Qué significa la destitución de Morsi para el futuro del Black Bloc en Egipto

Por Pilar Cebrián

El Black Bloc en Egipto se une a las celebraciones por la salida de Mohamed Morsi. Niegan que se trate de un golpe de estado militar, lo que denominan como un “golpe público” promovido por el pueblo. Su inquietud ahora cierne sobre los antiguos oficiales del ejército, próximos a Mubarak, que continúan presentes en la nueva transición. Ante la reciente ola de enfrentamientos, exigen al ejército que detenga el descontrolado ataque de los sectores islamistas y les obligue a asumir la instauración del futuro gobierno.

VICE: ¿Cuál fue el papel del Black Bloc en la Revolución del 30 de junio?
Nosotros no declaramos unirnos a la protesta como grupo. Simplemente acudimos a proteger a las mujeres, como hemos hecho en manifestaciones anteriores, y preparamos pancartas para la marcha. No organizamos ninguna acción porque esa no era la finalidad de la protesta. Si hubiéramos atacado algún edificio habríamos estropeado los fines de la revolución.

¿Cómo ha recibido el Black Bloc la salida forzada de Morsi?
Nuestra posición con respecto a las fuerzas armadas es escéptica. Nos sentimos satisfechos después de que el general Abdel Fatah el Sisi haya expulsado a los Hermanos Musulmanes del gobierno, pero es pronto para cantar victoria. Ahora en Egipto es común escuchar cantos a favor de la unión entre el pueblo y el ejército, pero todavía quedan demandas por cumplir. Queremos un gobierno formado por diferentes fuerzas políticas y distintas personalidades. En cualquier caso, no se trata de un golpe de estado militar, como se ha dicho en algunos medios, sino de un golpe público. Un golpe impulsado por el grupo Rebel (Tamarod), quien consiguió el apoyo de más de 22 millones de egipcios, que firmaron la petición para echar a Morsi del ejecutivo. El 30 de junio tuvo lugar la manifestación más numerosa en la historia de Egipto. Y fue después, cuando las fuerzas armadas hicieron efectivos los deseos del pueblo.

¿Confiáis en las intenciones del ejército?
El Black Bloc siempre ha estado en contra de las fuerzas armadas porque ha desempeñado un papel muy importante en masacres como la de Maspiro, en Abbasiya, la de Mohamed Mahmud… Nos preocupa la presencia de los antiguos líderes de la Junta Militar, como Mandoh Shahin, y que están participando en la hoja de ruta tras la salida de Morsi. Queremos darles tiempo para que tomen acciones contra el general Tantawi y contra todos los que participaron en los crímenes cometidos contra manifestantes. Exigimos que se celebren juicios por la revolución.

Una vez derrocado Mohamed Morsi, ¿se han cumplido los objetivos del Black Bloc?
Nuestro deseo principal se ha conseguido, pero seguiremos luchando por nuestros fines referentes a la revolución. Se ha cumplido uno de nuestros objetivos políticos, echar a los Hermanos Musulmanes del poder, pero también el ejército debe frenar los ataques islamistas en las calles. Deben obligarles a aceptar el cambio de gobierno. Además, creemos que todos los responsables de los asesinatos en los días del levantamiento en 2011 deben ir a prisión y exigimos, también, juicios revolucionarios.

¿Qué hoja de ruta cree el Black Bloc que es la adecuada?
De momento compartimos el plan del ejército, que es crear una nueva constitución, convocar elecciones parlamentarias y, después, elecciones presidenciales. Este fue el mismo proceso que se siguió tras la Revolución de 2011.
Respecto al nombramiento de Mohamed Al Baradei como primer ministro, consideramos que es el más honrado de los principales candidatos, pero no nos fiamos de nadie al 100%. La parte positiva de Al Baradei en que apuesta por las nuevas generaciones, y eso es justo lo que Egipto necesita, limpiar de antiguos mandatarios las instituciones.

Tras los recientes enfrentamientos con los sectores islamistas, ¿consideráis una amenaza la radicalización de ambos bandos?
Durante los últimos días se habla mucho de la posibilidad del estallido de una guerra civil… Supondría un problema el hecho de que estos grupos puedan estar armados, pero nosotros también tenemos acceso a armamento. Sin embargo, si estos enfrentamientos duran muchos días, la situación podría descontrolarse. La cuestión es que cada vez hay más muertos en ambos bandos, y esto puede originar peleas durante los funerales.

En cualquier caso, si surgiera un conflicto armado, es dudoso el papel que desempeñaría el ejército. Depende mucho de las directrices que marca EEUU, por lo que probablemente quedaría al margen.

¿Tiene el Black Bloc algún tipo de comunicación con el ejército?
La comunicación con las fuerzas armadas es indirecta. Todos tenemos familiares en altos cargos, por eso sabemos que el ejército lleva meses preparando la salida de Morsi. No querían ejecutar un golpe de estado militar, por lo que esperaron al 30 de junio para intervenir en la política. Algunos líderes del ejército se comunicaron con el grupo Rebel (Tamarod) para comprobar la afluencia de gente que tendría la manifestación.

¿El Black Bloc abandonará la acción en la calle?
Nuestra intención es dar un plazo para que los militares restablezcan el orden antes del Ramadán (hoy 9 de julio de 2013). Queremos que controlen los ataques de grupos afines a los Hermanos Musulmanes. Aunque todo indica que éste será un Ramadán diferente, algo agitado. Los sectores islamistas aseguran que continuarán concentrados en la mezquita de Rabaa al-Adawiya en Ciudad Nasser durante todo el Ramadán, lo que supone cierta provocación. Musulmanes de distintos bandos coincidirán durante el rezo en la mezquita, lo que podría producir enfrentamientos. Es deber del ejército obligarles a asumir el nuevo gobierno, sino, volveremos a las calles.

 

Sigue a Pilar en Twitter: @PilarCebrian

 

Más sobre el Bloque Negro egipcio:

"Todo lo que sabemos lo hemos aprendido de internet"

El Bloque Negro de Egipto no quiere ser tu amigo

 

Comentar