El fin del mundo siempre ha estado de moda

Jaime Maussan nos alerta de un asteroide que probablemente nos impacte en 2020

Por Santiago Fábregas

Fotos por Santiago Fábregas.


La casa de Jaime Maussan es subterránea y está interconectada con laberintos que te llevan de la cocina a la habitación sin entender muy bien cómo llegaste ni dónde estás.

Me sorprendería que exista alguien en México que no sepa quién es Jaime Maussan, pero por si acaso, Jaime Maussan es uno de los especialistas del fenómeno OVNI más reconocidos en el mundo. Su trayectoria de más de 40 años como periodista e investigador le dan las suficientes credenciales como para considerarlo un prócer del tema. Además de ser un fanático del cosmos, es amante de la naturaleza, los animales y la vida en general. Al dedicar esta edición al fin del mundo y la desesperanza, consideramos fundamental hablar con un experto en los misterios del universo.

La experiencia Maussan empezó en su casa, ubicada en algún lugar del Desierto de los Leones, zona montañosa a las afueras de la Ciudad de México. Para llegar tuvimos que sacar un mapa, hacer uso del GPS, detenernos a desayunar unas quesadillas y preguntar a algunos lugareños si conocían la famosa casa del señor Maussan.

Después de hora y media de recorrer un misterioso camino, llegamos. Nos recibió uno de los siete cuidadores de la casa, un tipo más bien reservado y que usaba sombrero de paja. La entrada era un pasillo de buganvilias. Mientras caminábamos por ahí pasamos a un lado de la casa de los perros, quienes estaban acomodados como militares, todos se nos quedaron viendo, como revisando que no fuéramos personas peligrosas; ninguno de los perros ladró.

El lugar es enorme y está lleno de árboles, plantas, sonidos y olores de la naturaleza. El cuidador nos invitó a pasar a La Troje, una especie de casa de árbol que no está en un árbol. Nos dijo que ahí esperáramos a Maussan. La Troje por dentro tenía una sala y una pequeña cantina que se sentía abandonada, esto me hizo pensar que Jaime Maussan no es precisamente un bebedor. Di un pequeño paseo en lo que esperábamos y me encontré con varias fotografías. Jaime Maussan con sus dos hijos y su esposa; Maussan en la montaña con traje de esquiador; Maussan con la Casa de la Ópera de Sidney al fondo; Maussan y un ave exótica y, mi favorita, Maussan y Felipe Calderón dándose la mano.

Maussan llego de repente. Nos saludó sin mucho ánimo, nos dio la bienvenida y nos invitó a dar un paseo antes de empezar la entrevista. Conforme caminábamos y nos enseñaba su lugar, el ánimo iba en aumento. El hombre está muy orgulloso de lo que ha construido y no es para menos. La casa es subterránea, está interconectada con laberintos que te llevan de la cocina a la habitación sin entender muy bien cómo llegaste ni dónde estás.

Tras dar el paseo por debajo de la tierra, salimos y nos llevó al lugar donde están los animales. Hay tortugas, cacatúas, un perico australiano, monos araña, monos capuchinos y un cerdo enorme. Sabemos que el cautiverio de los animales apesta, pero la vida de estas criaturas en la casa de Maussan es mucho mejor que la que la mayoría de nosotros tenemos. Así que alegrémonos por ellos. Además, Maussan es ambientalista antes que ufólogo, por lo que jamás haría algo que dañara a los animales o al medio ambiente.

El recorrido continuó hasta que llegamos a La Torre, construida con un árbol que había muerto ahí mismo. Arriba hay un observatorio, perfectamente pensado para acostarse a observar el cielo.


En su oficina de T3rcer Milenio TV, Jaime Maussan tiene una colección de juguetes sobre extraterrestres y platillos voladores, además de pinturas mexicanas y religiosas

VICE: ¿De dónde viene su interés por el fenómeno OVNI?
Jaime Maussan:
Los temas sociales fueron mi primer interés, incluso mi primer reportaje fue de los niños que inhalaban cemento para zapato, el llamado “flexo”. Por lo tanto siempre me interesó utilizar los medios de comunicación para generar conciencia. Por eso también fue de gran importancia para mí, generar conciencia sobre un tema que me parecía muy urgente: el medio ambiente. Utilizar la televisión para evitar la contaminación, para evitar la destrucción de los bosques, la extinción de alguna especie. Cuando me involucro con el tema del fenómeno extraterrestre lo hago de la misma manera, tratando de generar una conciencia hacia el tiempo por venir.

¿Ha tenido algún tipo de contacto?
No, yo no he tenido contacto con un extraterrestre, ni lo he soñado, ni me han llegado mensajes telepáticos. No, hermano, yo soy periodista. El 27 de mayo de 1999 tuve la oportunidad de ver a dos figuras fosforescentes, dos figuras que no corresponden a nada que yo conozca en la Tierra. Sucedió mientras realizaba una investigación en la Rumorosa, Baja California. Fueron vistas por mí y otras cinco personas, y esa experiencia a nivel personal la considero como la más conmovedora porque no me dejó lugar a dudas de que el fenómeno es real.

