FYI.

This story is over 5 years old.

Conoce el nuevo Ejército Rebelde Sirio que va a por Estado Islámico

El nuevo ejército está armado por Estados Unidos, goza del apoyo de los bombardeos de la coalición y odia profundamente a Estado Islámico. Sin embargo, sigue siendo demasiado pequeño para tomar la estratégica provincia de Deir al-Zour
New Syrian Army / Youtube
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Puede que la organización terrorista Estado Isámico (EI) haya padecido varias derrotas a lo largo de la periferia de su autoproclamado califato. Sin embargo, hasta la fecha, ninguna ha sido capaz de cuestionar su control sobre el núcleo de su territorio. Si bien la coalición liderada por Estados Unidos ha intensificado sus bombardeos contra las infraestructuras petrolíferas de los yihadistas, las naciones aliadas han demostrado tener muy pocas ganas de desplegar a sus tropas en el extenuante campo de batalla. Tal sería la manera más efectiva de arrebatar el control del norte de Siria a los terroristas. Claro que también sería la más sangrienta. Y por mucho que Raqqa sea el centro administrativo de EI en Siria, la provincia que suministra la mayor parte de sus beneficios petrolíferos es Deir al-Zour, un enclave estratégico entre Siria y los territorios iraquíes.

Claro que puede que tal escenario esté a punto de transformarse gracias a la intervención de una flamante delegación de rebeldes procedentes del este de Siria. Estos le tendrían muchas ganas a Estado Islámico y, según informan fuentes locales, contarían con el respaldo de los todopoderosos Estados Unidos.

Publicidad

Conocido como Nuevo Ejército Sirio (NES), su existencia salió a la luz en noviembre a través de un vídeo publicado en YouTube. Entonces la formación apareció bajo su nombre árabe, Jaish Suriya al-Jadid. Su objetivo no es otro que hacerse con Deir al-Zour, y parece que goza de un formidable arsenal de armas procurado por Estados Unidos y del apoyo aéreo de la coalición.

Según las entrevistas concedidas por algunos de los rebeldes involucrados y por las informaciones facilitadas por algunos militantes a través de Skype y de las redes sociales, parece incuestionable que las posibilidades del NES son complicadas. Sus tropas no son, aparentemente, demasiadas. En parte porque ciertas facciones rebeldes de Deir al-Zour no confían en el respaldo estadounidense. A pesar de ello, el grupo, que se ha hecho popular por su acérrima enemistad con Estado Islámico, podría seguir siendo una de las mejores esperanzas para expulsar a EI de una provincia estratégica.

Cuando la lucha entre EI y un amplio sector de los rebeldes sirios estalló por todo el país en 2014, EI intentó hacerse con algunas fortalezas del este de Siria, antes de asentarse en el oeste. Deir al-Zour, sin embargo, resistió sus embates de manera heroica y obstinada. Las tropas del Ejército Libre Sirio (ELS), y de la franquicia de Al-Qaeda en Siria, Jabhat al-Nusra, consiguieron contener las embestidas de EI. Sin embargo, la abrumadora conquista del bastión iraquí de Mosul en junio de 2014 por parte de EI significó el final de la resistencia de Deir al-Zour. Entonces los combatientes yihadistas de EI se incautaron de armamento estadounidense y se dirigieron hacia el oeste para rodear la ciudad. Deir al-Zour cayó tras una batalla que los rebeldes locales pelearon a muerte hasta rendirse, o huir rumbo al oeste a través del desierto central sirio.

Publicidad

Desde entonces, EI ha castigado a Deir al-Zour. Ha tenido que pagar el precio de su coraje y el de su irreductible resistencia, que ha asesinado a varios miembros de EI. Puede que la represalia más atroz de los yihadistas fuera la que orquestó contra la tribu local conocida como Sha'eitat. Los Sha'eitat se sublevaron contra EI en el verano de 2014, una medida que provocó que perdieran a casi 700 de su miembros — y que, de paso, sirvió para que los habitantes de Deir al-Zour aprendieran una siniestra lección.

"EI ha reconocido que Deir es la zona que más se le resistió. Les costó muchos hombres y mucho material", explica uno de los militantes de Deir al-Zour, que acepta ser entrevistado a través de una red social a cambio de hacerlo anónimamente.

