hexagonal

México vs. EUA: podría repetirse la historia

Un rayo puede caer más de una vez en el mismo lugar, y la derrota podría llegarle de nuevo al Tri en Ohio.
11.11.16
Gary A. Vasquez-USA TODAY Sports

"Un rayo no cae dos veces en el mismo lugar", una frase que todos hemos escuchado o con la que incluso se han hecho canciones, pero que pocos saben es completamente falso; un rayo puede caer una, dos o hasta mil veces en el mismo lugar, e incluso estudios de la NASA mencionan que varios rayos pueden caer al mismo tiempo, en el mismo punto.

El rayo en cuestión, es Columbus, más específico, el #Dosacero en Columbus, ciudad estadounidense y capital de Ohio.

Publicidad

La famosa maldición del equipo azteca se remonta al año 2001, en la etapa clasificatoria para el Mundial de Corea-Japón 2002: un partido que se iba a jugar en California pero que se movió a Ohio debido a que el número de mexicanos sería menor y los nuestros dejarían de jugar como locales, a esto se sumó un clima prácticamente helado que impidió que los jugadores mexicanos salieran a calentar. Fue el clima, una mala noche o la falta de calentamiento, pero con goles de Ernie Stewart y Josh Wolff, el 2-0 en el luminoso del Columbus Crew Stadium sentaría un precedente. Como dato curioso, ya en tierras asiáticas, serían los mismos estadounidenses los que acabarían con el sueño del quinto partido, otra vez, con un par para ellos y ninguno para los nuestros.

Leer más - La meta del Tri: derrotar a EUA en su territorio

Ni el futbol espectacular de Ricardo Lavolpe, ni las ideas europeas de Sven-Göran Eriksson o la medalla de Oro conseguida en Londres por Luis Fernando Tena pudieron romperla, todos cayeron en el "infierno helado" de Ohio y todos por el mismo marcador.

En esta ocasión, el combinado azteca llega a su eterna pesadilla con más dudas que certezas: una derrota que pareciera completamente presupuestada, la presión del medio a tope, un proceso que ya se tambalea cuando apenas está por empezar y un Juan Carlos Osorio con la soga al cuello que pareciera tener los días contados en el banquillo azteca.

Publicidad

El viernes saltará a la cancha la que muchos se atreven a llamar "la camada más talentosa en la historia de la Selección Mexicana", misma camada que, salvo algunas variaciones, fue la que arrastró el prestigio hace apenas unos meses ante Chile en la Copa América Centenario.

El once inicial de México estaría conformado en su mayoría por los europeos, que a día de hoy, podríamos sentir que hasta nos sobran. De las cinco grandes ligas europeas, (España, Inglaterra, Italia, Alemania y Francia) los mexicanos tienen presencia en tres de ellas.

Kelley L Cox/USA TODAY Sports

No obstante, el problema de rendimiento no está en sus clubes; dejando de lado las últimas semanas, Javier Hernández se ha cansado de hacer goles en Alemania, Héctor Moreno y Andrés Guardado son vigentes campeones en Holanda, Carlos Vela deshizo al Atlético del "Cholo" Simeone hace apenas unos días, y la posible salida de Héctor Herrera de Portugal, estaría valuada en más de 40 millones de euros.

En contraste, pareciera que al ponerse la playera verde, las cosas se transformaran; el tiempo pasa, se ganan algunos moleros, se pierden otros, y cuando se falla en los partidos importantes, el mensaje es lo único que no se modifica: declaraciones ensayadas a la prensa, el clásico "estamos muy tristes y apenados", los encargados de las redes sociales de los jugadores publican disculpas perfectamente armadas, con una ortografía impecable, y se le da vuelta a la página para repetir el ciclo.

Leer más: Dejemos de politizar el partido entre México y EUA

Jürgen Klinsmann, director técnico del conjunto de las Barras y las Estrellas, declaró que Columbus es para ellos, lo que el Azteca es para nosotros. Si la Selección Nacional quiere la victoria, podría aferrarse a esa declaración, porque tal vez, al estratega alemán no le han dicho que hasta el Coloso de Santa Úrsula ha dejado de pesar en favor del Tri.

El Mapfre Stadium puede ser testigo de la historia en la que los dirigidos por Juan Carlos Osorio terminen de una vez por todas con una "maldición" de más de 15 años. Pero también puede ser testigo de una nueva victoria estadounidense que tal vez permitiría a su flamante nuevo presidente soltar su primera declaración polémica como mandamás electo.

Porque como ya lo dijo la NASA, el rayo puede caer las veces que quiera en el mismo lugar y si el odiado resultado se volviera a dar, retumbarían diecinueve mil de golpe al compás del "DOS-A-CERO".

Texto por: Andrés Rodríguez

Suscríbete a nuestro boletín y no olvides seguirnos en Facebook y Twitter.