Se acabó el magazín colombiano "Muy buenos días", y no podríamos estar más aliviados

No más mediocridad matutina, no más chismorrerío nimio, no más viejas buenonas sometidas a la inmunda morboseada colombiana y, sobre todo, no más Jota Mario.

|
sep. 14 2018, 8:00pm

Imagen: captura de pantalla vía YouTube. Este es Jota Mario destilando furia. 

Artículo publicado por VICE Colombia.


A muchos nos pasó: un día de no ir al colegio, un día de vacaciones, sometidos al gusto televisivo de la abuela o al error de pasar y parar por todos los canales; y ahí, en medio de la mañana, sin haber sido invitado, la estridente presencia de Jota Mario con su humor de otro siglo y la risa perpetua y fácil del séquito de mujeres que lo rodeaban.

Así fue Muy Buenos Días durante 16 años: dos horas tortuosas al día de hablar de nada, de contar chistes pendejos, de invitar a personajillos de la vida pública colombiana a preguntarles sobre las mamás y de pedirle vueltas a Laura Acuña y a Jessica Cediel.

Para alivio de todos los que todavía fuimos torturados con Muy buenos días en las panaderías y tiendas de barrio, el programa anunció el viernes pasado que ese sería su último episodio en la historia. No más mediocridad matutina, no más chismorrerío nimio, no más viejas buenonas sometidas a la inmunda morboseada colombiana y, sobre todo, no más Jota Mario: un ser que uno no sabe muy bien de dónde salió, por qué está y cuál es su razón de ser, como el efecto Coriolis o el Big Bang.

(Aquí diez videos de Laura Acuña llorando mientras habla de Muy Buenos días y de Jota Mario, si es que esa combinación de factores le parece interesante):

El episodio, el último episodio, le dedicó un pedazo entero de casi 10 minutos solo a la cara de este famoso anciano de gafas de marco rojo mientras se despedía con todo el drama y el melodrama del caso. Y pues, sí, dedicarle 16 años a una sola cosa y luego tener que irse debe ser muy duro. Más duro si a uno le piden pregabar los últimos episodios cuando el programa ha sido en vivo los 16 años. Y que además una gran parte del país lo odie activamente, también debe ser muy difícil.

Pero justamente cuando uno se empieza a compadecer de Jota Mario —cuyo nombre real ignoro felizmente— él mismo nos recuerda por qué es que se hace coger fastidio:

Póngase el minuto 0:44:

¿A lo bien? ¿¡Cómo es que la televisión colombiana soportó 16 años de esto!?

Por lo pronto, la noticia es que Muy buenos días será reemplazado por otro programa, El desayuno, dirigido por Yaneth Waldman, que parece ser la respuesta del canal RCN por actualizar y hacer relevante un formato estancado en otra época.

Y si por alguna extraña e incomprensible razón usted o alguien que usted conoce, seguramente su abuela, está triste por Jota Mario y quisiera ver más de este bufón de la pantalla chica, no se preocupe, Jota Mario planea ser YouTuber. Ya creó su canal y empezó a promocionarlo con el mismo humor Jotamariesco.

Aquí le dejamos una pruebita de lo que será su nueva faceta que de nueva no parece tener mucho:

Más VICE
Canales de VICE