FYI.

This story is over 5 years old.

francia

Este escabroso vídeo podría finiquitar el idilio de Francia con el foie-gras

Los vídeos se habían propuesto denunciar los aspectos más controvertidos de la producción de foie gras. En ellos se ve a patitos retorciéndose después de haber pasado por la trituradora y a un pato convulsionando después que le hayan quebrado el...
23.12.15
Captura de pantalla vía L214
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Un grupo activista francés que lucha por los derechos de los animales ha publicado dos perturbadores vídeos en los que se muestra el maltrato a los palmípedos en una fábrica de foie-gras. Las macabras imágenes, que fueron filmadas secretamente en sendos criaderos situados en el noroeste y el sudoeste del país galo, muestran cómo se aplasta vivos a patitos, y la agonía de un pato que yace en el suelo con el cuello retorcido.

El grupo de defensa de los animales L214 que ha publicado las gráficas imágenes en su página web, tiene la esperanza de que los vídeos se conviertan en una llamada de atención para los consumidores de foie gras — un producto considerado exquisito por muchos y que se elabora con la grasa de los hígados de ocas y de patos cebados con inyecciones, para aumentar así el tamaño de sus preciados órganos.

Publicidad

"Queremos mostrar a los consumidores cómo están siendo engañados. Les han vendido la idea de que están consumiendo una sustancia que proviene de animales que han sido criados felices y en libertad", explica Brigitte Gothière, una trabajadora de L214, el grupo activista que ha colgado los perturbadores vídeos online.

"La mayoría de la gente tiene sensibilidad, y no quiere ver cómo se maltrata a los animales", añade. "Y la gente necesita saber qué es lo que está pasando en todas las granjas avícolas. Solo así serán capaces de vincular el pedazo de carne que yace en sus platos con el macabro tratamiento que reciben las aves para llegar hasta sus bocas".

Se estima que Francia produce el 75 por ciento de todo el foie-gras que se consume en el mundo. Según estadísticas publicadas por el ministerio francés de Agricultura, el país galo cebó a la fuerza a una cantidad suficiente de aves como para suministrar 19.300 toneladas de grasa animal por todo el planeta. Los franceses son también los mayores consumidores planetarios del paté elaborado con la grasa del hígado de patitos y de ocas, y se estima que el año pasado se consumieron 18.600 toneladas entre su población.

Cuando se le preguntó sobre las imágenes, Marie-Pierre Pé, miembro del Comité Interprofesional del Foie Gras, hizo un llamamiento al público para que no sacara conclusiones precipitadas.

"Estamos hablando de sociedades de defensa de los animales — de vegetarianos", ha afirmado. "Están haciendo todo lo que pueden por exagerar la realidad, para ser sensacionalistas y disuadir a todo el mundo de que coma carne".

Publicidad

Patitos recién criados son machacados vivos por la trituradora

En uno de los vídeos, que fue filmado en un criadero de la provincia de Pays-de-la-Lore, en el noroeste del país, se observa cómo se elige y se descarta a los animales recién salidos del cascarón en función de su sexo. Los trabajadores arrojan a las hembras a una trituradora en la que son machacadas hasta quedar convertidas en una pastita parecida al puré entre sendos rodillos rotativos.

"No se quedan con las hembras. Estos son los patos que se utilizan para producir foie gras, comenta una empleada con el rostro oculto para proteger su anonimato. "Los hígados de las hembras son demasiado pequeños, así que no les sale a cuenta dejarlas vivir".

La producción de foie gras, por muy controvertido que pueda parecer, está autorizada y legislada por normativas vigentes en toda la Unión Europea. Según establece dicha normativa, los hígados de pato destinados a la comercialización no pueden pesar menos de 250 gramos.

Este siniestro vídeo ha provocado el cierre de un matadero francés por sus atrocidades. Leer más aquí.

Es perfectamente normal que los criaderos se deshagan de las hembras. Según establece una normativa europea de 1999 "los patitos hembra deberán de ser matados con ayuda de un aparato mecánico… diseñado y operado de tal manera que los patitos mueran de manera inmediata". Sin embargo, el vídeo muestra cómo se vulnera dicha normativa cuando muchas de las hembras afluyen de la trituradora agonizantes.

Publicidad

El siguiente vídeo contiene imágenes que puede herir la sensibilidad de algunos espectadores:

Según Pé el vídeo no ilustra fehacientemente las extendidas prácticas en la producción de foie-gras. En declaraciones a VICE News, Pé ha condenado las violaciones de las normativas sobre la gripe aviar, después de que se registrara un brote en el sudoeste de Francia.

