¿TIENES MÁS DE 18?

Los metomentodos, los leguleyos y (probablemente) tu madre consideran inmoral esto que quieres ver, así que hemos de asegurarnos de que eres mayor de edad antes de dejarte entrar.

No

Atrapado en un cuarto de hotel con el abuelo del porno gay

Por Joshua Haddow


Peter de Rome; Londres, 2012

Durante finales de los sesenta y setentas, Peter de Rome hizo más de cien películas, principalmente como una forma de divertirse. En ellas aparecían hombres (él incluido) masturbándose, haciendo el amor, mamando, cogiendo y, en general, pasándola bien. La gente empezó a prestarle atención a las películas de Peter en 1973, cuando su producción Hot Pants ganó un premio en el Festival de Cine Wet Dream en Ámsterdam, y desde entonces la belleza cinemática de sus películas ha sido celebrada por aquellos que pueden apreciar la composición e iluminación de las escenas porno mientras se la jalan.

Todo esto le ha valido a Peter el apodo "Abuelo del Porno Gay". A este hombre de 87 años, esto le parece "realmente agradable", y su amigo Ethan Reid acaba de hacer una película sobre su vida y trabajo, para ayudar a Peter a celebrar el alto estima que la comunidad del arte porno tiene por él. La película se llama Fragments: The Incomplete Films of Peter de Rome (Fragmentos: Las Películas Incompletas de Peter de Rome) y salió el pasado 19 de mayo.


Video de Fragments.

Fui a ver a Peter para preguntarle sobre esto, y otra serie de cosas interesantes. Nos vimos en una habitación del Covent Garden. Noté que la chapa de la puerta estaba rota. Peter me dijo que había "bebido mucho vino" la noche anterior y de alguna forma la habíra terminado rompiendo. Es un hombre increíblemente amable. He aquí una lista de las cosas que discutimos y que no fueron suficientemente interesantes para quedar en la entrevista:

- Apareció en Breakfast at Tiffany's porque trabajaba en el mostrador en ese momento.

- Filmó lo que quizá haya sido la última aparición en pantalla (en una película porno) de Greta Garbo.

- Se la pasó muy bien en Fire Island en los sesenta.

- Dos de sus más grandes fans eran William S. Burroughs y Sir John Gielgud (este último escribió un guión para Peter de una película porno llamada Trouser Bar).

VICE: ¿...y después empujaste el auto del güey con Greta Garbo? Suena increíble. Entonces, empecemos por el principio. Peter, ¿cómo empezaste a hacer películas?

Peter: Compré una cámara cuando fui al sur a trabajar por los derechos civiles en 1963. Pensé que la usaría para eso, pero la empecé a usar para un estudio privado, grababa a hombres que me parecían interesantes, lo que me llevó a experimentar con desnudos. Eran películas artísticas.

¿Esto fue mientras trabajabas para el movimiento por los derechos civiles?
Entré al teatro Free Southern. Traían el drama a todo el sur. Hicimos todas estas obras con el rostro pintado de blanco. Incluso hicimos Esperando a Godot con rostros pintados de blanco.

¿Hombres negros pintados de blanco?
Habría sido muy confuso tener a hombres blancos y negros en una obra tan graciosa y extraña. Así que dijeron: "Nada de negros, háganlos blancos”.

Tus películas han sido descritas como, parte ayuda para masturbarse, parte película de arte. ¿Cuál fue tu motivación cuando empezaste, qué querías hacer?

Pensé: "¿Qué es lo que una persona puede hacer, pero los intereses comerciales no?" De alguna forma quería tener personas desnudas en cinta. Así que me grabé desnudo, masturbándome o lo que fuera, y guardé esa película con otra. Las envié a Kodak y por suerte regresaron.

¿Kodak perdía tus películas con frecuencia?
Perdí algunas. Decidieron no publicar una película porque contenía material que no podían enviar a otros estados. 

¿En esa época había mucha pornografía?
No, para nada.

¿No había un marco de referencia?
No, no había visto nada de pornografía de hombres, ni heterosexual para tal caso. Supongo que Deep Throat fue el parteaguas, pero me pareció un pedazo de M-I-E-R-D-A.


De la película de Peter Double Exposure.

Tus películas no me parecen exhibicionistas, más bien se sienten personales. Sin embargo se las ponías a tus amigos en las fiestas. ¿Por qué?
Oh, sólo por diversión. Por lo general ellos me decían: "¿Podemos ver tu fotografía?" porque había muchas copias dando vueltas por ahí. A veces eran dos o tres personas, y a veces eran 20 o 30, según la situación.



Peter guarda sus recortes de prensa bien ordenados en unas carpetas.

Una película que se me quedó grabada fue Underground, en la que el hippie y el hombre de negocios cogen en el metro. ¿Qué inspiró esa película?

Es algo que me sucedió a mí, y que le sucede a muchas personas que usan el metro. Cuando hay mucha gente, pasan todo tipo de cosas. Tuve muchos encuentros en el metro. Nunca se concretó nada, sólo era un poco de manoseo y supongo que alguna vez me llevé a alguien a casa, pero no pasaba mucho. La idea era ver que tan lejos podíamos llegar.

