Entra en la Colombia imaginaria de Santiago Navas con su disco ‘Punto de Fuga’

Les presentamos en exclusiva esta exploración electrónica por los rincones más volátiles de Colombia por parte de este joven productor bogotano.
1.11.18
Portada del disco Punto de Fuga de Santiago Navas
Arte de Punto de Fuga" por Monkey The Human

Santiago Navas hace parte de la nueva camada de artistas independientes bogotanos que, desde la ciudad, están fraguando un parche potente desde distintas orillas musicales. Lo conocimos hace un par de años con su EP debut Problemática, en el que por medio de un groove infeccioso, una onda housera, percusiones sumamente tropicales y valiéndose de sampleos orgánicos, lograba un acercamiento a la vida en los municipios afectados por problemáticas tristemente comunes en este país como la escasez de agua o la falta de alimentos.

Siempre con el lenguaje electrónico al frente y ese proyecto de enlazarlo con la memoria colectiva y la identidad nacional, Navas nos dio una primera mirada de su interpretación de aquel sentimiento local. Una idea que conceptualmente, se podría relacionar por lo que ha hecho en los últimos años un sello icónico como ZZK Records, que de la mano de artistas como Nicola Cruz o Chancha Vía Circuito le han dado un nuevo ángulo a las músicas de raíz utilizando máquinas y generando todo este boom alrededor de la llamada “electrónica andina”. Justo en Buenos Aires, la base de operaciones del sello, Navas comenzó a trabajar el año pasado en Punto de Fuga, su primer larga duración que si bien dice, tuvo una inevitable influencia de ZZK, se encuentra en un camino distinto. “No quisiera encasillarlo en esta idea de nuevo folklore porque se presta más como una experimentación, sin la intención de ser música tradicional”, dice.

Un álbum editado por el sello In-Correcto y que hoy, 1 de noviembre, les presentamos en exclusiva. Al igual que su predecesor, continúa por esa línea de búsqueda a partir del sampling y la importancia que tiene a la hora de convertirse en testimonio cultural en medio de sonidos itinerantes. 13 cortes en los que Navas se dio la libertad de explorar sobre distintas sonoridades regresando al house y al downtempo en tracks como “Tiempo (Fuga)” u “Origen (El Lago)” y llevándolos a nuevas experimentaciones con métricas irregulares y guitarras, marimbas, saxofones y gaitas en campos como el de la salsa en “El Salsample (Gozar)”, el currulao del Pacífico en “Balanza” con Juan Orduz o el bolero en “De Prisa (Viento, Noche)”.

1541085825549-Vineta_Origen

Arte de "Origen" por Monkey The Human

Canciones que nos hablan desde la instrumentación sobre de lo que se trata Colombia pero que para Navas, surgen más de una confrontación de él como citadino con su entorno nacional. “Desde Bogotá uno tiene una mirada demasiado superficial de lo que puede ser la música tradicional y hoy en día parece que bastara con poner un playlist de Spotify para contagiarse de ese sentimiento patrio”. Aún así, comenta, el disco se trata de sus acercamientos intuitivos a la música de las regiones y las diferentes interpretaciones que surgen de ahí como creador, un concepto que relacionó con el del “punto de fuga” en el dibujo técnico y que le dio el nombre al álbum.

Entrados más a fondo en la utilización de samples, hay una cantidad amplia que compone el universo de Punto de Fuga. Para empezar están la intro y outro que contienen fragmentos en inglés de un viejo documental extranjero sobre Colombia y que para Navas “marcan esa fantasía del imaginario sobre la identidad de una cultura”. Una cultura de lo cotidiano que se enmarca claramente en “Miti Miti (Sin Polarizar)”, que incluye grabaciones de radio, la celebración del gol contra Japón en el mundial y las protestas de resistencia y comentarios de periodistas sobre las presidenciales de este año.

Publicidad

También aparecen otros más antropológicos como los de “Así (Cauca n’ Chill)” y “Origen (El Lago)” que fueron grabados durante viajes con comunidades en el Cauca y La Guajira u otros meramente musicales en “El Salsample” donde se utilizan vientos, percusiones y voces de temas de salsa y en “De Prisa”, que samplea el clásico “El Camino de la Vida” de Héctor Ochoa. Tal vez en el que se encuentre el gran statement político del álbum sea en “Seis (Tu Paz)” que incluye un mensaje de Pepe Mujica sobre el proceso de paz y el despojamiento de tierra en Colombia.

Todo un entramado de samples y sonidos que se juntó con el trabajo gráfico de Monkey The Human,artista y cantante de la banda bogotana Aguas Ardientes que le pidió a Navas la masterización de su último álbum Guarever a cambio de sus artes. El resultado fueron 13 viñetas animadas en formato de cómic -una para cada canción- en las que, con la inspiración en la Colombia que se pinta en Punto de Fuga, se exploran diferentes paisajes de un país colorido y de cielos lisérgicos recorrido por un alter ego sin rostro de Santiago Navas. Según Monkey The Human, “los cómics narran la historia de un ser que viaja por una Colombia surreal grabando sonidos y capturando material. El álbum habla tanto de viajes introspectivos como viajes literales a través del país y el continente entonces la naturaleza se vuelve el escenario donde sucede el encuentro consigo mismo”.

Punto de Fuga

, además de marcar un nuevo momento en la carrera de Santiago Navas no solo dentro de la escena local sino en el circuito continental, marca un intento firme por recorrer los rincones del imaginario colombiano desde el idioma electrónico. Un trabajo experimental bien pulido que nos cae de perlas para este fin de año y que pueden escuchar completo aquí abajo.