las aplicaciones a través de los teléfonos inteligentes sean reguladas, simple y sencillamente la tecnología nos ganó.

Entonces no están pidiendo que los quiten.
No, pero sí que los regularicen, que tengan placas de servicio público, que haya una cromática, si es que así lo determinara la autoridad, y que trabajen bajo una tarifa regular. Es decir, poner las condiciones iguales para todos implica la tranquilidad y la estabilidad, creo yo, del medio de transporte.

@soyalemendoza

Más VICE
Canales de VICE