FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Así sería la nueva infraestructura para bicicletas en Colombia

Conocimos en exclusiva los diseños en los que deberían basarse las nuevas ciclorrutas y cicloparqueaderos de todo Colombia.
17.2.16

Por salud, facilidad, conciencia ambiental o por pura moda los colombianos estamos usando cada vez más la bicicleta. Todo muy lindo hasta ahí. Pero con las nuevas soluciones llegan nuevos problemas. Estos van desde dónde parquear todas esas bicicletas hasta cómo hacer para que pedalear por las ciudades colombianas sea seguro y agradable en lugar de una experiencia cercana a la muerte.

Por eso es que el Ministerio de Transporte contrató a la ONG Despacio y la empresa española Gea21 para elaborar una guía de cicloinfraestructura de la que todos los alcaldes del país podrán echar mano a la hora de diseñar sus vías, parqueaderos y señales para bicicletas. La guía completa será presentada el próximo mes de marzo, pero aquí les traemos algunos adelantos que hemos conocido en exclusiva.

Las nuevas Ciclorrutas

Una de los primeros problemas que apunta a solucionar esta guía es de lenguaje: ciclovía, ciclorruta, ciclopista o ciclocarril son términos que se intercambian a menudo y significan cosas distintas según la región o la ciudad de la que se esté hablando.

Así debería verse una Ciclorruta de un sentido según la nueva guía de cicloinfraestructura./ Todas las Imagenes cortesía de Despacio.

En adelante se llamaran ciclorrutas las vías en las que la bicicletas viajan separadas físicamente de otros vehículos y también de los peatones. Estas ciclorrutas pueden ser bidireccionales, como la que existe desde hace varios años en la carrera 19 entre calles 100 y 127 y la que se ha puesto a funcionar recientemente por el carril central de la carrera 11 entre calles 82 y 100. O pueden ser unidireccionales, como las que existen en la calle 106 entre autopista y carrera 19 y que, según la guía, son las más seguras y rápidas para los ciclistas. En adelante, las ciclorrutas serán el tipo de vía recomendada para lugares en los que el flujo motorizado supere los 18.000 vehículos por hora o en el que la velocidad promedio de estos sea superior a los 60 km/h.

Y así la de doble sentido.

Ciclobandas es el nombre con el que la guía denomina una franja de espacio designada para el uso de bicicletas que esta demarcada visualmente pero no físicamente, como la franja que funcionó durante un tiempo por la carrera 24 a la altura del Parkway o la que funciona en la actualidad en la carrera 50 entre calles 100 y 108. Este tipo de infraestructura será recomendada para vías en los que el flujo motorizado esté entre 10.000 y 15.000 vehículos por hora o en las que la velocidad promedio esté entre 40 y 60 km/h. Otra de las cosas que anota la guía es que, salvo contadas excepciones, en adelante se tratará de evitar que peatones y ciclistas compartan espacios que no estén separados físicamente, como lo que sucede hoy en día en la carrera 11 entre calles 82 y 64.

A esto se refiere la guía con una ciclobanda de un sentido.

La nueva guía también sugiere las medidas para ciclobandas y ciclorutas. Para las que sean de un solo sentido el ancho deberá estar entre los 1.60 y los 2.00 metros. Para las doble sentido se recomienda un ancho de entre 2.20 y 2.60 metros.

El Ciclocarril preferencial.

Por último viene el carril ciclopreferente, como el existe hoy en día en la calle 106, entre la carrera 19 y la carrera Séptima. Este se usa en vías de varios carriles en las que uno de ellos, usualmente el de la derecha, se designa como prioritario para bicicletas. En este carril la velocidad máxima debe ser de 30 km/h, las bicicletas tienen derecho a ocupar todo el carril y, en lugar de encenderlos a pito, los vehículos motorizados deberán adaptar su velocidad a la del ciclista hasta que puedan adelantarlo de forma segura. Será el tipo de solución recomendada para vías con flujos que no superen los 10.000 vehículos por hora y en las que su velocidad esté entre 10 y 40 km/h.

Cicloparqueaderos

Otro de los grandes peos del ciclista urbano colombiano es dónde parquear su bicicleta. A la fecha, los tipos de cicloparquadero más extendidos son los de sujeción de rueda delantera. Sin embargo, la guía señala que este sistema tiene sus deficiencias: en primer lugar no es muy seguro ya que no permite asegurar el marco de la bicicleta y en segundo lugar no es compatible con todas las bicicletas y se presta para doblar la rueda asegurada.

Este es el modelo de cicloparqueadero más popular hoy en día.

La guía propone que el nuevo tipo de cicloparqueadero para Colombia sea el de U invertida. Este sistema soluciona las carencias del anterior, pero resulta más costoso y ocupa más espacio.

Y este el que propone la nueva guía

¿Cuánto costaría?

La guía hace un estimado de cuánto van a costar algunas de estas cosas. Por ejemplo, cada metro de ciclorruta nueva cuesta 280.000 pesos. Convertir una calzada vehicular en una ciclo ruta de doble sentido separada de los carros (como la que funciona en la calle 39 entre Caracas y 24) cuesta 55.000 pesos por metro. Y cada metro de carril para bicicletas sin separación física del carril para carros y motos cuesta 14.000 pesos.

Según el director de Despacio, Carlos Pardo, la guía para cicloinfraestructura de Colombia no es de obligatorio cumplimiento, es simplemente una referencia para que cada alcaldía que quiera hacer una cicloruta en Colombia pueda ahorrarse algunos pesos en estudios y evitar que los colombianos terminemos llenos de ciclorutas mal diseñadas. La guía completa también incluye nuevos diseños para la señalización y las intersecciones de las ciclorutas y será lanzada el próximo 16 de marzo durante la inauguración del sistema de bicicletas públicas de San Andrés. El esfuerzo, al menos, no debería quedarse sin abrir en la bandeja de entrada de algún burócrata flojo.