Hay mucha gente que lo critica, incluso hay gente que lo llama charlatán, ¿qué opina de esto?
La gente que me critica es ignorante, hermano. Yo les pregunto: “Tú no crees en el fenómeno, ¿a ver qué sabes de él?, ¿cuántos casos has investigado?” Que esa gente me diga qué sabe, que me demuestre a mí que saben más que yo. Llevo 40 años de experiencia, he puesto toda mi capacidad, le he dedicado toda mi vida a esto. Cuando alguien me demuestre que esto no es verdad, entonces cambiaré mi profesión, porque yo estoy convencido de que estamos ante una realidad.

¿Ha recibido algún tipo de amenaza?
Yo no he sufrido ningún tipo de persecución ni amenaza. Alguna vez recibí un correo electrónico dirigido de una unidad militar secreta de Estados Unidos, y el correo electrónico venía vacío. Lo consideré como una advertencia.

¿Debemos tener miedo? ¿Los gobiernos del mundo nos están ocultando algo?
Tenemos un sistema económico, un sistema político, un sistema religioso que podrían verse terriblemente afectados, [aunque] investigaciones muy recientes demuestran que no sería tan grave. Sin embargo, en 1947 cuando confronta verdaderamente la inteligencia militar de Estados Unidos el hecho de que se había estrellado un objeto volador no identificado y que había cadáveres ahí, deciden que no es el momento [de divulgarlo]. Sobre todo en base a la experiencia de Orson Welles, quien el 30 de octubre de 1938 había presentado la radionovela La guerra de los mundos, que causó pánico.

Estados Unidos surgía como la gran nación de la Segunda Guerra Mundial, como la nación victoriosa, como la única dueña en ese momento de las bombas atómicas, de la energía nuclear, consideraron que no era necesario decirle a la gente, sobre todo cuando estos seres no habían manifestado peligrosidad. Uno de los primeros aspectos era determinar si el fenómeno era peligroso. Por ello se hizo el llamado Blue Book donde en 1966 se determinó que no era un fenómeno peligroso. Entonces a partir de ahí Estados Unidos baja este nivel de alerta, porque hasta 1966 se consideraba que cualquier persona relacionada al fenómeno era un enemigo del Estado porque se había decidido que esto era un tema de seguridad nacional, que esto era algo que no se debería manejar abiertamente. Por tanto en 1966 se mantiene el interés sólo por la tecnología extraterrestre. Hoy una persona que ve un OVNI, que saca un OVNI en la televisión no es perseguida. Ya no existen los Hombres de Negro, si existieron, fue una fuerza manejada por la inteligencia militar, por el llamado Majestic Twelve.

¿Cuál es la postura del gobierno mexicano ante la posibilidad de vida extraterrestre?
Con las autoridades del gobierno saliente no tuve ninguna oportunidad de conversación. Recordemos cómo ha cambiado la situación con el gobierno del PAN, recordemos la inseguridad que se ha vivido, recordemos el papel que ha jugado el ejército en los últimos años en la lucha contra el narcotráfico, por lo que llegar a solicitar información del fenómeno es absolutamente ridículo. El horno no ha estado para bollos. Yo espero que, con el ascenso del nuevo presidente, por razones que no puedo en este momento dar a conocer, habrá una mayor apertura de este tema. Así que estamos muy pendientes a que se retome esta posibilidad porque México se ha convertido en un país líder a nivel mundial en la difusión del fenómeno.

¿Cuál es su mayor preocupación en el tema del medio ambiente?
Cuando ves al cielo y comprendes que existe vida allá afuera, entonces te obligas a cuidar tu propio planeta. El ser humano se va a dar cuenta dentro de muy poco tiempo que sí se puede, que sí hay vida allá afuera y que se puede viajar a otros planetas, y entonces vamos a tener que aceptar que es muy probable que haya otros que ya estén aquí. Por eso más que nunca tenemos que cuidar al planeta, se vienen problemas enormes: diez mil millones de seres humanos en unos 20 años, la escasez de agua, el cambio climático. Pero sin duda el problema más grave es las extinción masiva de las especies, es un problema irreversible. Es urgente que los países de todo el mundo y la ONU reconozcan éste como el problema más grave, tenemos que evitar que se nos vaya de las manos.