Si es una fantasía, ¿de quién es? ¿Del hippie o del hombre de negocios?
Ambos, creo.

¿Y el hippie es la parte dominante?
Sí, definitivamente.

Es muy loco ver como la gente en el tren se voltea o te ignora mientras filmas la primera escena de una película pornográfica. ¿Cómo fue filmar eso?

Cuando el hippie se sube al tren es de día, la hora pico en la mañana o algo así; y teníamos a dos tipos con cámaras, grabando. Los neoyorquinos no están interesados. Para cuando llegamos al final, estábamos grabando la parte sexual en la noche y en la madrugada.

¿Había alguien más en el tren mientras cogían?
¿Viste a ese hombre?

El güey en la esquina, creí que estaba en otro vagón y lo habían cortado para que pareciera que estaba ahí.

No, estaba en el mismo vagón y estuvo presente todo el tiempo, y nunca se despertó. Me encantó usarlo. Justo al final, cuando este tipo se tambalea saliendo del tren y recoge el periódico, dice: "¿Acaso no tienen decencia?" Fue muy gracioso.

¿Cuánto tiempo les llevó grabarla?
Una noche, la toma en la mañana cuando hay mucha gente, y después la grabación en la noche fue puro sexo. Durante la noche estábamos esperando trenes, estábamos en la calle, los policías de tránsito llegaron y nos dijeron: "Ya los habíamos visto, ¿qué están haciendo?" y les dijimos: "Nos perdimos, nos subimos a un F". El sexo fue en el F en dirección a Queens [risas].

¿Quiénes eran los actores en Underground?
Los dos chicos venían de Boston. En Jackson Park le dije a mi productor: "¿No sería gracioso hacer una historia con ellos en el tren?" Y me dijo: "Yo me apunto, ¿pero a quien vamos a conseguir?" Los dos tipos estaban escuchando y nos dijeron: "Qué buena idea, hagámoslo".

¿Audicionabas a personas de tus propios círculos sociales con frecuencia?

A veces. Principalmente aquellos con quienes tenía encuentros casuales. Hay una película llamada Movers in the Rear (creo que no la has visto), sobre un hombre que está buscando una oficina y mientras recorre todos estos edificios ve a todos estos repartidores. Su cabeza va de un lado a otro mientras mira a estos chicos hermosos. Así que consigue esta oficina y les habla por teléfono, y uno por uno empiezan a llegar. Un repartidor llega y empiezan a coger, y después otro, y otro, y pronto hay una fila de hombres afuera de su oficina, todos esperando para entrar.



Un video de Fragments.

Jajaja. Parece como si cada una de tus películas tuviera un tema, como si hubiera un distintivo visual o un motivo. Me pregunto, con la película Violation, ¿cómo terminaste usando el letrero del parquímetro de "violación" con el güey de la película que está recargado sobre él?

Era un pimp en la tercera avenida, cerca de donde yo vivía. Era conocida como "la cuadra de los pimps", así que pasaba por ahí todos los días y lo veía. No pensé en la parte de la violación, pero lo vi y pensé: "Oye, es lindo", así que me le acerqué y le pregunté: "¿Te gustaría hacer una película?" y dijo que sí.

Es una película muy corta, no te da tiempo de aburrirte con ella.

Fui muy feliz cuando Kodak me la devolvió. Fue una de las primeras, y eso me empujó a hacer unas más largas, de diez a doce minutos. La mayoría de mis películas duraban eso, lo cual me parece el tiempo adecuado para una película porno, en especial si es un solo.

Me parece que en Fragments también dices que es el tiempo adecuado para masturbarse. ¿Alguna vez consideraste incluir diálogo en tus películas, en lugar de música?

Me habría encantado pero no podía. Era algo que disfrutaba mucho, encontrar la música indicada. Tengo una gran colección de LPs. Cuando enseñaba las películas cargaba con mi proyector y con mi reproductor.

¿Vuelves a ver tus películas?
No.

¿Cómo fue volverlas a ver mientras trabajabas en Fragments?

Fue interesante, pero técnicamente me preocupo por cosas como la iluminación y demás.

¿Fue nostálgico recordar esa época? Por tus películas, parece que fue una época divertida.

En ese entonces era una locura, era muy salvaje. Había un lugar en Nueva York llamado The Trucks por el Río Hudson en el West Side, y la gente iba ahí en las noches y se metía a estos camiones vacíos a tener mucho sexo. Era genial. Recuerdo que una vez fui a echar un vistazo, pero no quería nada para mí. Vi a un hombre negro en una escuela cerrando las ventanas, y me pareció que estaba muy lindo. Era el hombre más apuesto, el conserje negro del día y pensé: "¿Cuándo sales de trabajar?" así que regresé por él y me lo llevé a casa. Todavía somos amigos, ahora está casado y es abuelo, pero pasamos un buen rato juntos.

