arte

Fotógrafos japoneses hacen una reflexión sobre Fukushima

Todavía conmovidos por los efectos del tsunami y desastre nuclear del 11/3, estos fotógrafos japoneses afrontan la tragedia con su arte.
28.3.16
Lieko Shiga (nacida en 1980) Rasen kaigan (Spiral Shore) 45 de la serie Rasen kaigan (Spiral Shore), 2012 Fotografía, impresión cromogénica © Lieko Shiga / Cortesía de la artista y del Museo de Bellas Artes de Boston

El 11 de marzo de 2011, tras el doble desastre del terremoto y tsunami de Tōhoku y el posterior accidente en la central nuclear de Fukushima Daiichi, un grupo de 200 jubilados japoneses se presentaron como voluntarios para quedarse en las instalaciones amenazadas por la radiación. Fue una de las reacciones más sorprendentes y fascinantes tras la tragedia. "Tengo 72 años y de media me quedarán unos 13 o 15 años de vida", dijo Yasuteru Yamada, líder del llamado cuerpo de veteranos cualificados, a la BBC. "Aunque me afectara la radiación, el cáncer no empezaría a desarrollarse hasta de aquí 20 o 30 años, así que nosotros los más viejos somos los que menos probabilidades tenemos de sufrir cáncer".

Publicidad

Cinco años después, las distintas formas en que los ciudadanos japoneses han interiorizado la pesadilla de ese 11 de marzo continúan ofreciendo un documento transcendente e informativo de la condición humana. Una nueva exposición en The Japan Society recoge el intento que varios fotógrafos han hecho por expresar sus propias emociones sobre el tema. La exposición se inauguró el día del quinto aniversario de la tragedia y en ella vemos imágenes llenas de edificios deteriorados y paisajes castigados. Artistas como Tomoko Yoneda, Nobuyoshi Araki y Lieko Shiga tratan de contar la historia de cómo un país afrontó —y continúa afrontando hoy en día— la desolación.

Nobuyoshi Araki (nacido en 1940). Sin título de la serie Shakyō rōjin nikki (Diario de un viejo loco por las fotos), 2011. Fotografía, copia a la gelatina de plata © Nobuyoshi Araki / Cortesía de la galería Taka Ishii y del Museo de Bellas Artes de Boston

La exposición, titulada In the Wake: Japanese Photographer Respond to 3/11, se presentó originalmente en el Museo de Bellas Artes de Boston y ahora se puede ver en la Japan Society. La directora de la galería, Yukie Kamiya, explica a The Creators Project: "Durante los sucesos del 11 de marzo, todavía vivía y trabajaba en Hiroshima ocupando mi preciado puesto como comisaria jefe del Museo de Arte Contemporáneo de la Ciudad de Hiroshima (Hiroshima MoCA)". Hiroshima se encuentra al oeste de Japón, así que en Kamiya no llegaron a notarse mucho los efectos físicos del terremoto, aparte de ese silencio atónito que los norteamericanos conocerán por el 11 de septiembre de 2001.

La directora continúa explicando: "El tsunami y el accidente en la central nuclear que siguieron al terremoto del 11 de marzo han marcado unos recuerdos negativos de Hiroshima. Fue el principio de un momento de shock atado al trauma histórico de Hiroshima y Nagasaki. Aunque crecimos aprendiendo a oponernos a las armas nucleares, nos avergonzamos de nuestra ignorancia ante los peligros relacionados con el poder nuclear".

Publicidad

La exposición se divide en tres secciones: la documental, la experimental y la narrativa. Las fotos serenas de Tomoko Yoneda ofrecen una perspectiva única de la gente, las plantas y los animales justo después de los sucesos del 3/11. El fotógrafo experimental Nobuyushi Araki estaba en Tokio durante el tsunami, también físicamente aislado de sus efectos. Kamiya dice que cogió "los negativos de las fotografías que había hecho alrededor el 11 de marzo y los rajó, están relacionados con su propia lucha contra el cáncer y con la pérdida de la vista de un ojo. Lieko Shiga vivía en un pueblo en la región de Tōhoku, documentando su historia desde 2008, y sus imágenes descubren los eventos humanos más importantes del lugar.

Tomoko Yoneda (nacida en 1965) Hiroshima Peace Day de la serie Cumulus, 2011 Fotografía, impresión cromogénica 

©Tomoko Yoneda / Cortesía de Japan Society

"En Nueva York, donde las experiencias de desastres no son nada nuevo, espero que los visitantes de la exposición puedan relacionar la experiencia del 3/11 con sus experiencias personales", dice Kamiya. "Cuando observo las fotografías expuestas, quiero que los espectadores sientan el poder de la creación artística por encima de la catástrofe, y el empoderamiento relacionado con estas respuestas".

Y continúa explicando: "Es importante recordar que el objetivo de esta exposición no es mostrar el poder sensacionalista del desastre, sino centrarse en la respuesta de los artistas como seres humanos. Esperamos que con ello el público pueda considerar la forma en que podemos afrontar los desastres en nuestra vida".

Naoya Hatakeyama (nacido en 1958) 2013.10.20 Kesen-chō de la serie Rikuzentakata, 2013 Fotografía, impresión cromogénica

 Museo de Bellas Artes de Boston. Fundación Sophie M. Friedman, 2015.2937 © Naoya Hatakeyama / Cortesía de la galería Taka Ishii y del Museo de Bellas Artes de Boston

Yasusuke Ōta (nacido en 1958) Deserted Town de la serie The Abandoned Animals of Fukushima, 2011 Fotografía, impresión de injección de pigmentos ©Yasusuke Ota / Cortesía del Museo de Bellas Artes de Boston

Lieko Shiga (nacida en 1980) Still Unconscious de la serie Rasen kaigan (Spiral Shore), 2010 Fotografía, impresión cromogénica

 © Lieko Shiga / Cortesía de la artista y del Museo de Bellas Artes de Boston

In the Wake: Japanese Photographer Respond to 3/11 se puede ver en la Japan Society hasta el 12 de junio de 2016.

Publicidad

Trad. Rosa Gregori.

Relacionados:

El oscuro Romanticismo Alemán entendido a través de fotos

Siniestras fotos de escenas del crimen

Robert Mapplethorpe y sus legendarias Polaroids