©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      ELF, las fanáticas superpoderosas del K-pop

      November 9, 2012

      ¿Qué diablos es SuJu?

      Súper Junior (슈퍼주니어o SJ) es una boy band de Seúl, Corea del Sur, germinada al calor de un laboratorio de talentos, en 2005. Siendo adolescentes y educados en el rigor del canto, el baile y la actuación, trece jóvenes se emparentaron con los openning de los dorama [léase “drama” mal pronunciado que es como mucha gente llama a las teleseries], mientras lanzaban discos calando en el mercado local. No sería sino hasta 2011 y la aparición de sus singles “Sorry Sorry” y “Mr. Simple” que el fenómeno de SJ aterriza en el pop occidental. Acostumbrados a agotar las entradas de estadios en menos 15 minutos y a superar en votaciones online, encuestas y premios del público a Justin Bieber y Lady Gaga, se constituyen como la alternativa musical y sustentable del “pop raro” ante la incansable y glitter manufactura gringa.

      Es gracias al fervor y la insistencia de su público latino, las autodenominadas ELF (Ever Lasting Friends), una comunidad de fanáticas y algunos pocos fanáticos, que SJ aterrizó en la Quinta Vergara de la ciudad de Viña del Mar, Chile; la única sede del K-pop en nuestro continente. En ese sentido las ELF son una especie rara en fan club y community manager: grupos de adolescentes nativas de las redes sociales, quienes —armadas de Google Traductor y Twitter— son capaces de traer a quienes deseen a su región. Las ELF latinoamericanas cuentan con comunidades en Argentina, Perú, México, Guatemala, Colombia, Ecuador, Puerto Rico, Brasil, El Salvador, Nicaragua, Uruguay, Boliviay Honduras. Toda convocatoria de K-pop está llena. Es grito y plata, y ellas exigen tal y como invierten en fidelidad a su banda.

      Este fanatismo es un asunto serio, como serio fue también el cuidado con el que las productoras Noix y Bizarro trabajaron para hacer desembarcar al más importante festival de K-pop: MUSIC BANK (formato televisivo, de la cadena KBS). Al evento fueron invitadas las bandas: After School, MBLAQ, los instrumentales CNBLUE, las románticas Davichi y las “chicas hot” RaNia quienes se presentaron el pasado 2 de noviembre, junto a las estrellas indiscutidas del género, SuJu. Las ELF están conscientes de que este festival es de ellas y por eso están orgullosas: lograron traerlos a un país perdido entre cordillera y mar. No son soberbias, pero son muy autoconscientes, ellas la llevan, en fuerza y en cantidad superan a las otras fans del K-pop desperdigadas por la manada de ingreso al recinto. De hecho vienen con un tutorial ELF aprendido para comportarse durante el concierto.

       

      ELF a tiempo completo

      Muchas chicas de poleras azules, chapitas y cintas con brillos y luces, lucen rostros insolados y agotados. Los vendedores callejeros les han traído todo lo que puede ser estampado y plastificado: banderas, cintillos, muñequeras, calcetines, lápices, libretas, pines, llaveros, banderas, pósters… sin embargo, muy pocos se atreven a pronunciar a las bandas. Ellas se abrazan, gritan, se sacan fotos y descansan sentadas en la berma. La mayoría viene desde Santiago, como Carolina y sus amigas, quienes no han dormido nada pero la adrenalina no les permite parar.

      VICE:¿Cómo conociste a Súper Junior?
      Carolina: Los conocí por un dorama que se llamaba Full Househace cuatro años y medio. Después apareció Súper Junior Full House.Y apenas los conocí, me enamoré. Ahora los volvimos a conocer: con mis amigas, nos vinimos en bus desde Santiago, estuvimos en el aeropuerto, de 12am a 12pm. ¡Y los pudimos ver! [gritan al unísono, junto a sus amigas] ¡Síííííí! Yo estaba al lado de la van que los esperaba, al lado de la puerta. ¡Cuando salieron me saludaron! ¡Los vi a todos! Cuando cierran la van y empieza a andar, una niña se cruzó y casi la atropellan, entonces paró la van. Me doy vuelta y veo que está YeSun. Me mira y me saluda. Y me puse a llorar mucho ¡fue brígido!

      ¿Y después fueron al hotel?
      ¡Sí! Llegué a las nueve y media de la noche y estuvimos hasta la madrugada. Ahí grabamos, y justo los niños pasaron por la entrada del subterráneo y algunas fans se metieron por el estacionamiento. Yo no pude, estaba arriba y grabé todo. Pero unas fans llegaron y los manosearon enteros, les tiraron el chaleco… ellos no están acostumbrados a eso. Los niños salían desesperados. Después se asomaban, se reían y se iban. Después estuvimos harto rato en la playa, cantándoles, esperando que aparecieran y como que solo uno salió a saludar. No nos hemos podido sacar fotos con ellos, eso sí, porque están demasiado resguardados, incluso la prensa coreana no se les puede acercar.

