El extraño caso de la chica sin vagina

Por Omar Katerji

Después de haber sido criado bajo la misma dieta coprofílica de chica-sobre-chica, tortura animal y canales de puras noticias árabes, como cualquier niño –de la generación www–, el internet tiene que trabajar mucho para impresionarme. Pero cuando un amigo mío me pasó el link para este (muy NSFW) set de fotos en Efukt.com, me fui de culo.  

La chica de las fotos se hace llamar “DamageDolly”, algo así como “Muñequita dañada” y trabaja como camgirl. Mientras recorría la página hacia abajo, no sólo había una bolsa de colostomía, sino que la modelo tenía cicatrices severas abajo del ombligo, donde parecía no haber genitales. Más abajo, una foto la mostraba con dos heridas frescas de mastectomía.  

Intrigado sobre cómo alguien había reunido la confianza para desnudarse frente a la cruel, cruel internet, decidí buscarla y conocer su historia. Se llama Sally y su historia es difícil, pero es un poco lógica cuando la reflexionas al respecto. Aunque supongo que no es el tipo de lógica a la que tienes que recurrir muy seguido.

VICE: Hola, Sally. ¿Puedes contarme un poco más sobre tu condición?
Sally:
Sufro de la enfermedad de Crohn, tenía 14 años cuando comenzó. Es un desorden digestivo y puede afectarte en cualquier lugar, desde tu nariz y boca, hasta tu vagina o ano. Tienes problemas para ir al baño y absorber cosas a tu cuerpo. Como nutrientes y así.

¿Cuál fue tu primer procedimiento?
Me hicieron el primer procedimiento en 2006. Fue una colostomía. La pusieron con la esperanza de que fuera sólo temporal, pero todos sabíamos que iba a ser permanente.

¿Cómo afectó tu vida sexual?
Mi vida sexual ya había sufrido un fuerte impacto debido a lo que estaba pasando allá abajo. Tuve las primeras señales de eso cuando era adolescente, pero cuando llegué a los 18, fue simplemente terrible.

¿En qué manera?
¿Sabes dónde está tu hueso pélvico? Tu pubis, mi vagina colgaba hasta allá y era como una masa de… ni siquiera lo sé. Era como tener elefantiasis en la vagina. Era horrible. Resultó ser la enfermedad de Crohn e inflamación crónica juntos. Tuve que hacer que me removieran todo.

¿Cuándo fue eso? 
Eso fue en 2007. Me lo hicieron en dos fases. Primero, me fue la colostomía y luego la vulvectomía completa. Posteriormente, en 2008, me realizaron seis cirugías –dos fueron mientras estaba embarazada– y cuatro más después.

¿Tienes un hijo?
Sí, cumplirá cuatro en diciembre. Aunque no lo he visto desde marzo. Él vive con su padre, quien fue muy abusivo durante toda nuestra relación. Era una terrible y mala persona. Los dos estábamos metidos en drogas, aunque lo dejé cuando me enteré que estaba embarazada. Consumíamos muchas metanfetaminas, pero decidí que ya no quería vivir así, por eso estaba tratando de dejar de hacerlo. Estuve mucho tiempo en el hospital durante mi embarazo, le confié cosas a las enfermeras cuando estaba bajo los efectos de los antidepresivos. Eventualmente ellas nos reportaron por violencia doméstica.

¿Te ha sido difícil ver a tu hijo desde ese entonces?
Sí. Al principio, yo tenía la custodia principal, pero debido a algunos problemas mentales míos y luego una recaída, ahora él tiene la custodia principal.

¿Comenzaste a consumir metanfetaminas de nuevo?
No, no he fumado base desde 2008. Agarré la heroína por primera vez. Me clavé de octubre del 2010 hasta marzo de 2011, pero ya no me he metido desde ese entonces.

¿Cómo lidias mentalmente con los procedimientos quirúrgicos tan intensivos e invasivos?
¿Sabes qué? A veces no lo hago. A veces no lidio con ellos, antes lo hacía. Eventualmente, creo que con sólo ser una persona naturalmente optimista y la espiritualidad me han ayudado a superarlo. Y por supuesto, eventualmente estar frente a la webcam me ha ayudado.

¿Tu mastectomía doble tuvo algo que ver con tu enfermedad?
En febrero de 2011 me perforé los pezones. Simplemente pensé que se verían bien. En ese momento estaba metida en la heroína, así que debido a las agujas, no cuidaba mucho mi cuerpo. Lo intentaba. Era limpia y me bañaba regularmente, pero seguía siendo adicta, así que realmente no importaba. Para junio de ese año, estaban tan inflamadas que los doctores pensaron que tenía implantes. Por eso me sometí a cirugía, pero las heridas nunca sanaron y estaba bajo mucho dolor, así que para mayo, hablé con mi doctor y le dije: “por favor, sólo quítelas, ya no quiero sentirme así”.

¿Cómo afectó tu identidad la pérdida de tus órganos sexuales?
Obviamente afectó. Pero yo ya había pasado por la pérdida de mi identidad como mujer después de perder mi vagina, así que cuando pasó lo de mis pechos, sólo fue como una gota en el océano comparado con lo que ya había superado.

