Fotos de la vida cotidiana en el frente de la Guerra Civil Española
guerra civil española

Fotos de la vida cotidiana en el frente de la Guerra Civil Española

En “Los primeros disparos de Francesc Boix” nos muestran una visión desconocida del frente republicano en Cataluña.
07 Febrero 2017, 5:00am

Arriba: __Tres soldados posan con un automóbil Chrysler (que ha perdido el parachoques), probablemente cerca de Vilanova de la Barca. Agosto de 1938. Todas las fotografías por Francesc Boix, cortesía de Ara Llibres.

Hasta ahora, Francesc Boix era conocido como el fotógrafo de Mauthausen. Boix fue uno de los miles de españoles que sufrieron el terror de los campos de concentración nazis. Él, debido a sus conocimientos de fotografía, estuvo entre 1941 y 1945 trabajando en un laboratorio fotográfico que había dentro del propio campo. Durante esos años, fue ocultando muchas fotografías con las que los alemanes documentaban las actividades del campo, el trabajo extenuante de los prisioneros y su exterminio en masa. Aquellas fotografías, en las que aparecían numerosos oficiales alemanes y jefazos nazis, fueron clave para inculparlos en los juicios que siguieron a la caída del Tercer Reich.

Ahora, Ara Llibres edita Los primeros disparos de Francesc Boix una nueva remesa de sus fotografías de las que hasta hace poco no se tenía constancia alguna. Estas imágenes, tomadas por un jovencísimo Boix cuando luchó en los frentes del Ebro y del Segre, nos muestran una curiosa cara de la guerra.

Al contrario que muchos fotógrafos profesionales de la época, que viajaban al frente y trabajaban allí durante unos días. Boix estaba integrado dentro de la 30ª División del Ejército de la República Española y pudo retratar la vida cotidiana de las tropas y de los pueblos por donde pasaban, la destrucción de la guerra aunque excluyendo siempre a los muertos. Son especialmente emocionantes la cantidad de retratos de soldados que hay en esta colección, fotos que los combatientes se hacían para enviar a sus familias.

Boix fue un hombre que sufrió duramente los golpes de aquellos años tan brutales. Antes de unirse a la división que hemos comentado, había trabajado para las Juventudes Socialistas Unificadas de Cataluña, cuando solo tenía 18 años. Tras tener que pasar a Francia por el empuje de las tropas de Franco, cayó prisionero de los alemanes que lo acabaron enviando al campo de Mauthausen. Tuvo la suerte de sobrevivir y como hemos dicho antes, se la jugó guardando aquellas fotos que mostraron al mundo el horror de los campos de concentración. Tras su liberación trabajó en Francia como fotógrafo y murió allí con solo 30 años por una enfermedad seguramente contraída en durante su confinamiento.

Los negativos de las imágenes que conforman Los primeros disparos de Francesc Boix, tienen una historia realmente complicada. Fueron abandonados por Boix en algún momento de su paso por Francia y se desconoce su paradero durante muchos años. Solo ahora sabemos que en torno a 2010 un coleccionista de Perpignan las encontró en un anticuario y se hizo con ellas. Intentó subastarlas varias veces sin éxito, hasta que en 2013 se subió el lote a Todocolección. Entonces se atribuía la autoría a Puig Farrán otro fotógrafo de la época. Allí las encontraron miembros del colectivo Fotoconnexió (una asociación cultural cuyos objetivos son la conservación, investigación y difusión de la fotografía y el material audiovisual en todos sus aspectos) quienes se enteraron de una subasta que se iba a producir y avisaron a la Comisión de la Dignidad, una organización que vela porque se devuelvan a sus legítimos propietarios la documentación (cartas, libros, carteles, fotografías, etc.) confiscada por el régimen de Franco. Ellos las adquirieron y tras el trabajo de análisis de las mismas, se descubrieron notas e imágenes que demostraron que que el verdadero autor no era Puig, sino Boix.

Si queréis saber más cosas sobre Francesc Boix y su vida podéis ver el documental Un fotógrafo en el infierno dirigido por Llorenç Soler.

Soldado del Ejército Popular de la República

Un grupo de soldados republicanos lee un periódico mural

Soldados del Ejército Popular de la República bailan con unas mujeres de la Aliança Nacional de la Dona Jove en Santa María de Meià. Marzo-junio de 1938.

Un grupo de mujeres y hombres, entre los cuales hay algunos miembros del Ejército Popular de la República Española, pelan mazorcas de maíz sentados en círculo, probablemente en el Castillo del Remedio, Penelles. Junio-diciembre de 1938

Un grupo de quintos de la quinta del 40 y del 28 de la 30ª División hace instrucción. Marzo-diciembre de 1938

Un grupo de quintos de la quinta del 40 y del 28 de la 30ª División hace instrucción. Marzo-diciembre de 1938

Tres sanitarios llevan a un herido en una camilla

Tres sanitarios llevan a un herido en una camilla

Discurso ante un grupo de mujeres de la Aliança Nacional de la Dona Jove y de miembros de la 30ª División del Ejército Popular de la República. Marzo-junio de 1938