La nueva cara de Guadalajara en 6 productores (Segunda parte)

Propuestas musicales sólidas.
27.10.17
Foto cortesía de Alpha +.

Guadalajara es punto de partida y testigo de una nueva generación de productores herederos del llamado "boom de los colectivos de inicios de siglo", citando a Dj Kool-Aid. La producción de alcoba se está volviendo un tema muy relevante en la actualidad y está haciendo mutar la percepción de la audiencia poco a poco cual virus, cada vez llegando a más oídos que se van interesando por consumir el producto local." Entramos en una etapa donde consumimos y preferimos la música nacional, pero hay que salir del prosumismo y tratar de llevar estos sonidos a quienes le pertenecen". A continuación presentamos 3 jóvenes que están ofreciendo material sonoro de alta manufactura, representando Guanatos firmemente:

Omar Alejandro

Tiene 29 años y se podría decir fácilmente que Omar es el productor más prolífico de su nicho. Tan sólo en Goat Folk cuenta con 48 publicaciones entre materiales de corta y larga duración, sin mencionar lo que ha publicado con otros sellos. Hay que mencionar que Goat Folk es un sello para archivar su propio trabajo y todo lo que ha hecho con diversos colaboradores, a través de los distintos alias que ha tomado en el camino. Ahora mismo está más enfocado en DJ Kool-Aid y ser un fabricante de beats a diestra y siniestra, tratando de volverse rico o morir en el intento.

Tiene 29 años y creció en el mencionado boom de los colectivos de inicios de siglo, aunque su primer acercamiento a la música fue con el noise; "desarrolle la mayoría de mis ideales como creativo ahí. Fui influenciado principalmente por Arturo Ortega: en ese tiempo cargaba el mote de Piscis, hoy es .RR y continúa siendo lo que era cuando yo era un adolescente: un ídolo del ruido."

Considera que en aquel entonces, la música electrónica en México era algo muy ingenuo aún: "en retrospectiva, es obvio que estábamos algunos años atrasados en cuestión de "sonidos". Nopalbeat y Abolipop son, a la postre, los que detonaron de alguna manera la escena electrónica tapatía, mas dudo que hayan sido los únicos en ese tiempo".

El panorama de dicho tiempo es borroso y al parecer no existe ningún registro consciente de todo ese trabajo. Para Omar tiene más peso el trabajo de Arturo y su sello: AMP. "Hicieron en promocionar la pluralidad de la generación de chicos que crecieron con las netlabels y archive.org, que lo que logro Abolipop o Nopalbeat en Guadalajara. AMP apoyo hace 10 años a caras que hoy son el frente más reconocible de la electrónica del estado. Hablo con mucho respeto al referirme de Carlos Pesina y Edgar Mota. Son referentes muy únicos, y principalmente, amigos y compañeros de gremio muy talentosos".

Omar cree que su situación es rara, piensa que Guadalajara no es tan urbano, y le gusta considerar que su música, antes de cualquier cosa, es urbana.

"He vivido casi toda mi adultez entre la Ciudad de México y Guadalajara, pero en Guadalajara no siento ese filo en la garganta de la urbanidad: todo es mucho más callado y simple. Siento que Guadalajara es un gran lugar para vivir (¡y comer!), pero un lugar con muchas limitaciones para crear. Esto también viene de una creencia muy personal donde considero que cualquiera que no esté peleado con el lugar de donde es, lo esta haciendo mal". Tal vez eso podría ser el primer paso a la… ¿depresión? O a la creación en su forma más pura y libre de ataduras sin sentido práctico.

En cuanto a lo creativo, Omar se mudó hace poco a Ableton: "Tenía ciertas reservaciones a hacerlo porque existe una correlación de estructura musical muy imperante con el software".

Publicidad

Gusta samplear de donde sea, con DJ Kool Aid no tiene límites. Le gusta usar cosas que ya están muy "manoseadas" o muy reconocibles y sacarlas de contexto: "Me gusta mucho el sonido del messenger de Facebook. Lo que siempre termino sampleando es trance noventero, tengo una obsesión muy fuerte. No uso plugins, me gusta todo lo que te ofrece Live, pero si uso bastante Massive, es una gran herramienta".

