Quantcast
¿Qué son los orgasmos del sueño y cómo puedo tener uno?

Me pasa unas tres veces al mes. Cuando estoy en ese punto medio nebuloso entre estar dormida y despierta.

Este artículo fue publicado originalmente en Broadly, nuestra plataforma para mujeres.

Me pasa unas tres veces al mes. Cuando estoy en ese punto medio nebuloso entre estar dormida y despierta, mientras me aferro a un sueño vagamente sexy que no puedo precisar antes de empezar a sentir algo empezando lentamente. En el momento en que me despierto, estoy teniendo un orgasmo.

Probablemente es la mejor manera de empezar el día, como con un café con leche y huevos revueltos con pan tostado, y siempre me toma unos minutos estar segura de lo que realmente pasó. ¿Acabo de...? Sí. Sí, lo hice. Sonrisa interna para mí misma. Entonces me levanto, reviso mi teléfono, y toda apreciación de habilidades increíbles de mi cuerpo se desvanece bajo un mar de pánico de que se me haga tarde para agarrar el metro.


Relacionado: Soy una chica de 23 años y nunca he tenido un orgasmo


Pero es increíble. Según el informe Kinsey, alrededor del 37 por ciento de las mujeres experimentan orgasmos dormidas cuando llegan a los 45 años de edad. Si estás entre tus 20s o 30 años y todavía no has llegado al clímax, estás de suerte. Las mayores incidencias de orgasmo nocturno para las mujeres ocurren en general entre los 40 y 50 años —a diferencia de los hombres, que tristemente experimentar todos los orgasmos mientras duermen entre la adolescencia y los 20 años antes de ver que disminuye rápidamente a los 30.

"Es un poco como un regalo de tu cerebro", dice Jade de 24 años, que en realidad sólo experimenta orgasmos mientras duerme cuando está pasando por graves escaseces sexuales. "Ahorita no estoy teniendo mucho sexo, a veces estoy tan aburrida por no tener relaciones sexuales que pierdo el interés en masturbarme, y mi cerebro me recuerda que sí, todavía puedo tener orgasmos". Cuando está en medio de una racha sin sexo, Jade puede tener un par de orgasmos nocturnos a la semana. A veces se ayuda a sí misma en su sueño, a veces es manos libres.

Cuando era más joven y estaba frustrada por no ser capaz de legar al clímax cuando yo quisiera como estrella porno, una de las estadísticas más sorprendentes que me encontré fue que sólo el 25 por ciento de las mujeres son consistentemente 'orgásmicas' durante el coito vaginal. Las mujeres son un poco más complejas cuando se trata de venirse. Está todo en la cabeza... no sólo con doble sentido.

Foto de Lumina vía Stocksy.

Muchas mujeres saben que los orgasmos o falta de ellos, están relacionados con lo que les está pasando sicológicamente. "Un número de factores, a menudo, intervienen en que las mujeres tengan un orgasmo durante el sexo", explica la doctora Debby Herbenick, profesora asociada de la Universidad de Indiana, investigadora del instituto Kinsey y autora de The Coregasm Workout (El Entrenamiento Coregasmico). "Incluyendo el no tener suficiente información sobre cómo tener un orgasmo, una pareja a la que no le importe, o una que no ponga como prioridad a su pareja y no le dé suficiente tiempo (por ejemplo, durante la masturbación o el sexo oral), también la preocupación por la imagen corporal y así sucesivamente". Al igual que el buen sexo, los orgasmos mientras duermes definitivamente no son algo que pasa si solamente lo intentas con tu buena mano hasta que suceda algo.

Por suerte, porque está tan envuelto en la confianza, la autoestima y nuestros propios cerebros, los orgasmos tienden a mejorar con la edad. "El orgasmo llegan más fácilmente con la edad y la experiencia y cuando las mujeres tienen relaciones sexuales con parejas regularmente fijas con las que que se sienten cuidadas", dice la doctora Herbenick. "Así vemos mayores tasas de orgasmo entre quienes están en a mediados o a finales de sus años 20, 30, y 40".

Tiene sentido, entonces, que con los orgasmos mientras duermes pase lo mismo. De hecho, si puedes venirte mientras duermes o no, a menudo ni siquiera se relaciona con la cantidad de orgasmos que experimentas mientras estás consciente.

"En primer lugar, ayuda si has tenido algunos orgasmos, seguidos por una racha repentina sin sexo".

"Hay una buena razón para creer que los orgasmos durante el sueño no son el resultado de la estimulación genital, sino que se crean en el cerebro", escribe Barry R. Komisaruk, Beverly Whipple, y Sara Nasserzadeh en The Orgasm Answer Guide (La Guía de Respuestas del Orgasmo). Los estudios también han encontrado que las personas con lesiones de la médula espinal que resulta en una falta de conexión entre el cerebro y los genitales, todavía pueden tener orgasmos mientras duermen. Básicamente, si usted tiene un clítoris o vagina que funcionan, se puede tener orgasmos mientras se está dormida.

Los orgasmos pueden involucrar casi todos los sistemas del cuerpo pero son, en última instancia, controlados por el cerebro. Piensa en esto: los hombres en su adolescencia no siempre pueden controlar sus erecciones que pueden suceder a media clase de historia o a media noche. La excitación es dominada por el cerebro, en lugar del contacto físico. Los orgasmos incontrolables mientras se está dormido disminuyen a medida que los hombres envejecen y mantienen el control de sus orgasmos, tanto despiertos y durmiendo y su capacidad de llegar al orgasmo se hace más como una respuesta del cuerpo al contacto físico. Con las mujeres, sin embargo, siguen siendo orgasmos sicológicos; nuestros orgasmos al dormir aumentan a medida que nos hacemos mayores, alcanzando su pico pasados los 40.

Mientras que los orgasmos que llegan mientras se está dormida pueden ser un alivio para quienes están en una racha sin sexo, es muy frustrante para aquellos que sólo puede venirse mientras duermen. Las secciones de comentarios y foros están llenos de gritos de auxilio.

"Tengo un gran problema", escribe una mujer en eHealth. "Tengo 30 años y nunca he tenido un orgasmo provocado por mi pareja o por mí misma. Pero cuando duermo sólo tengo un pensamiento en mi sueños y puedo tener un orgasmo tan intenso en mi clítoris o dentro de mí o incluso los dos, me despierto al borde y me toco hasta que exploto".


Relacionado: La ciencia explica por qué a veces no escuchamos después de un orgasmo


El equivalente masculino más cercano es la eyaculación prematura, probablemente, donde está clara la causa, pero se ha relacionado con la ansiedad, la culpa o depresión; del mismo modo, la anorgasmia (incapacidad para el orgasmo) en mujeres se asocia en gran medida con los mismos síntomas. A menos que sea un problema ginecológico o estés tomando un medicamento específico que pueda parar el orgasmo (¡Hola antidepresivos!), no hay mucho que puedas hacer que no sea 'relajarte'. Mientras más se intenta venirse, menos se logra, que es probablemente tan molesto como cuando la gente te dice que encontrarás el amor si deja de buscarlo. "No estoy familiarizado con cualquier gran escala o estudios sistemáticos de grupos de mujeres que sólo tienen orgasmos mientras duermen y ningún orgasmo por masturbación o por la pareja sexual o el ejercicio", dice la doctora Herbenick. "Para eso, nadie — incluyéndome— puede explicar la diferencia, u ofrecer soluciones".

Para aquellos que pueden alcanzar el orgasmo estando consientes y la fantasean con provocarlos mientras duermen, hay algunas maneras de fomentar la diversión nocturna. Puede ser un área poco explorada pero por suerte esta es una situación en la que mi propia experiencia es tan válida como la de cualquier profesional de medicina.

En primer lugar, ayuda si has tenido algunos orgasmos, seguidos por una racha repentina sin sexo. La racha puede ser de unos días, unas semanas, el tiempo que se necesita para hacer que empieces a pensar "Uy, no me he venido en algún tiempo". Cualquier cosa que siembre esa semilla en tu mente.

En segundo lugar, tienes que estar acostado boca abajo. Ya sé, ya sé, hay libros que dicen que no se trata de la estimulación genital, pero no se pierde nada con tener algo presionando allí, ¿verdad? Además, se ha demostrado que dormir sobre el estómago provoca sueños sexuales (al parecer porque es muy probable que haya una pequeña falta de aire en algún momento), por lo que definitivamente no hace daño. En tercer lugar, tienes que estar cansada. Mejor, agotada.

Por último, tener un pensamiento sobre algo bastante sexy mientras te estas quedando dormida. Esto es un hecho. Vuélvete loca; no es como que hay alguien alrededor para juzgarte.

Si tienes la suerte de despertar viniéndote, entonces yo diría, corre la voz. El hecho de que no hablamos de ello con amigos, novios, abuelos significa que las personas no son conscientes de las alegrías generosas que nuestros cuerpos pueden brindar. Es posible que tu cerebro puede hacerte venirte sin que tu cuerpo no haga nada en lo absoluto. Si eso no es un milagro de Navidad, yo realmente no sé qué sería.