      ¿Perteneces a algún grupo de baile o algo?
      Bailo. Estoy en un grupo, pero aún no debutamos, se llama Súper Kiss. Imitamos a varios grupos, una mezcla. Yo siempre quise ser bailarina, estudié 12 años ballet, estudié danza árabe y todas esas cosas, pero cuando los conocí a ellos y vi sus bailes, me enamoré de todo. A mis papás les encanta que baile y esté en esto, porque ellos ven todos los doramas conmigo y les gustan las series. Mi mamá los ama, ama a SiWon, ¡lo ama! De hecho, lo quería venir a ver y se puso triste porque no pudo, es caro. Pero, por otro lado, igual dicen “tienes que estudiar”. Estoy en cuarto año de universidad y estudio Ingeniería Civil Industrial, pero también estudio traducción al japonés en un instituto en la semana y los fines de semana, estudiamos coreano con mis amigas. Entonces, como que esto igual te quita tiempo… tienes que ensayar, ver lo que los niños hacen, los videos, estudiar… no sé… no tengo tiempo para nada más.

      ¿Y cómo pagaste la entrada?
      Ah, es que yo también trabajo los fines de semana y tenía ahorrado algo, porque vendo alfajores y dulces… así me pago algunas cosas. De hecho, para venir, tuve que dejar de pagar el instituto, debo tres meses y también le debo plata a mis papás. Yo voy a VIP, ¡Décima fila! Mis amigas van a Golden, no pudimos estar juntas, porque nos enteramos de un día para otro. A mí me contaron cuando estaba en clases, me llamaron por teléfono. Me llama una amiga y me dice: “Afírmate, Caro. Viene CNBLUE”, “¡Chucha!” dije yo. Viene MBLAQ, ¡ay, no me va a dar algo! sentí. "Siéntate bien porque ¡¡¡Viene Súper Junior!!!" Lancé el medio grito y me puse a llorar. Toda la gente que pasaba afuera de la sala, me miraba raro. Después llamé a otra amiga que estaba en la clase y no me contestaba. Después salió enojada y me retó: “¿Qué te pasa hueona, para qué me estai llamando?” Y le digo: “Viene Súper Junior” y gritamos… nos pusimos a llorar como locas y ahí ya no pescamos más las clases. Es algo mágico lo que me pasa con ellos, encuentro yo. Ellos son unos malditos extraterrestres que tienen poder sobre uno… porque es increíble: uno puede estar muy triste, pero los escuchas, los ves y te suben el animo al tiro. Igual, por el hecho de ser ELF, dicen que somos otakus y que ellos son gay. Dicen Ah, sí, tus chinos gay” y yo los paro: “Primero, no son chinos y segundo, no son gay”. Lo que pasa es que los hombres los encuentran tan lindos que ellos se sienten gay, les gustan. Les tiran mala onda, porque ellos de alguna forma se sienten mal al encontrarlos bonitos. Lo que pasa es que el prototipo de hombre acá en Chile es muy distinto al de Corea, acá los hombres tienen que ser machos, rudos, grandes, sucios, con barba, hediondos… con una mentalidad y cuerpos distintos. Las tres Elf asienten.

       

      ELF oficial

      Eduardo Moya, mejor conocido como “Min” es el doble oficial de SiWon. En 2010, él junto a 15 chicos conformaron la banda tributo de SuJu: Los BLUE BOYS. Estos años han hecho carrera presentándose a lo largo de todo el país y juntando invitaciones al extranjero. Para ellos, SuJu no es una moda, es un trabajo; tienen manager, su propio docu-reality de TV, aparecen en programas de horario prime, son punto fijo para los programas juveniles de media tarde e incluso han sido reconocidos en Corea, acaparando prensa radial como televisiva.

      VICE: ¿Qué sientes a minutos de estar frente a SuJu?
      Min: ¿La verdad? ¡Wuaaaaa! Porque saber que estamos a tan poco de estar frente a ellos, como que me entra el nervio, el pánico, no sé cómo voy a reaccionar ante tanta felicidad. Y más encima, sigo aquí parado esperando a mis amigos no más, para que se organicen y podamos entrar todos juntos.