En medio de árboles y del tupido jardín se yergue una torre. Dentro de ella hay un gran observatorio, perfectamente pensado para acostarse a mirar el cielo

¿Cuál es su opinión sobre el supuesto fin del mundo, es una realidad o una moda?
Siempre ha estado de moda el fin del mundo, hermano, siempre. El mundo no se va a acabar, no como nosotros lo prevemos, se puede acabar en cualquier momento. Llega un asteroide gigantesco, explota el Sol, viene una supernova, pero no ha ocurrido en muchos millones de años. La última extinción masiva se dio hace 70 millones de años, antes de eso hace 250 millones de años, hubo otra extinción hace unos diez mil años muy importante, hubo otra más hace unos dos millones y medio de años, pero el mundo nunca se acabó. De hecho el mundo sigue siendo el mismo en 4,500 millones de años. No lo vamos a ver ni tú ni yo, ni la gente que lee esta entrevista. El mundo no se va a destruir, el mundo se está muriendo y se está muriendo por nuestra culpa.

Si los mayas previeron que el mundo se iba a acabar, a lo mejor estaban en lo cierto, no de que se va a destruir o va a explotar este planeta, sino que se va a acabar su vida. Yo hago un llamado a las personas que les gusta investigar este tipo de teorías a que solamente acepten aquéllas que se pueden demostrar fehacientemente. Cuando empezamos a creer algo que no tiene fundamentos, después ya no vamos a saber lo que es verdad y lo que es mentira.

Sin embargo, en esa misma dirección puedo asegurar que estamos siendo visitados, que existe una presencia que no es de este mundo, que existe una intención de comunicación que se manifiesta de diferentes formas. No solamente las figuras en los campos de trigo, no solamente con los sonidos que llegan desde el cielo, sino también con señales en el cielo, grandes espirales que aparecen y que no han podido ser explicadas. Por tal motivo creo que existen las suficientes pruebas para creer que el fenómeno es verdadero. Y que con estos pasitos cortos pues hemos llegado en lo personal y profesional a poder demostrar que existen razones para creer que estamos ante la verdad. Repito, no lo crean todo, investíguenlo, pero cuando la evidencia les demuestre en la profundidad de su corazón y de su mente de que están ante un hecho real, acéptenlo.

[Estamos empezando] a considerar que muy pronto vamos a empezar una comunicación con otras inteligencias, que esto va a afectar toda nuestra realidad, la de nuestros hijos, nuestros nietos y que esta realidad puede ser extraordinaria, puede ser fantástica. Viajar con libertad a los planetas, llegar a otros mundos, cuidar la vida, investigar la vida, generar vida. Convertirte en asistente de Dios, esa es una posibilidad un sueño que tienen los humanos para el futuro. Cuando el dinero deje de ser lo importante, lo material deje de serlo, porque lo más importante va a ser el conocimiento, lo más importante va a ser la curiosidad, porque tus capacidades van a ser ilimitadas. Vas a poder hacer lo que quieras. La energía será ilimitada. Por tal motivo ese momento se aproxima y tenemos que empezar a evolucionar hacia ello, y tenemos que proteger a las especies y tenemos que evitar la extinción, ahorita es lo más importante: que no se nos vaya una especie más, ni una planta, ni un insecto, que no desaparezca nada. Recuperar este planeta y darle la vigencia que tenía, darle la vitalidad que alguna vez manifestó y que nosotros los seres humanos, como si fuéramos un virus o una bacteria hemos ido secando muy lentamente. Estoy convencido de que lo que estoy haciendo es trascendente y de que está ayudando a muchas personas a cambiar su mentalidad ante lo que va a ser el futuro.

¿Podría pasar algo en el universo que acabe con la Tierra?
El 23 de noviembre de 2011 se presentó una figura sorprendente en Hueypoxtla en el Estado de México. Esta figura la pudimos construir de manera artificial en una computadora dado que estaba semidestruida, y lo que encontramos fue algo que se demostraría algunos meses después. Se aproxima a la Tierra un asteroide de 50 metros que va a pasar a menos de 20 mil kilómetros de la Tierra, el 15 de febrero del 2013. Existe también el caso del asteroide 2004 MN4 APOFIS que va a acercarse a la Tierra el 13 de abril del 2029 y que va a regresar el mismo día, el 13 de abril del 2036 y posiblemente nos impacte. Pero ese caso está más a la distancia, consideramos que [lo que] apareció en Hueypoxtla es un mensaje que se refería a este acercamiento [al del 2013]. Este asteroide es muy peligroso porque se acerca dos veces a la Tierra cada año, una vez cada seis meses, y la aproximación del 2013 es muy cercana. Desafortunadamente este asteroide va a regresar en 2020 y en ese entonces podría hacer impacto. Estamos hablando de un asteroide de 50 metros de diámetro, suficientemente grande para causar enormes tsunamis o bien, si cae en tierra, podría causar un cambio climático debido a todas las partículas que se elevarían y podrían obstruir por algún tiempo la luz de sol. Es un mensaje que apareció en México y me parece una advertencia seria.

 

Ve la entrevista completa a Jaime Maussan en los próximos episodios de nuestra nueva serie de documentales, Miscelánea Mexicana, mientras: 

Miscelánea Mexicana: La Nueva Jerusalén

Comentar