FYI.

This story is over 5 years old.

El tiempo para luchar por la seguridad alimentaria se está agotando

El triste día en el que el mundo necesita planear qué hacer después de la desaparición de los frijoles, el maíz y las bananas ha llegado.
Photo via Flickr user European Commission DG ECHO

África subsahariana enfrenta una inseguridad alimentaria cada vez más grave gracias a El Niño —motivo que ha sido utilizado en varias ocasiones por los defensores de los transgénicos—, pero ahora tendrá una nueva afrenta: el cambio climático.

Un estudio recientemente publicado en Nature Climate Change ha creado una línea de tiempo para que entendamos cómo y cuándo el cambio climático está afectando a la industria agrícola de África. Los investigadores se enfocaron en detallar los cambios necesarios para evitar un desastre agrícola masivo y fijaron una fecha tope para que se lleven a cabo esas transformaciones.

Publicidad

LEE: Hambre sin fronteras en Centroamérica.

Los autores de los estudios declaran que el cambio climático ha tenido un efecto profundamente desestabilizador en la producción agrícola y que cambios sistemáticos "serán requeridos si la producción aumenta tanto como se dice que es necesario para alcanzar la seguridad alimentaria".

Nueve de los cultivos básicos de África fueron examinados. Seis de ellos son considerados estables, aún con el cambio climático que se encuentra entre "moderado" y "extremo". Sin embargo, "los cultivos de maíz, frijoles y bananas fueron declarados 'nada estables' y sufrirán importantes transformaciones", reportaron.

africa-2

"El clima cambia las condiciones de los cultivos, sobre todo porque el calor extremo estropea las cosechas. El 60 por ciento de los cultivos de frijoles es afectado por el calor", reportan. "El 30 por ciento de los cultivos de maíz y de bananas se verán afectados de igual manera para el 2025."

La buena noticia es que hay esperanza en el desarrollo de variedades de cultivos "de clima inteligente". Por fortuna, en 2015 se crearon frijoles resistentes a las temperaturas, por ejemplo.

Julián Ramirez-Villegas, investigador de la Universidad de Leeds en el Reino Unido y coautor del estudio, le dijo a la BBC que "a largo término, cuando las transformaciones sean inevitables, los cultivos se cambiarán por otros que sean apropiados. Puede ser que el ganado sea la alternativa alimentaria, o que la gente emigre. No sabemos a ciencia cierta aún."

¿Qué tal si tan solo intentamos detener el cambio climático?

Ramirez-Villegas es tal vez más pragmático. Dice: "Necesitamos adoptar nuevas tecnologías alimentarias, y en África no se está tomando mucho en cuenta esa opción. Pero claro, hay que planificar muy bien, pensar mejor en el desarrollo."

El triste día en el que el mundo necesita planear qué hacer después de la desaparición de los frijoles, el maíz y las bananas en África ha llegado.