      ¿Alguien se comunicó con ustedes para que los pudiesen conocer?
      La verdad no sé mucho, porque no soy el que maneja esa info, pero creo que sí nos buscaron. De hecho, los mismos SuJu se acuerdan de nosotros: ShinDong vió a Shippo, su doble, y a uno de nuestros integrantes y le dijo “¡Ah! ¡Tú eres uno de los Blue Boys!” Y es que el Shippo fue hasta a Corea a conocerlos: los vio, les sacó fotos, las hizo casi todas. Ellos estaban felices y nosotros también lo estamos, porque nos reconocen: saben que existimos. Como Blue Boys llevamos cuatro años y como fans unos cinco o seis. Ahora tenerlos acá es demasiado, ¡imagínate el ir a buscarlos al aeropuerto! Hemos puesto mucha pasión, hemos estado pendientes de todo lo que hacen, dicen. Los hemos seguido siempre, hemos sido constantes. Es mucho el trabajo que realizamos para que la gente los conociera. Esa fue siempre nuestra meta: hacer de su música algo masivo. Si esto que está lleno —de alguna forma—, nosotros también lo hicimos, mostrando los bailes y las canciones en la tele, en presentaciones y esas cosas. Hemos tenido que dar el ejemplo a las niñas —tenemos muchas fans—, porque de hecho, las mamás nos dicen: “mi hija está subiendo las notas porque quieren venirlos a ver”. Nunca pensamos ser tan conocidos… si nosotros bailábamos en una placita como dos veces o tres veces a la semana, después de clase. Pero el esfuerzo es recompensado: siempre ensayamos. Incluso cuando llueve nos ponemos bajo un techo y frente a algún vidrio bailamos. Somos muy callejeros: donde nos reflejemos, bailamos.

       

      ELF Familiar

      Belén (14) y su madre, Daniela (31), con más de 22 horas de viaje en el cuerpo por su recorrido desde Córdoba, esperan el turno de ingresar a la Quinta Vergara.

      VICE: ¿Desde hace cuánto han preparando este viaje?
      Belén:Hace como un mes… apenas nos enteramos empezamos a buscar cosas, a ver si podíamos venir y se dio que sí.  Las ELF de Chile nos confirmaron…
      Daniela:Y cuando se confirmó lo primero que me dijo fue “Mami me llevás para allá… si no me llevás ahora que están Chile, ¿cuándo va a ser?" Y qué le vamos a hacer, a mí me gusta la música coreana, si no fuera así, no estaríamos acá. Yo la apoyo y me gusta que le guste algo y no ande cambiando.
      B: Ay y sí, y que mi mamá me acompañe… Ay no ¡estoy feliz! ¡Estoy re-emocionada! De hecho, cambiamos el viaje a Disney y la celebración de los 15. Sí, y no fue difícil tomar esa decisión ¡Para nada!

      ¿Hace cuánto tiempo conocen a SuJu?
      B: Desde principio de año que los conocemos. Pero no, fanatizamos mal y en un mes ya nos sabíamos todo: la vida de ellos, las canciones, los bailes. Es todo muy lindo, el K-pop (léase kipop, en este caso) es muy lindo en general. Y bueno, yo conocí a SuJu por mi mamá…

      ¿Cómo?
      D: Y sí, yo escuché la canción “Mr. Simple” en la radio y me gustó… y le digo “Belén, mirá, escuchá esta canción está re-linda” y ahí empezamos a buscar información de ellos.
      B: Así nosotras empezamos a tomar clases de coreano por ellos, y ya llevamos tres meses. Aún no entendemos tanto las letras sí, pero sabemos los saludos, para decirles que somos de Argentina y decir, cómo nos llamamos y todo eso… las preguntas básicas también. Nuestra profesora de coreano, cuando va a Buenos Aires, nos hace comida típica y, de vez en cuando, las ELF se juntan para ir a restaurantes coreanos y vamos.

      ¿Es difícil ser ELF?
      B: Sí y no. O sea sufrí bullying en el colegio. Al principio, les decían “chinos” y en facebook subían cosas en su contra, para que con mis amigas lo miráramos y nos sintiéramos mal. Les ponían “Ay, que chinos feos” y todo eso. Al principio nos atacaban mucho, después lo dejamos pasar y se calmó. Tratamos de hacer oídos sordos.
      D: Y yo pienso que si esos chicos no quieren que nadie juzgue el estilo musical de ellos, no debieran juzgar a los demás. Parece que ante todo lo nuevo hay un temor, ¿viste?
      B: Pero nosotras seguimos. Vivimos la 24 horas del día en la computadora, pensando en ellos…. Todo el día en ellos. Hay una frase de las ELF que dice: “No los seguí desde el principio, pero los voy a seguir hasta el final”. Y ese es el lema.
      D: Y ella ve doramas todo el tiempo y nos fijamos en la vestimenta, sus cortes del pelo y su propuesta estética… de hecho, ella tenía el pelo hasta el hombro y un día me vino: “Mami, me quiero cortar el pelo” y bueno, yo la dejo.

       

      Sigue a Andrea y a Paloma en twitter:

      @andreiii

      @paloma_palomino

      -

      Temas: kpop, corea, Chile, fanaticas, suju

      Comentarios