¿Qué te hizo dejar de hacer películas?

El SIDA. En 1980 todo se detuvo.

Supogno que tus películas ofrecen una vistazo nostálgico de una época antes del SIDA, parece tan inocente.

Sí, tan inocente, todo cambió. Fue gradual, no fue repentino. Al principio la gente comenzó a tener amibas. Yo no cedía, no me gustaba que me penetraran durante el coito, siempre me ha gustado ser el de arriba y que mi pareja fuera quien chupara. Pero eso es considerado muy simplista, muy elemental, todos querían ir más allá. Después empezaron a decir que era el cáncer de los homosexuales y cosas como: "¿Qué es eso, qué le pasa?" Pero no nos dimos cuenta que había una revolución en nuestras manos, y después todos se empezaron a morir y fue horrible, y entre más pasaba y más amigos perdía, pensaba: "¿Dios mío, qué está pasando?" Simplemente dejó de gustarme, ya no era divertido.

¿Sientes una conexión con las generaciones de homosexuales que nacieron después de eso?

Sí, ha sido una época horrible; he perdido a 25 amigos de esa forma. Destruyó todo, pero, no sé, ha pasado mucho tiempo, al menos 30 años. He escuchado de mucha gente que hay algunos que lo están haciendo sin protección, pero eso es una locura, ¿sabes? Ahora tienen un nombre para ello; lo llaman "bareback".

En Fragments se dice que tus películas han sido consideradas como algo culturalmente importante para el movimiento por los derechos de los homosexuales.

Nunca lo habría pensado, la verdad dudo mucho que hicieran alguna diferencia.


Peter afuera del cine en el que alguna vez se proyectaron sus películas.

Lee Black Childers, el fotógrafo, dice en Fragments que "Fue una época increíble para ser gay, porque caminar por la calle era ilegal y eso en si era emocionante". ¿Estás de acuerdo con esto?

Creo que no estoy de acuerdo, en ningún sentido. No creo que caminar por la calle... no, para nada. La escena homosexual ha cambiado considerablemente, ahora le pintan dos dedos a millones de personas. Ya no les da vergüenza ni se sienten culpables. Pero yo realmente no soy parte de eso. Nunca he ido a una manifestación de homosexuales. Admito que he visto desfiles de homosexuales y demás, y los he disfrutado, pero nunca he sido parte de una manifestación.

¿Tenías o tienes sentimientos fuertes por la persecución de los homosexuales?

Sí, me entrevistaron para el Reporte Wolfenden antes de subir al escenario. Creo y siento que debemos ser aceptados. Esa fue la única vez que he participado en el movimiento.

¿Alguna vez te has sentido atacado?

No, nunca, nunca.

Es bueno escucharlo. Aunque, dado lo conflictivo que sigue siendo el tema hasta la fecha en el ejército, me sorprende que no hayas tenido problemas mientras estuviste en la fuerza área durante la Segunda Guerra Mundial.

No, estaba muy ocupado. Supongo que como era soltero, sólo tenía que pensar en mí y no en alguien a quien estuviera dejando atrás. Sentía que mi servicio era una oportunidad de pasar un buen rato. Pensaba: "Al carajo, simplemente me voy a divertir", y lo hice. Fui a Normandía, Bélgica y París, donde estaba en contacto con los americanos para el cruce del Rin al final de la guerra, y la pasé increíble. Conocí a un estadunidense y tuve un romance maravilloso con él, y nada más. Después de la guerra teníamos que encontrar nuestro propio entretenimiento, así que me iba corriendo con esa unidad y nos íbamos al norte de Alemania y teníamos encuentros casuales y nos divertíamos mucho.

No sé cómo decir esto sin sonar como un psicópata, pero pareces un hombre muy, muy tranquilo. Y tus películas, en especial las que abordan lo cotidiano como Green ThoughtsDaydreams of a Crosstown Bus, tienen algo muy tranquilizador, pero estimulante a la vez.

Creo que son muy personales y me gusta que así sean, porque no son como las de los demás. Sean lo que sean, una parte es accidental, porque es parte de mí. Creo que nunca he tenido sentimientos fuertes sobre el sexo. No soy muy filosófico al respecto. La película que más influyó en mí fue Un Chant D'Amour [Una canción de amor]. Se hizo en 1950 y es sobre prisioneros y sus fantasías, y ves a un prisionero en una celda y después a otro, y ves por lo que atraviesan. Es una pequeña y maravillosa película de porno gay. Ninguna escena sexual. Creo que esa película influyó en mí más que cualquier otra cosa, y Cousteau, sus obras y en particular la forma en la que las grababa; soy un gran admirador... Oh, hola.

[Dos hombres de mantenimiento tocaron la puerta y entraron, venían a arreglar la chapa].

Fragments: The Incomplete Films of Peter de Rome se proyectó por primera vez el 17 de mayo. Puedes comprar el  DVD aquí.

Sigue a Josh en Twitter: @joshuahaddow

Comentar