Deir al-Zour está ubicado en el negro corazón del territorio que los yihadistas controlan entre Siria e Irak. Las noticias que salen de allí son muy escasas en comparación con las del resto de frentes de los yihadistas. En Deir operan algunos pequeños medios de comunicación de la resistencia, aunque la capital de la provincia solo haya merecido una parte infinitesimal de la cobertura que ha merecido, por ejemplo Raqqa. Claro que eso no significa que EI haya sido menos brutal en Deir al-Zour de lo que ha sido en Raqqa.

"Comparado con Deir al-Zour, lo que sucede en Raqqa es totalmente normal", explica otro militante. Aunque, en ambas existe una declarada animadversión por los yihadistas. "El resentimiento entre la gente de Deir al-Zour y Estado Islámico viene de lejos", cuenta el activista Omar Abu Layla. "Si se da la oportunidad, lucharán. Y lo harán aunque tengan que hacerlo a navajazos".

Publicidad

Los ataques aéreos rusos en Siria ya han matado a 485 civiles, 117 de ellos niños. Leer más aquí.

Sin embargo, hasta la fecha, ha habido muy pocos que se hayan atrevido a tomar acciones contra lo que perciben como una ocupación armada. Todos los veteranos guerrilleros de Deir al-Zour se han repartido por el oeste de Siria. La delegación oriental de Jahbat al-Nusra ha visto como sus tropas disminuían desde que abandonaron Deir al-Zour por la provincia de Dara'a, al sur del país. Allí se han dedicado a librar una guerra de desgaste con la filial de EI. Por su parte, los rebeldes del ELS oriundos de Deir al-Zour, se han asentado en su mayoría en la montañas de Qalamoun, al norte de Damasco, y en el desierto central de Siria, el Badiyyah, donde se han enfrentado a los combatientes yihadistas de EI y han contenido los intentos de estos por avanzar hacia el sur.

Las filas del Nuevo Ejército de Siria se han nutrido, mayoritariamente, de la diáspora de los rebeldes de Deir al-Zour. El NES ha brindado a sus combatientes un entrenamiento profesional y armas estadounidenses — en su vídeo promocional aparecen guerrilleros disparando rifles Mk 14, metralletas M240 y morteros M120. En las imágenes se ve también al comandante de operaciones Khaz'al al-Sarhan, jurando fidelidad a su ejército "responsable ante Dios y ante el pueblo sirio de restaurar la seguridad en este país puro y expulsando a Da'esh [EI] y a todos sus partidarios, de Siria". El NES, cuentan fuentes cercanas, fue inicialmente entrenado en Jordania, pero ahora está radicado en Siria. Es parte de la coalición rebelde Jahbat al-Asalah wal-Tanmiyyah (Frente de Autentificación y Desarrollo), es de ideología salafista — islamista, aunque encarnizadamente contraria a EI y a sus excesos yihadistas — y dispone de tropas por todo el país.

Publicidad

El Nuevo Ejército Sirio lanzó su primera ofensiva el pasado 15 de noviembre. Fue dirigida contra varios almacenes de munición y contra una fábrica de bombas en el paso fronterizo de al-Tanf, a pocos metros de Irak. En un vídeo posterior sobre el asalto, el coronel del NES Muhannad al-Talla proclamaba que el ataque "es el primer paso hacia la liberación del este de Siria". También achacaba el éxito de la misión a la "estrecha colaboración" entre el Nuevo Ejército Sirio y la coalición internacional.

"Existe una colaboración a niveles muy distintos, como en el apoyo logístico, en la organización y en las misiones como los bombardeos aéreos — que no han ocasionado víctimas civiles", declaró un portavoz del NES que se hace llamar Abu Yousef.

La irrupción del grupo no ha estado exenta de controversia. Algunos militantes y observadores sirios se han quejado de que en el vídeo introductorio del ejército no se hacía mención alguna al régimen de Assad, y que solo se concentraba en Estado Islámico. Eso ha molestado a algunos potenciales aliados, a quienes les gustaría, en primer lugar, deshacerse del dictador que gobierna Siria.