Ahora mismo está buscando tocadas para soltar un set de jungle que tiene preparado: "Me vi en la necesidad de buscar esto porque me quedé sin nada con que hacer música, pero al mismo tiempo me interesa mucho promover la nostalgia raver: hay muchas contradicciones modernas sobre el género, en especial en este lado del charco, y quiero llevar esos sonidos al dancefloor mexicano". Piensa que la gente aquí tiende a confundir el drum and bass con el hardcore y el jungle: "Hay mucha cultura del drum and bass en México pero no considero que este nada cerca del jungle y el hardcore. También es curioso denotar que el dancefloor mexicano es mucho menos libre que otros: su disposición con sonidos que no conocen es nula". Respecto al tema del jungle, estrenamos aquí un track de su nuevo EP:

Cada respuesta de Omar va generando preguntas que suscitan reflexiones interesantes, ¿qué hace falta para una mayor disposición del público en ese caso? Me dice no tener idea, pero identifica algunos factores: "Cosas como el creciente interés del reguetón y la música urbana en el mainstream son ejemplos positivos de una búsqueda más plural en el dancefloor, pero aún existen muchos prejuicios. Inclusive dentro del house y el techno hay tantas concepciones que a decir verdad me parecen patéticas y solo limitan discursos interesantes".

Cree que hay grandes sellos de electrónica en México pero pocos enfocados en el dancefloor, y quienes lo hacen, le parecen burdos, planos y muy aburridos. "Salvo Discos Sentimiento y Glauben Records, me parece que el interés principal en el país es hacer música para escuchar, y eso no necesariamente está peleado con el dancefloor, pero sin duda si con el público mexicano. Fuera de ello la lista es interminable: Lowers, POAT, AMP, IMPT, Memorial Mx, Futuristica, Empty. Hay demasiada buena música en el país. Y también es responsabilidad del público exigir más: calidad, seriedad. Faltan más trabajos completos, dejar de depender de lo digital, editar en físico y ser más constantes".

Alpha +

Alpha plus tiene 28 años y es el menor de 4 hermanos y en su casa nunca faltó la música. Lo primero en agradarle fue el post punk y la electrónica gracias a cds como Three imaginary boys de The Cure o el Surrender de los Chemical Brothers, ambos de su hermano mayor –junto con un mix de trance de Christopher Lawrence de su hermana– cree fue lo primero que lo impactó y le hizo interesarse cada vez más por la música: "Ya de puberto me interese más por la electrónica y por el arte de mezclar, lo que me llevó a querer producir mis propios tracks y después a experimentar con gear y sintetizadores físicos que es donde me encuentro actualmente, también en ese inter aprendí a tocar el bajo y me gustaba tocar covers clásicos de punk con mis mejores amigos, estuve en un par de bandas de música de géneros distraído (risas)". Ahora se dedica de lleno a la música electrónica en Zapopan, donde reside.

De la ciudad cree que lo influenció más que nada el "under". Piensa que los círculos que acaparan la electrónica local de pronto se quedan atorados en las mismas propuestas o sonidos. "En cambio en los círculos más del subsuelo puedes encontrar gente que está haciendo cosas muy interesantes, desde el hip hop y géneros vinculados a la escena bass hasta el punk, noise o techno house crudo, siento que es música más honesta sin tanta pretensión o bluff".

Menciona a proyectos como Fonobisa, Tropical Punch, Omar Alejandro, Manuel Printzen y Don Esquivel. En cuanto a sellos o colectivos: POAT Records, Internet Public Radio, Lo Stash o los United Basslines. "De bares me gusta que hay más apertura, el Ümbral por ejemplo, que mete propuestas muy frescas, desde talentos de la electrónica latinoamericana hasta talentos europeos o leyendas de la escena en México como Dj Klang, además de apostarle al uso de instalaciones audiovisuales". Esa es la gente local que lo inspira, sin duda alguna.

