Fito.C es un MC de Monterrey afiliado a un partido político
Todas las fotos cortesía del artista

Fito.C es un MC de Monterrey afiliado a un partido político

El rapero de Cromosapiens y parte de Tres G es uno de los fundadores de Morena en su Estado.

Fito punto Ce es un nombre relevante del rap de Monterrey en los últimos 15 años. También es uno de los amlovers más aguerridos del timeline. Fito es parte de una generación de raperos que comenzaron sus andadas en el seno de Tres G, el colectivo regiomontano fundado en 2001 por él, Quid Comba (Miguel Contreras), Jars Man y Tocadiscos Trez y que entienden el hip hop como una forma de hacer comunidad.

Publicidad

Tres G ha sido un pilar fundamental en el desarrollo del hip hop en la Sultana del Norte y en torno a su ciencia han gravitado proyectos como Trigarante, Skool 77, Menuda Coincidencia, La sarta de barbajanes, Bribones hasta el cuello y más recientemente Cromosapiens. Sus aportaciones no han sido solamente musicales, sino de todo tipo: una escuela determinante para su ciudad.

Me comencé a escribir con Fito durante la elección presidencial de México en 2018, debido a que es uno de los raperos que, más allá de los memes, defendía y promovía abiertamente el proyecto del ahora virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Es justo decir que me movía cierto morbo y el escepticismo de muchos ciudadanos que nunca hemos militado ni simpatizado con algún partido político. Nunca he votado y he sido apático ante cualquier fenómeno electoral del corte que sea. Y en el mundo del hip hop en México, la postura abiertamente partidista de Fito, es aún más rara.

No soy ciego. Si en su discurso del Zócalo del 1 de julio, AMLO agradeció a las “benditas redes sociales”, fue porque en ese terreno se libraron batallas importantes para seguidores y escépticos. Y conozco el trabajo de Fito desde que formaba parte de los Bribones hasta el cuello, junto a Trez y Miguel Contreras. Recuerdo esa era del rap mexa en la que la “Hip Hop Revolución” fue protganosita y, fuera del Sonido Líquido, La Vieja Guardia y Caballeros, editaba los mejores trabajos, tenía los shows más nutridos y al público más fiel. Hablo de la triada formada por Bocafloja, Akil Ammar y Skool 77. (Ahora me veo ahí, púber e inocente, coreando “Sector Lucido”, “Todo sigue igual”, “Lo que más pesa” o “El día de mi suerte” en el foro Alicia. Así es la vida).

Publicidad

Pero también recuerdo que la gran mayoría de esos raperos no defendían ningún partido político establecido; al contrario, mantenían su solidaridad con causas independientes, como la de EZLN, los maestros, radios comunitarias, mediactivistas, cooperativas, estudiantes y el largo etcétera del activismo social de este país. En fin, he crecido, Fito y el rap mexicano también. Así que quise mantener este diálogo con él, justo en el momento en que el fenómeno Morena arrasó en las elecciones pasadas, tendrá la mayoría en el Congreso, la gubernatura de la Ciudad de México y, desde luego, la Presidenjia de la República.

NOISEY: Recientemente uniste fuerzas con Cromosapiens (Jars Man, Jonah, Sergio Funk, DJ Ventura), un combo que representa un refresh interesante para el género, por su identidad y sonido.
Fito.C: Cromosapiens era un proyecto que Jars Man había visualizado desde 2013, cuando me encontraba grabando Los hijos de los días. Él y Sergio Funk eran los que ya tenían en mente la movida de devolver el funk a los escenarios. Así que mientras grababa mi disco, Jars Man llegaba con estos beats funky y yo me emocionaba con ellos. Sergio y yo empezábamos a improvisar ideas y terminamos dando forma a Cromosapiens y a nuestro primer EP, Lando.

Cromosapiens se crea en torno a Tres G, colectivo con larga historia en la producción de hip hop en Monterrey. ¿Cómo te involucraste? ¿Cuál es la historia del proyecto y en qué momento se encuentra ahora?
Me involucré hace más de 15 años. Todo comenzó porque éramos amigos de la misma colonia. Yo tenía un grupo de música con Jars Man, actual productor y beatmaker de cabecera en Tres G, y él a su vez tenía un grupo con Miguel Contreras, fundador del colectivo y hermano mayor de Sergio Funk.

Publicidad

El objetivo principal del crew era desarrollar una plataforma cultural para potenciar la difusión del hip hop, de nuestras canciones, así como organizar eventos culturales para ser un referente nacional con nuestro trabajo.

Actualmente Tres G trabaja en cosas independientes. Por un lado, está La Sarta de Barbajanes (Quid Comba, Menuda Coincidencia y Peus Lee), quienes trabajan en su más reciente proyecto; por el otro, estamos Cromosapiens, preparando nuestro segundo EP.

Lanzaste en 2014 Los hijos de los días y has soltado un sencillo, “Extraordinario”, de tu proyecto solitario, ¿cómo va eso?
“Extraordinario” fue el primero de una lista de seis tracks que tenía pensado publicar hace un año. Son canciones con beats a doble tempo y sonidos menos boom bap, pero repletos de crítica social. Sin embargo, decidí esperar y dedicarme más tiempo a Cromosapiens.

Tus raps tienen una orientación sociopolítica, algo muy presente en Los hijos … ¿te sitúas en el espectro de la izquierda?, ¿haces “raptivismo”?
Me siento más pegado al pensamiento de la izquierda que al de la derecha, pero mentiría si te digo que profeso una ideología de izquierda de manera ortodoxa. La mayoría de mis raps, y en especial Los hijos de los días, comunican mi punto de vista e intentan poner sobre la mesa cosas que están pasando en el país y en el mundo. Darle importancia a lo colectivo sobre lo individual, imponer al amor sobre el dinero, y despegarnos de lo material, son algunos de los ejes del disco. Considero que estas ideas, independientemente del lado que estés, son de suma importancia y todos podemos tratarlas y comulgarlas.

Publicidad

¿Militas en algún partido político?
Sí, en Morena. Soy fundador del partido en Monterrey, aunque ya no estoy tan activo como hace tres años. Y antes de eso, jamás había pertenecido a algún otro.

Soy una persona que no abreva del sistema de partidos. Me llama la atención que seas de los pocos raperos que defendió y promovió abiertamente a un candidato durante las recientes campañas.
Todo empezó en el 2004-2005. Antes de esos años a mí no me interesaba la política. Pero un día, vi la noticia del proceso de desafuero contra López Obrador. Me llamo la atención que existiera un juicio contra un político del entonces Distrito Federal por “violar la ley”. La primera impresión que tuve fue “qué bueno, que se haga justicia”. Pero unos minutos de raciocinio después me dije “ah cabrón, ¿en el país donde los políticos corruptos nunca pisan la cárcel, por fin se hará justicia?”. Y en ese entonces viajaba mucho a DF por cuestiones del rap, con el grupo Bribones hasta el Cuello, que teníamos Tocadiscos Trez, Miguel Contreras y yo. Entonces pude ver de cerca cierto fenómeno social en torno a AMLO; a muchas personas que veían una posibilidad de cambio. A partir de eso me interesé por él y su ejercicio en el gobierno, hasta que terminé formando parte de su movimiento.

¿Cuál es tu balance de las recientes elecciones, de los resultados y del fenómeno postelectoral?
Creo que fue bueno. No sólo porque ganó la opción que me parecía la mejor, sino porque el ejercicio democrático fue mayor y más consiente que otras ocasiones. Además, la ciudadanía despertó un criterio que estaba dormido y creo que estará más al pendiente de todo lo que haga o no haga el gobierno.

Publicidad

Hubo una era del rap mexicano definida por su consciencia política. Hablo de raperos como Akil Ammar, Skool 77, Bocafloja, incluso en Tres G Contreras y tú mismo. ¿Qué piensas de esa era?
Era una era muy comprometida con su generación, con sus palabras. Se trató de una generación completamente dedicada a lo colectivo. Sin embargo, esa misma generación se hizo más individualista y perdió su esencia.

¿Qué piensas sobre las principales críticas que se le hacen a la política de alianzas que tuvo y tiene AMLO, como lo del PES (un partido conservador) y el caso de Napoleón Gómez Urrutia, por ejemplo?
La política de alianzas no es algo que, considero, le agrada mucho a López Obrador; sin embargo, hay algo que muchos no toman en cuenta: vivimos tiempos tan difíciles que lo que se necesita es sumar. Los partidos en el poder han sido dos —PRI y PAN— y están coludidos, así que ir a la guerra solos era casi imposible. Recordemos las elecciones de 2006. Si hubiéramos tenido una alianza un poco más grande y organizada, se hubiera evitado el fraude electoral.

Es importante mencionar que, por otro lado, las alianzas se dan porque es necesario que en el cambio participen todos. Por suerte o desgracia en México hay muchos conservadores, liberales, políticos, apolíticos… no obstante, hay un punto de coincidencia para todos: el país no está creciendo y para lograrlo es necesario que todos, con nuestras diferencias, lo saquemos adelante.

