Salud

Te puedes morir de no dormir

Ir de empalmada puede no ser tan buena idea.
19.2.19
perro durmiendo en el suelo
Perro durmiendo en el suelo. Foto vía usuario de Flickr Irfan Asci/CC By 2.0

Estás reventado porque vas de empalme y, entre otras muchas cosas, te empiezas a plantear si "me muero de sueño" puede pasar de ser una frase hecha a una realidad. Si esos bostezos y la lucha de tus párpados por cerrarse en el bus de vuelta a casa no pueden ser un indicio de que el fin está cerca y no solo una señal de que hace 36 horas que saliste de casa y no has parado desde entonces.

Cuando lo buscas en Google encuentras algo llamado karoshi y páginas web en las que hablan de casos de personas que han muerto por no dormir. En algunos foros incluso ves a gente que asegura conocer a peña que ha muerto por no dormir. Cuentas las horas que has dormido esta semana y te asustas de que algo malo te pueda pasar. Pero ¿es eso cierto? ¿Se puede morir alguien por no dormir?


MIRA:


Según nos cuenta el doctor Jesús Pujol, especialista en trastornos del sueño de la Clínica del sueño Estivill, es una información cierta: te puedes morir de no dormir y hay varios casos documentados de personas que han fallecido por esta causa.

“El término karoshi lo acotaron médicos japoneses que observaron que había gente que moría después de largas jornadas de trabajo. De hecho, un piloto de una aerolínea británica murió tras empalmar varios vuelos transoceánicos y se determinó que la falta de sueño provocó su muerte”, nos explica el doctor.

Publicidad

Según nos cuenta, el sueño sería una función básica para recuperarnos de lo que hacemos durante el día y para que nuestro cerebro reprograme funciones básicas para la vida. “El hecho de no dormir está asociado a grandes catástrofes. El naufragio del Exxon Valdez, por ejemplo, ocurrió debido a una falta de sueño de las personas que estaban al mando del barco, lo que provocó que no estuvieran suficientemente atentas”, asegura el doctor.

“La causa de la muerte en este tipo de casos suele ser paro cardíaco, infección o accidente. El cerebro deja de regular el funcionamiento de muchos sistemas y por ello puede ser que órganos como los riñones dejen de funcionar correctamente”, nos explica el doctor.

Cuando le pregunto cuánto tiempo podría tardar una persona en morir por no dormir, me dice que está documentado que para llegar a morir de gran privación de sueño deberían pasar entre 6 y 12 días. “Cada persona es distinta y necesita unas horas de descanso diferentes. Menos de seis horas diarias se considera dañino para la salud”, explica el doctor.

El doctor Pujol distingue entre dos tipos de personas: los búhos y las gallinas. Los búhos serían aquellas personas que van a dormir tarde pero cuyo cuerpo no se resiente tanto como otros. Las gallinas serían aquellas personas que se levantan temprano y tienen predisposición a ello.

“Hay condicionantes genéticos que influyen sobre qué tipo de sueño tienes. Existen estudios que reflejan patrones similares entre miembros de una misma familia”, nos dice. Habría otros factores que no se sabría de qué dependería: “Hay personas de la misma edad, sexo y constitución que tienen patrones del sueño completamente distintos”, nos asegura.

Publicidad

Las señales de que no estamos durmiendo lo necesario serían los bostezos, la sensación de no poder concentrarse, la pérdida de memoria o la irritabilidad. “Son sensaciones que alguien puede atribuir al estrés, pero es una expresión de que nuestro cuerpo y cerebro no han descansado suficiente”, asegura el doctor Pujol.

Cuando salimos de fiesta y durante el fin de semana no dormimos lo suficiente, durante la semana se compensan estas horas sin dormir. “Lo llamamos un jet lag social y es parecido al que experimentamos cuando viajamos. Se trata de un proceso de nuestro cuerpo para adaptarnos otra vez al horario. El lunes y el martes de alguna manera dormimos en horas de sol para recuperar”, explica.

Pujol alerta de que si no dejamos que nuestro cuerpo descanse, al final acaba generando grandes déficits de funcionamiento del organismo. El mal dormir o el sueño fraccionado afecta a nuestro metabolismo e incluso está relacionado con otros efectos adversos para la salud.

“El sueño no solo juega un papel importante en el equilibrio de la salud psicológica, también hay evidencias de que puede asociarse con la obesidad, la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares”, ya que cuando estamos despiertos de noche, o bien porque no podemos dormir o bien porque no queremos dormir, tendemos a abrir la nevera y pillar lo primero que encontramos. Nos apetecen alimentos calóricos como los kebabs, los churros y el chocolate, para compensar la energía que hemos perdido durante la noche, lo que a la larga también puede afectarnos negativamente.

Pujol explica que la duración del sueño y la calidad de este son cada vez más frecuentes en nuestra sociedad y dice que seguramente estarían vinculados a los cambios en el entorno socioeconómico y en nuestro estilo de vida. Las claves para dormir mejor serían evitar el uso de dispositivos electrónicos al menos durante dos horas antes de acostarte, dejar el teléfono fuera del dormitorio, buscar un ambiente silencioso y oscuro y evitar trabajar en el mismo sitio en el que se descansa, entre otras cosas.

Sigue a Alba Carreres en @AlbaCarreres.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.