"El objetivo fundamental es el régimen porque solo su caída significará el fin de este caos", observa ante VICE News Khaled al-Hammad, secretario general y responsable de Jahbat al-Asalah wal. Tanmiyyah. "Pero Daesh es la fuerza que controla ahora el este del país. Así que ellos son el objetivo principal en esa parte del país". A la pregunta de si se enfrentaría a las fuerzas de Bashar al-Assad si fuera necesario, el líder responde contundente: "definitivamente".

Publicidad

Las fuentes en Deir al-Zour aseguran que los rebeldes locales también están divididos sobre el rol de los aliados del NES. Resulta especialmente controvertida la figura de Estados Unidos. Según la misma fuente, la desconfianza general respecto a los estadounidenses ha disuadido a otros rebeldes de Deir al-Zour de sumarse al ejército. Los rebeldes en cuestión dudan que Estados Unidos quiera derrocar el régimen de Assad. Además, muchos de ellos está indignados con el número de víctimas civiles que se están cobrando los bombardeos de la coalición al este de Siria. (VICE News se ha dirigido a un miembro de la CIA para que exprese su opinión sobre el NES. Este refirió a VICE News al departamento de Defensa, donde una portavoz aseguró no tener más información del grupo que la que ha aparecido en los medios de comunicación).

Los rebeldes de Deir al-Zour ya han sido engañados anteriormente. Muchos están resentidos porque consideran que los rebeldes del norte de Siria les han abandonado en la guerra contra EI. A consecuencia de ello, temen que cualquier apoyo para luchar contra EI de cualquier aliado externo, pueda quedarse en nada.

Mientras tanto, las tropas del NES se enfrentan a un incuestionable problema — oficialmente solo disponen de algunos centenares de efectivos, aunque algunos entrevistados hablan de cifras todavía más bajas. "Muchos jóvenes no volverán a luchar hasta que no recuperen la confianza en los comandantes del ejército y en aquellos que les apoyan", relata un militante. "Entonces los números subirán".

Publicidad

Los yazidíes temen regresar a Sinjar incluso después de la retirada de Estado Islámico. Leer más aquí.

Pese a todo, todavía quedan motivos para pensar que el ejército pueda tener más éxito que otras formaciones que han recibido el apoyo de Estados Unidos. A fin de cuentas, sus miembros y sus líderes son eminentes y respetados rebeldes de Deir. Jahbat al-Asalah wal-Tanmiyyah también ha contribuido a la lucha contra el régimen de Assad por todo el país, aunque es especialmente popular en el este, donde sus facciones ayudaron inicialmente a liberar la provincia de las garras del régimen.

En cualquier caso, es posible que no haya nadie más que quiera o que pueda reconquistar Deir al-Zour. "No se puede empujar a las brigadas occidentales, ni siquiera a los kurdos, a que tomen Deir al-Zour. Eso es algo que solo puede hacer la gente de Dier", explica el militante local Abu Layla. Las limitaciones de una ofensiva contra EI dirigida por los kurdos desde el norte son cada vez más mayores; los kurdos del norte y las milicias árabes en las "Fuerzas Democráticas Sirias" ya han dejado claro cuales son sus intereses, y entre ellos no se cuenta el de luchar por Deir al-Zour. Mientras tanto, el régimen sirio sigue manteniendo el control de parte de la capital de la provincia de Deir al-Zour, además de una base aérea cercana a la ciudad. Sin embargo, parece más interesado en defender sus fortalezas en el oeste que en luchar para reconquistar el desierto del este.

Así que solo pueden ser los rebeldes de Deir al-Zour. A fin de cuentas, ellos son lo que "quieren librar a sus hogares y a sus familias de esta monstruosa organización", tal y como confiesa al-Hammad.

Abu Layla lo expresa en términos más crudos: "si los hijos del este no aprovechan su oportunidad, nunca volverá a presentarse otra: entonces habrá que despedirse de Deir al-Zour para siempre", concluye.

Sigue a Sam Heller en Twitter: @AbuJamajem

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES

Alex Mello (@Alex_de_M), analista de seguridad en Horizon Partners, contribuyó al análisis de las armas del Nuevo Ejército Sirio.