Estados Unidos

La policía no puede rastrear tu móvil sin una orden, anuncia un juez en Nueva York

Para la policía de la ciudad es común el uso de la tecnología StringRay para rastrear fácilmente dispositivos móviles. Pero defensores de los derechos civiles señalan que eso puede poner en riesgo la privacidad de los ciudadanos.
15.7.16
Personal de seguridad del primer ministro italiano Matteo Renzi revisa su teléfono antes de entrar al Shanghai Italy Center en Shanghai. Junio 10 de 2014. (Archivo) (Aly Son/Reuters)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Un juez federal de Manhattan que presidía un caso de narcóticos ha decidido que la evidencia obtenida con tecnología StringRay para espiar un teléfono móvil no será admisible en la corte.

StrinRay, también conocida como 'Hailstorm' o 'TiggerFish' es una herramienta de espionaje que básicamente funciona como una torre de telefonía celular. Envía señales que hacen que el teléfono móvil regrese una alerta con la información del propietario, como ubicación e identidad. Si un agente está siguiendo a un sospechoso, la alerta funciona más o menos como el juego de 'frío y caliente': entre más cerca esté del teléfono, más fuerte será la alerta que reciba.

El martes de esta semana, el juez William Pauley anunció que los derechos del acusado Raymond Lambis fueron violados cuando agentes de la Administración Para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) usaron StringRay sin una orden para ubicarlo y encontrarlo en su apartamento en Manhattan, durante una investigación de tráfico de drogas.

Hacking Team: el negocio del espionaje y sus conexiones gubernamentales al descubierto. Leer más aquí.

De acuerdo a los documentos de la corte, la DEA envió a un técnico que portaba StringRay al área donde vive Lambis. El técnico caminó por los alrededores mientras enviaba señales, hasta que la intensidad de las alertas de respuesta lo condujeron hasta el edificio del sospechoso. Después, el técnico entró al edificio y luego caminó a través de los pasillos hasta que encontró un apartamento en donde la señal era fuerte.

Esa misma tarde, agentes de la DEA tocaron la puerta de Lambis y pidieron permiso a su padre para poder revisar el lugar. En la habitación del sospechoso, los agentes encontraron "narcóticos, tres básculas digitales, bolsas vacías y otros materiales empleados en la droga".

'La privacidad de todos los neoyorquinos está en riesgo'.

Abogados defensores en materia de privacidad afirman que el uso de tecnología StringRay sin una orden invade, e incluso viola, los derechos constitucionales de las personas. Pero a pesar de las preocupaciones, los aparatos de ese tipo se han vuelto comunes y populares entre el arsenal de las autoridades.

Una investigación realizada por la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) encontró que al menos 13 agencias federales utilizan tecnología StringRay, incluyendo a la Agencia de Seguridad Nacional, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y el ejército. En Nueva York, así como en otros estados, tanto la policía local como la estatal, están equipadas con StringRay. Una investigación dirigida por el diario USA Today encontró que esta tecnología era usada incluso en delitos menores, como robos.

El FBI insta a Apple a hackear el Iphone de un terrorista, pero la compañía se niega. Leer más aquí.

La ACLU encontró que el Departamento de Policía de Nueva York había empleado StringRay más de 1.000 veces entre 2008 y mayo de este año, sin haber obtenido una orden por escrito.

"Si portar un teléfono móvil significa estar expuesto a vigilancia de grado militar, entonces la privacidad de todos los neoyorquinos está en riesgo", aseguró a principios de este año Donna Lieberman, directora ejecutiva de las oficinas de la ACLU en Nueva York.

El fallo de Pauley del martes viene después de la celebrada decisión hecha por la segunda corte más grande del estado Maryland, con la cual la policía deberá tener una causa probable para poder rastrear teléfonos a través de StringRay.

Después de este cambio, la oficina de la defensoría pública de Baltimore comenzó a revisar cientos de casos en los cuales se involucra el uso de tecnología StingRay, y que podrían ser impugnados como resultado del fallo de Maryland.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES