Estampida Pokémon en el Bosque de Chapultepec

|
ago. 21 2016, 3:00pm

Desde las 8:30 de la madrugada la explanada del Centro de Cultura Digital de la Ciudad de México comienza a recibir a los más aguerridos fanáticos Pokémon de la ciudad. Con gorras y sudaderas de Pikachus, Charmanders y Gengars, decenas y decenas de personas llegan a la Estela de Luz con su celular en mano listos para una peregrinación por el bosque de Chapultepec en busca de los pokémones oriundos de la ciudad.


Relacionado: Una tarde en el picnic gótico de la Ciudad de México


Después de una larga e ignorada charla de bienvenida —los asistentes estaban más preocupados luchando en el gimnasio o aprovechando los interminables inciensos pokémon que escuchando sobre la relevancia de los videojuegos en el desarrollo de la creatividad y la comunidad digital— arranca el Día Pokémon #CDMX. El recorrido comienza a las 9:30AM en la puerta de los Leones de Chapultepec. Cientos de personas ya esperan para ser guiados por las tres diferentes rutas que seguirá la caminata Pokémon, cada una correspondiente a uno de los equipos que puedes elegir en Pokémon Go: Valor, Instinto y Sabiduría.

Desde su lanzamiento, y de nuevo con su llegada a México, Pokémon Go ha demostrado ser un juego que rompe las brechas entre generaciones así como la manera en que entendemos los videojuegos. Parejas, grupos de amigos, familias, padres con sus hijos —ambos con disfraces de Pokémon— caminan entusiasmados gritado y apuntando (en el celular) los especímenes que aparecen a su paso. Algunas personas que no son parte de la dinámica miran con curiosidad la masa que avanza tomando fotos al aire mientras otros ríen y señalan a los entrenadores.

La caravana pasa por la entrada del zoológico y niños y adultos apuntan las cámaras de sus celulares hacia los árboles y los jardines para atrapar criaturas invisibles. La mayoría trae consigo cargadores portátiles, pues la caminata dura tres horas y esta aplicación gasta mucha batería. Mientras los más jóvenes atrapan Machamps, Magicarps, Starmies y Doduos, los más viejos escuchan con atención mientras aprenden de estas desconocidas especies.

Los equipos se separan y conforme la caminata avanza, son más los pequeños grupos de personas que quedan relegadas para continuar esta búsqueda por su cuenta. Algunos esperan mientras alguien de su equipo termina de atrapar a un pokémon, otros van a comprar comida o poke-parafernalia, y unos más deciden continuar el desafío en las pequeñas lanchas con pedales que se rentan en en lago.

Después de un par de horas, la caminata no existe y toda la primera sección del Bosque de Chapultepec está llena de entrenadores Pokémon. Algunas personas caminan hacia las salidas, pero muchos deciden regresar a la explanada del CCD para un concierto de música Chiptune —hecha a partir de consolas de videojuegos— y la transmisión en vivo de la final del Pokémon World Championship.

Las gorras de pandas que solían llenar los puestos de Chapultepec hoy venden el rostro de Pikachu. Desconocidos se aconsejan sobre lugares en la ciudad donde han atrapado Gastlys. Escucho a niños pidiéndole a sus papás regresar la próxima semana y a señores rogando a su pareja dar una última vuelta. La convocatoria es enorme y variada. Y si bien no hubo los pokémones raros o legendarios que muchos entrenadores esperaban encontrar en este primer Día Pokémon, la mayoría se divierte mientras juega el videojuego multijugador más grande que he visto hasta hoy.

Más VICE
Canales de VICE