Publicidad
Japón

Los palillos comestibles existen y saben a mueble

El futuro debe saber muy parecido a los tapetes japoneses tradicionales.

por Alex Swerdloff
06 Abril 2017, 3:00pm

All photos via YouTube user IGSA MOVIE

Resulta que los palillos chinos siguen siendo material de innovación, incluso después de más de 6,000 años continuos de uso en casi todo el este de Asia.

Quizá en los anales de la historia esto se convertirá en un logro tan monumental como el uso de la electricidad. La compañía confitera japonesa Marushige presentó hace poco los palillos comestibles y se supone que éstos son ecológicos y preservan las prácticas agrícolas antiguas de Japón.

Ah, y también saben a mueble.

Los palillos Marushige están hechos con cañas de igusa (paja de arroz), el material usado tradicionalmente para fabricar los tatami, los famosos tapetes característicos de Japón. RocketNews24 informa que la compañía con sede en Nagoya dice abiertamente que los palillos tienen "sabor a tatami" y esperan que esta innovación promueva la importancia cultural de la igusa, misma que ha sufrido descensos en su uso y cultivo durante años recientes.

La igusa no es considerada un ingrediente alimenticio en Japón, se dice que tiene un sabor amargo y parecido al césped.

Hasta ahora, Marushige ha descubierto dos restaurantes —Casa Afeliz Ginza y Umato, ambos ubicados en Tokio— que están dispuestos a ofrecer los palillos y que sus clientes actúen como conejillos de Indias. Hasta ahora, no está claro si Marushige también planea vender los palillos fuera de los restaurantes participantes.

LEER MÁS: Drones comestibles: la nueva esperanza para acabar con la hambruna mundial

De ninguna manera estos palillos modernos son los primeros cubiertos comestibles del mundo. En 2016, la compañía de cubiertos india Bakeys lanzó una línea de cucharas "dulces", "saladas" y "sencillas", todas comestibles y elaboradas con arroz, trigo y sorgo. En ese entonces, Bakeys mostró interés en expandir su oferta a una línea de palillos comestibles, pero todavía no lo han hecho.

En caso de que tengas la impresión de que los palillos comestibles con sabor a mueble son lo último que necesita la humanidad —incluso menos que los paseadores de peces dorados o la reaparición de los tazos—, piensa que en 2013 se calculaba que China producía más de 80 mil millones de palillos desechables al año. Eso es muchísima basura.

Y a pesar de esa enorme cantidad, China sigue padeciendo una escasez grave de palillos que ha provocado un aumento en las importaciones de palillos desechables provenientes de compañías estadounidenses.

LEER MÁS: Investigadores diseñan un empaque comestible a base de leche

Todo esto para decir que el mundo tiene una necesidad urgente de más palillos hechos con materiales alternativos. Me imagino que el futuro debe saber muy parecido a los tapetes japoneses tradicionales.