©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      La policía griega ha podido por fin estrenar sus nuevos cañones de agua

      November 15, 2012

      Una vez más, la tan común fotografía de griegos dándose de hostias con otros griegos apareció en las noticias hace unos días debido a que montones de manifestantes se enfrascaron en una revuelta contra la policía en Atenas. Cien mil manifestantes se embutieron en la plaza Syntagma el segundo día de la huelga de 48h, coincidiendo con unas votaciones del gobierno sobre los próximos recortes presupuestarios valorados en 13 mil millones de euros.

      Los recortes son necesarios para que Grecia reciba su próxima ronda de auxilio financiero, un total de 31 mil millones concedidos por la entidad crediticia troika (FMI, BCE, UE). Parece ser que la troika ni siquiera tiene que entregar el dinero puesto que al FMI no se le permite prestar dinero a países con deudas insostenibles. Países como Grecia, obviamente.

      La plaza Syntagma está justo delante del Parlamento y, así como la resistencia anti recortes de fuera del edificio, los trabajadores, que se encontraban dentro y reciben salarios especiales en comparación con el resto de trabajadores, irrumpieron en la cámara y detuvieron las votaciones.

      Fuera, la lluvia amenazaba con empapar a todos los manifestantes, pero eso no disuadió a los más comprometidos, que después de una confrontación con la policía empezaron a lanzar cócteles molotov y piedras a los policías que protegían las puertas del Parlamento. La policía reaccionó inmediatamente con una lluvia de gas lacrimógeno y granadas aturdidoras, que disparaban contra las masas que se componían en su mayoría de manifestantes pacíficos. Claramente esa brutalidad no fue suficiente para la policía, que aprovechó para utilizar sus nuevos cañones de agua por primera vez, demostrando lo en serio se toman estas manifestaciones.

      Las batallas rugieron durante horas mientras los miembros del Parlamento votaban, pero al final la lluvia tomó el mando y la mayoría de manifestantes abandonó la plaza y las escaramuzas cesaron. Los votos se aprobaron, pero el gobierno tenía las de perder pasara lo que pasase: organizar unas votaciones iba a significar una crisis en el orden social y más disturbios, pero negarlas hubiese causado la bancarrota del país a final de mes.

      A pesar de los cañones, este desorden no es, ni está cerca de ser, lo peor que Atenas ha vivido. ¿Es eso señal de que la resistencia está ganando? ¿O solo es la calma antes de la tempestad que verá a ambos bandos enfrentados en la peor escaramuza que se haya visto jamás? Solo el tiempo lo dirá, pero puesto que hay otra huelga el mes que viene y que se acerca el aniversario del fin de la Revuelta de la Politécnica de Atenas, creo que no tardaremos mucho en averiguarlo.

      Fotos de Nikolas Georgiou, Síguelo en Twitter (@mpodil) y descubre el resto de su trabajo aquí

      Más revueltas en Grecia:

      Teenage Riot: Atenas

      En Grecia sube Amanecer Dorado

      Anarquía ateniense

      -

      Temas: Atenas, grecia, cañones de agua, manifestacion

      Comentarios