Publicidad

Pongo un ejemplo cercano: recuerdo tiempos en el hip hop cuando se buscaba que hubiera un buen festival. Ese era el plan, pues no había una escena. En los primeros eventos había grupos buenos, otros malos, unos comerciales y otros más radicales, pero el objetivo en común para todos es que hubiera una escena. Actualmente, aunque han cambiado las cosas, podemos ver shows y subescenas completamente desarrolladas. Existe ya un camino. No quiero decir con esto que se debe aceptar cualquier cosa, pero ser conscientes que un cambio no se da de la A a la Z de inmediato, sino por cada una de las letras.

Con lo de Napoleón Gómez Urrutia no estoy de acuerdo. Pero, por ejemplo, tengo amigos que conocí por el rap, cuyos sus papás son mineros y realmente apoyan y consideran a Napoleón como perseguido político. Es muy extraño, la verdad. Y es como comentaba antes: una parte del sindicato apoya Napoleón y en estas elecciones estuvieron cuidando casillas y evitando fraudes. Es decir, se sumaron a la batalla y bajo ese concepto, pues, bienvenidos sean.

Por otro lado, existía en el imaginario colectivo esta idea de que el norte del país era indiferente a AMLO. En 2012 consiguió la mayoría de votos en un promedio de mil 200 secciones de las más de 12 mil en los siete estados de la frontera norte, pero el pasado 1 de julio obtuvo 10 mil 392. Morena arrasó en esa región, ¿cómo ves esto como regio?
Muy bien, la verdad. La clave del éxito en el norte se debió a que todo el movimiento se ha dedicado estos años a organizarse y a concientizar a todas las personas. Además, en estos tiempos de mucho individualismo, es bueno que la gente esté unida. En este caso, el norte con el sur.

Publicidad

Ciertamente, el hip hop es una cultura que ha estado fuertemente ligada a movimientos sociales, a causas históricas, y de pronto existe esta disyuntiva o dicotomía que la pone también en un mood apolítico, ¿no?
Todos son libres de hacer y pensar lo que sea, pero todo es política. Y, como se dice por ahí, “sí, sé que a usted no le interesa la política, pero a ellos les interesa más que usted no le importe la política”.

¿Particularmente, qué es lo te llama más la atención de un proyecto como el de Andrés Manuel?
Lo plural. Muchas corrientes, muchos ciudadanos, afiliados, no afiliados, muchos jóvenes y, sobre todo, mucha equidad de género.

¿Por qué no ir Jaime Rodríguez Calderón, el “Bronco”? ¿Cuál es tu balance de este personaje?
El Bronco no representa una opción. Lo considero un analfabeto funcional que no tiene ninguna visión del país. Acá en Monterrey no ha hecho más que “ahorrar dinero”, pero el bienestar no se siente. Además, solo gobernó unos meses. Por otro lado, tiene una deuda muy grande con los maestros del Estado y es algo que no le aplaudo, pues los maestros de Nuevo León son gente muy trabajadora y no es justo que enfrenten injusticias por parte del gobernador.

Cómo ves la reciente polémica que ha desatado la designación de Manuel Bartlett Díaz como próximo director de CFE, su relación con AMLO y el papel histórico que ha representado (PRI, fraude 1988, etc.).
Sinceramente no me gusto, no te puedo dar un nombre de algún otro candidato para ese puesto, pero sé que hay personas capaces. Sin embargo, entiendo que para sacar al país adelante hay que organizarse de la mejor manera y si esa designación está planeada estratégicamente según su plan, habrá que ver y evaluar los resultados.

¿Cuáles consideras que son los límites de una propuesta como la de AMLO?
Los límites comienzan por el hecho de que es una propuesta muy amplia y no podrá ejercerse al pie de la letra. No obstante, la ciudadanía tendrá que entender que eso no significa fracaso, que significará que está en camino. Por supuesto que tenemos que vigilarla y exigir resultados. No le entregamos un cheque en blanco, vamos a pedir cuentas y a eso no estamos acostumbrados.

¿Cómo vislumbras este próximo sexenio?
Más dinámico, un ejercicio más cercano a la verdadera democracia.

¿Podría de alguna manera ganar el rap y el hip hop nacional con un presidente y un proyecto de gobierno de esta envergadura?
Claro, este cambio de gobierno es una coyuntura para todos. El arte, la ciencia, la educación y por supuesto el hip hop.

¿Qué viene para tus proyectos musicales?
Viene otro EP con Cromosapiens, todavía más recargado de funk. Estoy armando la estructura de lo que será mi próximo disco como solista; tengo varias letras e ideas, lo quiero hacer muy dinámico, invitar a varios raperos. Y por ahí tengo la intención de armar algo de Lo-fi hip hop. La verdad me llama la atención y es el mood en el que estoy actualmente, jajaja. Esperen más cosas.

Conéctate con Noisey en Facebook.