"Nuestro sector dejó de sacrificar a las hembras hace diez años y ahora exportamos el 90 por ciento de las que nacen", comenta Pé. Las hembras no deseadas son a menudo vendidas como carne a los países del norte de África.

"Sin embargo, la gripe aviar está provocando el cierre de algunos de nuestros mercados, especialmente el de los animales más viejos", abunda. "Los criadores se están viendo obligados a matar a su animales. Desde un punto de vista profesional, resulta traumático. Yo lo siento como algo comparable a abusar de alguien que no se puede defender".

Al ser preguntada sobre las macabras imágenes de los pollitos que afluyen agonizantes de la trituradora, Pé asegura que las mismas le parecen "sospechosas".

Sacrificios chapuceros

El segundo vídeo fue filmado durante el mes de abril en una granja de patos al sudoeste de Francia, la región que lidera holgadamente la producción mundial de foie-gras. La gran parte de la producción de grasa procede de los llamados patos mula, un híbrido estéril entre el pato pequinés y el pato moscovita.

Publicidad

Los patos que ya no pueden poner huevos son exterminados con la clásica quebradura de pescuezo. Se trata igualmente de otra práctica autorizada por la normativa europea, siempre y cuando no sea fuente de "ningún sufrimiento evitable" para el animal. Y, aún así, en el segundo vídeo, un chapucero sacrificio deja a una hembra agonizante de dolor, mientras se observa el escalofriante aspecto retorcido de su cuello.

El siguiente vídeo contiene imágenes que puede herir la sensibilidad de algunos espectadores:

Además de denunciar las violaciones que se producen en los criaderos, los activistas pro-animales esperan que las imágenes disuadan a muchos franceses de seguir comiendo foie-gras, una tradición culinaria que ha sido condenada como antiética por sus detractores.

Después de 40 días en el criadero y de 40 días viviendo al aire libre, los patitos macho son enjaulados y se les ceba a comida durante 12 días.

El Toro de la Vega, símbolo de la polarización entre protaurinos y animalistas en España. Leer más aquí.

"Durante esos 10 o 12 días los animales son cebados a través de inyecciones en su esófago que aumentan la cantidad de comida en sus cuerpos de manera paulatina. A menudo se les inyecta puré de maíz, una cantidad que puede alcanzar el kilo por ingesta", explica Gothière. "Para ello emplean un artefacto hidráulico o un surtidor de goma. La idea es llenar el buche del pato". El buche es una bolsa situada en el esófago del animal donde se almacena la comida antes de la digestión.

Publicidad

Un pato normal engordará alrededor de 2 kilos durante este periodo — alrededor del 33 por ciento de su peso. Solo entonces se les noquea y se les desangra, para proceder entonces a extirparles el hígado.

Ninguna prohibición en el horizonte

En 1998, el consejo de la Unión Europea introdujo una directiva que aseguraba que "ningún animal será alimentado con comida o con líquidos cuando ello pueda resultar en algún sufrimiento innecesario; o, incluso, cuando pueda provocarle algún tipo de lesión". En aquel momento, los funcionarios de la Unión Europea crearon un comité permanente consagrado de manera específica a la supervisión en la elaboración del foie-gras. En 1999 el comité proclamó "haber advertido algunos problemas en el bienestar de los animales derivados de determinadas prácticas empleadas en el proceso de elaboración del foie-gras". Según el mismo comité, tales prácticas "no cumplen con los requisitos de la Convención".

Pese a todo, el foie gras no fue excluido del menú.

"Hasta que no existan nuevas evidencias científicas sobre métodos alternativos y sobre los aspectos del bienestar del animal la producción de foie-gras queda terminantemente prohibida en cualquier sitio, excepto por los lugares donde se está llevando a cabo actualmente".

Eso significa que la producción de foie-gras solo es legal en cinco países de la UE: Francia, Bélgica, España, Hungría y Bulgaria. Polonia prohibió que se cebara a ningún animal en su territorio en 1999, e Italia emuló su ejemplo en 2004.

Vytenis Andriukaitis, comisionado por la Salud y la Seguridad Alimenticia ya expresó durante una comparecencia en marzo frente al cuerpo legislador de la UE que la comisión que él mismo preside "no tienen intención alguna" de prohibir la producción de foie-gras.

Sigue a Lucie Aubourg en Twitter: @LucieAbrg

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES