La teta española no lucha sola

Por Iago Fernández

Aprovechando que lanzamos el documental sobre la célula parisina de FEMEN, contactamos con Lara Alcázar. Es asturiana. Es también la cabeza visible de esta organización en España. FEMEN es un movimiento internacional de mujeres que luchan asaltando la calle en pechos y escribiendo reivindicaciones en sus cuerpos. Defienden el feminismo anti-patriarcal y luchan contra las dictaduras, la Iglesia, la prostitución y el porno. Practican algo que llaman sextremismo. Su primera acción fue delante de la Embajada de Túnez en Madrid, exigiendo la libertad de cuatro compañeras  encarceladas.

VICE: He visto como os entrenáis. No me gustaría meterme en líos con vosotras.
FEMEN: Si ellos tienen el valor de tratarte como un trozo de carne tú tienes que tener el mismo valor para defenderte. A todas nos ha tocado aguantar a una panda de tíos siguiéndonos cuando vamos solas de noche. Y todos conocemos a alguien a quien han atracado en su portal y le han intentado violar. Nuestros ejercicios están más dirigidos a resistencia a la autoridad y a defendernos de un ataque y poder salir corriendo si te agarran. De momento tenemos que buscarnos la vida nosotras. A una amiga le tocaron el culo en la calle y fue a la Policía y le dijeron que eso no es acoso. Hay muchos cursos de defensa personal gratis.

¿Os financia la CIA? Lo he leído en algún sitio.
Nadie nos financia ni nadie nos paga nada. Cada una tenemos nuestra propia profesión y tenemos una cuenta para donaciones. De ahí y de la venta de camisetas o el libro es de donde sacamos algo para cuando tenemos que enviar, por ejemplo, abogados a Túnez.

Aquella chica que se despelotó con el 15M no era de FEMEN ¿verdad?
No. Nuestro movimiento es otra cosa. La protesta de aquella chica fue parecida porque lo hacía a través de su cuerpo. Merece todo mi respeto, pero llevaba un rollo más pacífico y light. Después posó en Interviu y, claro, ahí te despolitizas por completo. Esa revista defiende un modelo de mujer del que nosotras estamos en contra.

Estáis en contra también de la pornografía.
No estamos en contra de la pornografía sino de cómo se hace la pornografía. ¿Qué mujer se presenta en el porno? La industria del sexo promueve que la gente quiera hacer con su novia las cosas que ve en los vídeos. Y es ficción pura. Cuanto más arcada mejor mamada. Violencia y rollo machaque y te agarro por los pelos… Reproduce una sexualidad violenta y vejatoria y hasta hay alusiones a violaciones en las que la tía al final se acaba dejando. Criticamos toda la pasta que mueve y los engaños que contempla. En Francia, FEMEN entró en una convención del porno y les destrozó el sarao. Es gracioso que a nosotras nos cierren nuestras páginas por considerarlo pornografía.
 
Lo que es gracioso es que compartáis causas con la derecha. Como retirar el sexo de los medios.
El sustrato es distinto. Ellos lo hacen porque lo ven pecaminoso y nosotros porque queremos igualdad y creemos que la liberación sexual que nos venden no lo es. Se han conseguido muchas cosas pero la publicidad sigue siendo muy sexista. A mi abuela le da rabia que todo por lo que luchó ella de joven ahora lo tenga seguir peleando yo.  La publicidad sexista tampoco es lo más urgente ahora mismo.



¿Y qué es lo más urgente?
No sé, lo primero es luchar contra reforma de la ley del aborto pero también el maltrato doméstico, la violencia machista, el acoso laboral… y en general denunciar que las nuevas políticas económicas están empobreciendo a todo el mundo pero aún más a las mujeres que son las que llevan la carga familiar y tienen trabajos peor pagados. La ley de educación también es clasista y sexista. Hay que mejorar los permisos de paternidad. Son todos puntos muy evidentes pero urgentes en España.

¿Con la crisis ha aumentado el machismo?
La crisis tiene un doble filo. Los grupos machistas se vuelven más machistas, el odio al diferente crece y las mujeres se vuelven aún más paupérrimas. Pero, por otro lado, lo denunciable se vuelve mucho más palpable y la población reacciona porque lo ve todo tan mal que piensa “es ahora cuando nos tenemos que levantar”.

También hay que luchar en el ámbito personal y doméstico, ¿no?
Claro. En el ámbito laboral hay mucho acoso. Es más sutil de lo que se piensa, con mujeres que sufren risitas por la espalda y apelativos despectivos por parte de jefes y compañeros. O en la Universidad, donde hay profesores que hacen gala de un trato discriminatorio.

