Identidad

Antinatalismo: el movimiento que reivindica la extinción de los humanos

Los antinatalistas creen que, como el mundo está tan lleno de sufrimiento, no es justo obligar a otra persona a venir a él.
12.1.17
Photo by Sergey Filimonov via Stocksy

Puede que algunas de nosotras hayamos espetado alguna vez "¡Yo nunca pedí que me trajeran al mundo!" a nuestros padres en un arrebato de angustia adolescente pero, ¿qué pasaría si lo tomáramos como una afirmación que merece un examen más profundo en lugar de considerarlo solo parte de una fase? ¿Qué pasaría si lo lleváramos hasta su inevitable conclusión: que moralmente está mal tener hijos?

Bienvenidos al antinatalismo, una rama (antiguamente muy oscura) de la filosofía que ha despertado todo un culto online. Aunque la decisión de no tener hijos cada vez está más extendida ― en España, una de cada cuatro mujeres nacidas en la segunda mitad de los 70 no tendrá hijos —, los antinatalistas van más allá de simplemente no querer reproducirse por motivos personales o relacionados con el medio ambiente. Según el foro de Reddit /r/antinatalism, estas personas "asignan un valor negativo al nacimiento" y creen que, como el mundo está tan lleno de sufrimiento, no es justo obligar a otra persona a venir a él.

Publicidad

En última instancia, defienden la extinción de la raza humana.

Lee más: El planeta está tan jodido que algunas mujeres eligen no tener hijos

La usuaria de Twitter @roxanne_cams, una mujer de 36 años de edad que responde al nombre de Laura, es una de las defensoras del movimiento más activas en internet. Además de tuitear todos los días acerca de sus creencias, también le gusta iniciar debates mientras trabaja como camgirl durante el día. "Probablemente soy la primera y única modelo de webcam antinatalista del mundo", se ríe. "He entablado debates sobre ello por todo internet".

Como la mayoría de personas con las que he habado, afirma que se sentía así mucho antes de que supiera que existía una palabra para denominarlo. "Desde que era una niña, siempre he estado segura de que no quería tener hijos", explica. "Pero sabía que había algo más profundo en ese sentimiento, más allá de solo tener más dinero o más tiempo libre… Simplemente tenía la extraña sensación de que había algo malo en el hecho de vivir". Cuando sus búsquedas en Google la llevaron al antinatalismo, vio que "básicamente resumía todo lo que había sentido durante toda mi vida".

Según Kenqwi, moderador en el subreddit sobre antinatalismo, la mayoría de gente descubre la comunidad de un modo similar. "Los nuevos miembros normalmente escriben un post de presentación explicando lo genial que es disponer por fin de una palabra para denominar sus convicciones", afirma. "Tenemos 4.000 suscriptores, un número relativamente pequeño, pero somos una comunidad muy activa".

Rust Cohle (Matthew McConaughey) en True Detective. Captura de pantalla vía YouTube

El término "antinatalismo" fue acuñado por primera vez por David Benatar, profesor de filosofía en la Universidad de Cape Town cuyo libro Better Never to Have Been (Mejor no haber existido nunca) es el texto fundacional de este movimiento. Aunque se considera una posición atípica dentro de los círculos filosóficos, recibió un inesperado empuje promocional cuando el creador de True Detective, Nic Pizzolatto, lo citó como inspiración para el nihilista personaje del Detective Rust Cohle.

"En cierto sentido la serie ha hecho más por ello que cualquier otra cosa", me cuenta Paul Ennis, profesor adjunto de filosofía en la Universidad de Dublín. "Anteriormente, solo podía encontrarse un puñado de oscuros antinatalistas en la esquina más polvorienta de la biblioteca. Ahora puedes ver transcripciones de sus obras en Reddit". Los antinatalistas con frecuencia publican gifs de Cohle, o comparten vídeos en los que sale él debatiendo por qué la conciencia humana es un error.

Lee más: Clearblue y sus anuncios han conseguido que odiemos ser madres

Pero aunque parece de sentido común que los futuros padres piensen en el tipo de vida que podría llevar su hijo, ¿por qué llevarlo a tan extrema conclusión? ¿Por qué defender la extinción humana en lugar de, por ejemplo, la reducción de la población? "Estoy a favor de la extinción porque creo que la sensibilidad expone a todo el mundo al sufrimiento, ya sean humanos o animales", explica Laura. "Ya sé que es poco realista, pero estoy en contra de la creación porque es básicamente jugar con la vida de otra persona". Otra antinatalista que se llama a sí misma Charlotte afirma que ella simplemente piensa que la extinción "sería más positiva. Sería más positiva para los humanos y definitivamente mucho más positiva para el medio ambiente".

Aunque la comunidad no necesariamente comparte determinada posición política ―"Yo diría que la mayoría [de antinatalistas] son apolíticos, porque tienen un problema con la vida misma y no creen que haya un sistema que funcione", explica Kenqwi—, hay algunos temas comunes que les preocupan. El ecologismo, los derechos reproductivos y el horror ante la inminente presidencia de Trump se debaten con frecuencia.

Al principio pensé que era un poco triste, pero después del año que hemos tenido [en política] he empezado a abrazar esta filosofía

Savannah, que tiene 21 años y nunca ha querido tener hijos, fue introducida al antinatalismo a través del que ahora es su marido: "Al principio pensé que era un poco triste, pero después del año que hemos tenido [en política] he empezado a abrazar esta filosofía". Viviendo en Kentucky, en lo más profundo del "Cinturón Bíblico", a menudo tiene que luchar contra la cultura antiabortista y pro-vida que la rodea.

"Según el dicho, lo único que tienes que hacer en esta vida es pagar tus impuestos y morir… Pero ahora casi da la sensación de que tienes que pagar tus impuestos, tener un hijo y morir", dice, con un suspiro. El marido de Savannah acaba de encontrar un médico dispuesto a realizarle una vasectomía, después de haber sido rechazado varias veces con la excusa de que "cambiaría de opinión". Tienen planeado celebrar el evento con una fiesta de la vasectomía: "Beberemos champán y vino y serviremos una tabla de quesos para celebrarlo con un montón de bebida. Mi familia está totalmente obsesionada con continuar con el linaje y con ser abuelos, así que me resulta muy difícil hablar del tema con ellos".

Publicidad

Los antinatalistas no solo deben discutir su punto de vista con los amigos y la familia. Como es de esperar, también pueden atraer una gran cantidad de comentarios negativos online. Laura y Charlotte me cuentan que la respuesta más común de los trolls es "¿por qué no empezáis por suicidaros vosotras?".

"Para mí, esa respuesta pro-natalidad muestra una auténtica falta de empatía", dice Laura. "El suicidio es doloroso y la mayoría de antinatalistas no desean que sus familiares hagan algo parecido. No queremos contribuir todavía más al sufrimiento".

Te puede interesar: Las madres que se arrepienten de ser madres

Sin embargo, la depresión y los pensamientos suicidas parecen ser algo común entre la comunidad, incluso aunque no son un prerrequisito en absoluto. "Mi impresión es que la mayoría de nuestros miembros son favorables al suicidio, si es que se puede expresar así", considera Kenqwi. "Porque ese es nuestro pensamiento común: como no tuvimos elección a la hora de nacer, al menos deberíamos tener poder de decisión sobre cómo y cuándo queremos morir".

Charlotte añade: "Creo que algunas personas deprimidas podrían sentirse atraídas por el antinatalismo porque es la primera vez que oyen a alguien decir que el modo en que ellos ven el mundo es el correcto, pero no es necesario estar deprimido para creer en esto. Aun así, creo que las personas deprimidas son realistas. Creo que nuestra cultura menosprecia a los depresivos sin escuchar lo que tienen que decir. En lugar de ello es como, 'Te pasa algo malo, vamos a arreglarte'".

Publicidad

Pero, ¿no es toda una lucha, ver constantemente la vida como algo tan intrínsecamente doloroso? "Tener esta visión del mundo no es fácil", admite Charlotte. "Resulta difícil no hundirse en la desesperación, pero en cierto modo me ayuda a apreciar las pequeñas cosas ―como una taza de té, o un paseo por la naturaleza―, porque no estoy constantemente esforzándome por alcanzar el siguiente nivel de felicidad. No me preocupa mi legado. Sé que la vida carece de sentido".

Intento ver el otro punto de vista, pero una vez que miras al mundo de esa manera es realmente difícil volver

Ennis afirma que no cree que el antinatalismo, como filosofía, sea especialmente de ayuda para sus seguidores. "Yo consideraría la posibilidad de desmarcarme de esos pensamientos no tan beneficiosos", aconseja. "Hay algo un poco sombrío en organizarse en torno a un conjunto de ideas que te recuerdan lo inútil que es tu vida. Sin embargo, comprendo totalmente el impulso que les lleva a lanzarse a ello. Hay momentos en los que solo saber que otras personas comparten tu punto de vista ya sirve de ayuda".

La psicoterapeuta y consejera de pareja Hilda Burke me explica que si oyera a un cliente expresar estas ideas, le interesaría explorar si son indicativas de algún tipo de trauma vital. "En cierto sentido es como el budismo, es la idea de que la vida es sufrimiento", afirma. "Sin embargo, también es una forma bastante inmadura de ver el mundo, es todo blanco o negro. Cualquier forma de extremismo es preocupante".

Pero los antinatalistas con los que he hablado son tajantes cuando dicen que ya no hay retorno para ellos. "Intento ver el otro punto de vista, pero una vez que miras al mundo de esa manera es realmente difícil volver", dice Laura. Y Kenqwi admite: "Siempre estoy dispuesto a rechazar estas ideas, siempre espero que haya un argumento pro-vida que me convenza. Porque, sinceramente, no es fácil tener esta filosofía. Puedes llegar a sentirte muy solo".