Ha publicado tracks o EPs con WOS, EAC de León, en POAT Records, In Public, PGN:SM de Toluca, un remix por ahí en Ten Toes Turbo y en Discos Sentimiento. Está por publicar un split en WOS y un par de nuevos eps en otros sellos.

"Recientemente participé con un track en el México Relief (iniciativa de Dance Your Name para recolectar donativos para los afectados del pasado sismo 19S) junto a productores que admiro como Legowelt, Photonz, Drvg Culture –y con Armando Frames, Gsr.brg Emi.Te y el Bad Name Roy de los DYN–

En lo que refiere a su proceso de producción se inclina por el hardware, pero usa la computadora la uso en la etapa final del proceso: cuestiones de edición, cortar, pegar, ecualizar, etc. Antes no grababa en multitrack, solo conectaba todo los fierros y grababa todo en una sola toma en cinta o en digital. Ahora gusta de samplear sus propios sintes, a veces los graba en cinta y los digitaliza para usarlos en Ableton, donde graba y mezcla.

"Uso un octatrack como sampler pero más para secuenciar mis sintes (TB3, YamahaTQ5, Poly 800, etc.) y de caja de ritmos uso principalmente una TR8. me gusta coleccionar samplers y sintes viejos, también armo diferentes combinaciones de set ups, ando trabajando uno con todos mis aparatos y otro con solo un sintetizador y una laptop. Tengo una grabadora de carrete Akai que también suelo usar para procesar el audio, de hecho aún no tengo una interfaz de audio (risas). Grabo todo por separado usando las entradas de la caja de ritmos".

Produce desde los 21 años pero cuenta que hace poco lo comenzó a tomar más en serio. Nos recomienda escuchar a Melodykrafter, Cuatro Cuartos y Por Detroit. De productores Tyu, Tkus y AAAA.

Phynx

Phynx tiene 22 años y comenzó a tocar la guitarra desde los 10, cuenta que todos sus amigos de la primaria y él mismo eran amantes de la música y siempre quisieron formar una banda. Desde temprana edad supo que eso querría hacer toda la vida. Aún así, el que se clavara en la electrónica parece haber sido un accidente, cuando le surgió la necesidad de componer sus propias canciones sin la necesidad de una banda. Entonces descubrió el software Guitar Pro:

"Me encanto poder escribir mi propia música y escucharla. Claro el paso siguiente era hacer eso en un DAW, así fue como descubrí Fruity Loops Studio y eso me llevó a descubrir la música electrónica. Después de unos años haciendo música en la computadora día y noche conocí a Luzius, otro productor de Guadalajara, el me enseño a Flying Lotus y eso cambió todo mi paradigma musical".

No está seguro de haber sido influenciado por Guadalajara en general, pero sí específicamente por el lugar donde habita: "el lugar en donde vivo ha influenciado muchísimo mi música. Especialmente estos últimos años. Vivo algo cerca del bosque de la primavera, en un lugar muy tranquilo, no necesariamente pegado al bosque pero sí lo suficiente como para sentir la tranquilidad y tener la oportunidad de estar en contacto con muchas especies de animales que son una gran fuente de inspiración para mi vida y mi música".

Para producir, ahora utiliza Ableton, usa capas de samples e instrumentos virtuales, siempre ambas cosas, por lo que considera su música como "híbrida". Ha colaborado con muchos labels, colectivos y crews de México: "Como beatmaker he colaborado con Jesse Baez, Fntxy, Yoga Fire, Forecast In Rome, P.flows y otros que aún no han salido. Como artista he colaborado con Movelike, Ssensorial, Goldframe, Dafuture, 808 Baes, Futurable y muchos más. Próximamente saldrá una colaboración junto con el Team Oneself que es un colectivo de Kryone y ahorita estoy trabajando con Finesse Records como productor".

Sigue a Thump en Español en: Facebook // Twitter.