¿Es verdad el tópico de que la mujer es la primera machista?
No diría tanto. La mujer es libre, sí, pero libre para lo que al hombre le complace. En vez de intentar destacar por sus propios méritos y las cosas que te definen como profesional, a veces intenta destacar con las armas de mujer, que son armas de seducción y de seducción patriarcal. Ya sabes, mover ficha para que el tío mueva otra. Eso agrava el problema. No debería ser necesario sexualizar el trabajo. No deja de ser todo un mercadeo de carne.

Mujeres encantadas de que las piropeen por la calle…
Yo un día estaban haciéndome unas fotos para FEMEN en pelotas y pasó un coche pitando y le hice un corte de mangas. Tenemos que tener seguridad en nosotras mismas. No hay que tener miedo a que te insulten. El juego de poderes hombre-mujer que establece el patriarcado sigue ahí. A la hora de ser tú una individua, el escoger y el ser independiente es lo que te marca.
 
En contra de vuestro propósito, ¿hay gente a la que ponéis cachonda?
Por supuesto que nos llegan comentarios del tipo “dejadlas, que mientras estén en tetas y estén buenas pues tal”. Pero bueno, eso es la razón de ser de lo que nosotras hacemos y la prueba de que el tipo de protesta que hacemos es lícito. Con nuestra actitud agresiva, que no violenta, no se nos suele ver como algo sexual.

¿Justificáis la lucha violenta?
Justificamos nuestras acciones. Salir a la calle está muy bien, pero salir a la calle y protestar y después todos para casa nos parece insuficiente. Al irrumpir como nosotras lo hacemos, conseguimos sorprender y que nuestros objetivos se sientan atacados e incómodos. Que varias tías desnudas, sin armas ni nada, consigan hacer sentir inseguro y amenazado al que las ve es muy sintomático.



Es una obviedad pero, ¿no os da pudor protestar en tetas?
Yo nunca hago topless en la playa. Primero porque odio la playa y segundo porque me da pereza que se pongan los abuelos ahí a mirar. La primera vez que te haces unas fotos ya se te quita todo. Sabes que lo estás haciendo por algo político. Dejas de pensar que son dos tetas para el disfrute de alguien y lo ves como dos tetas con mensaje. Como una pancarta.

Vuestras críticas más duras vienen precisamente de grupos antisistema.
Es normal que al principio nos miren con recelo. Llevamos poco tiempo trabajando oficialmente en España. Pero, al mismo tiempo, hoy contactó con nosotras una asociación de LGBT de Barcelona. Estamos abiertas a colaborar con otros grupos con los que simpatizamos en algún punto y movilizarnos contra algo en común.

Pero hay feministas que no os pueden ni ver.
Hay feministas que han llegado a criticarnos por protestar en tetas, que es algo que viene de los setenta. Estamos recuperando el espíritu de antes y reivindicando que la calle es nuestro espacio. Si seguimos peleados entre abolicionistas, vieja guardia, postpornográficas…. no llegaremos a ningún lado. FEMEN apostamos por la presión unificada. Juntarnos para luchar.

Otros que os critican bastante son los sectores religiosos.
Quitando los periodos de República, en España la Iglesia siempre ha estado metida por el medio. No nos molesta que la gente sea creyente, lo que nos molesta es que el Estado se vincule a una religión. La Iglesia es tradicionalmente jerárquica y machista y esos comportamientos se imprimen en la sociedad. En la Biblia hay dos tipos de mujer para elegir: virgen y puta.

¿Qué problemáticas específicas detectáis en España?
En España hay un montón de cosas muy grandes que afectan a la vida cotidiana y provocan el machismo. Están muriendo mujeres y la ley no garantiza su seguridad en ningún momento. Tampoco se está gastando dinero en los trabajadores sociales. Si no cuidas el tema social en seguida verás las consecuencias. Los pañales y los tampones llevan en nuestro país un impuesto de lujo.

¿Cómo debe ser una buena mujer española?
Desde luego no debes ser lo que hoy se considera como una buena mujer española, que es básicamente la que cuida al hombre. Y menos aún el timo de la mujer cuidadora moderna, que trabaja fuera de casa pero está todo el día pendiente de sus hijos y cuando llega a casa le hace la comida  a su marido.
 

Aquí puedes ver nuestro documental sobre FEMEN:

El sextremismo de Femen en París

Comentar