No me pareces alguien que ha perdido su identidad como mujer.
Bueno, definitivamente puedo identificarme con ambos sexos. Me identifico con un hombre en el interior y con una mujer en el exterior. Con los dos a veces, o sea, incluso en la manera en la que me desenvuelvo es un poco como de chico. Siento como que mi cuerpo no fue hecho para tener tetas. Se ve bien, estoy bien.

¿Te arrepientes de algo?
No me arrepiento de la decisión de hacer que me quitarán los pechos. Aunque sí lamento la decisión de haber probado la heroína. Fui una pendeja por eso. Pero vives y aprendes, ¿no? Jajaja. Mierda.

Cuéntame un poco sobre la industria para adultos y ¿cómo es que terminaste trabajando como camgirl?
Fue por el tiempo en el que estaba preparándome para dejar al padre de mi hijo. Ni siquiera sabía lo que era un meme, pero comencé a entrar en salas de chat y los hombres me decían “tetas o GTFO (Get The Fuck Out)”, pero yo no tenía ni idea de lo que eso significaba. Así que les mandé una foto de mis tetas, sólo pensé que querían ver, pero no, estaban troleando. Como sea, me volví un poco como la zorrita de las salas de chat, posteando fotos, ya sabes. Eventualmente descubrí que podía cobrar por esto y, para junio de 2011, ya era oficialmente una camgirl.

¿Qué tipo de respuesta obtuviste de la gente?
Cuando comencé a mostrarme en la webcam, no me desnudaba por completo. Mostraba mis tetas, bajaba un poco mi blusa y dejarlos ver, pero no mostraba el estómago. Siempre tuve ganas, pero no quería asustar a las personas y que sintieran asco. Algunos me convencieron de conectarme por Skype y mostrarles lo que pasaba allá abajo; hacían preguntas, pero no fue la gran cosa. Después, una noche, uno de mis regulares me convenció de desnudarme por completo frente a la cámara. Estaba preocupada, pero lo hice y fue lo más liberador que había hecho.

¿Puedes contarme sobre algunas de las reacciones que causaste y cómo te hicieron sentir?
Supongo que las negativas fueron algo así como “Eres un asqueroso fenómeno, vete a la verga de aquí”. No sé, supongo que es lo que se esperaba, ¿no? No soy normal, a la gente no le gustará algo que no es ideal de la industria para adultos. Estoy preparada para eso.

¿Pero te sientes completamente cómoda contigo misma?
Sí, amo bailar y la idea de que alguien me está viendo y se está excitando mientras me mira.

¿Es difícil tener sexo considerando tu condición?
Todavía tengo dos cavidades, sólo que son muy pequeñas. Todavía orino normalmente, pero el número dos lo hago a través de mi colostomía. Casi tengo sexo normalmente, pero no puedo hacer ciertas posiciones. Aunque también necesito un pene pequeño, ya que la cavidad no es muy grande. Puede ser más grande, pero varía con respecto a lo que esté pasando adentro y cómo se esté comportando en el momento y qué tan grande sea alrededor del hombre. Hay muchas variables. He tenido sexo aún con penes grandes; después de dejar al papá de mi hijo estaba en una fase maniaca y me gustaba el dolor que me causaba. El simple hecho de tener sexo como una chica normal era placentero para mí.

¿Cómo fuiste capaz de hacerle frente a todo eso?
Sabes, podría resumir todo eso en unas cuántas palabras. Mi madre era horrible, pero puso unas palabras en mi mente como si estuviera describiendo un viaje de ácido: “Es sólo una fase, ya pasará”. Y esas palabras, las aplico en mi vida.

¿Podrías decir que nada positivo ha salido de todo esto?
Podría seguir y seguir sobre los aspectos positivos, pero diré que mi cosa favorita es cuando alguien me dice en internet un montón de mierda y yo sólo contesto: “en verdad lamento que pienses de esa manera”. Una vez que me explico, a veces regresan y me dicen: “Hey, pensé sobre lo que dije y lo lamento” –ya sabes, ¡remordimiento de trolls!

Vi un post en el que aseguras que la industria para adultos salvó tu vida. ¿Puedes explicarme a qué te referías con eso? ¿Es sólo trabajar frente a la webcam o también considerarías ofertas para trabajar en porno?
Cuando dije eso, estaba pensando en que, si no fuera por la webcam, no sabría que la gente todavía piensa que soy hermosa, en la medida en que estén dispuestos a pagarme por ello. Tengo amigos de esa industria a los que les escribo y platicamos, no puedo agradecerles lo suficiente. He estado muy cerca de suicidarme tantas veces y esto me ha dado la base sólida para no hacerlo. A veces, me siento como una abominación de la salud y alguien tratando de ser una mamá donde no tiene lugar para serlo, ¿sabes? Así que le debo mucho a la perspectiva que me dio hacer lo que hago. Y con respecto al porno, todavía no tengo ofertas, pero seguro espero tener algunas.

Muchas gracias, Sally, buena suerte en el futuro.

 

Sigue a Omar en Twitter: @OzKaterji

Comentar