Publicidad
Mundial de Fútbol

Aficionados nos cuentan por qué se perdieron momentos históricos del mundial

"Me perdí la victoria de Italia contra Alemania en la semifinal del Mundial de fútbol de 2006 porque estaba en medio de una pelea".

por Will Magee; traducido por Mario Abad
08 Junio 2018, 3:15am

En el tiempo que se tarda en tomar dos pintas de cerveza, la acción ya se había acabado. Estaremos de acuerdo en que tampoco se tarda tanto en beberse dos pintas. Da tiempo suficiente para una breve charla después del trabajo; para una puesta al día muy básica con los amigos; es un interludio social, un breve encuentro, una encrucijada en la que aún existen las mismas posibilidades de que la noche acabe en casa con una peli de Netflix o con seis cervezas más en algún otro bar.

En cualquier caso, el tiempo que me llevó terminarme dos pintas de cerveza bastó para que Alemania le metiera seis goles a Brasil en uno de los partidos más memorables de la historia del Mundial, que se saldó con un 7-1. David Luiz mostró uno de sus peores momentos y las cámaras mostraron al ahora legendario jugador brasileño agarrar una réplica de la copa con lágrimas en los ojos. Yo no recuerdo mucho de aquel momento, porque en el tiempo que se tarda en tomar algo y charlar, el partido como tal ya se había acabado. Lo que para algunos fue una lección despiadada de humildad a una de las naciones más célebres en el deporte rey, para mí fue un repentino vistazo al marcador —¡joder!— seguido de un nuevo sorbo a mi deliciosa cerveza.

Se acerca nuevamente el Mundial este verano, y lo más probable es que todos volvamos a perdernos algún momento crucial por razones que van desde lo sublime a lo más ridículo. A fin de aplacar el sentimiento de culpabilidad colectivo, aquí recopilamos varias razones por las que fans del fútbol se han perdido grandes momentos del deporte.

Diarrea explosiva

“Mi hermano se perdió un partido entero del Tottenham en el palco VIP porque tuvo que pasarse todo el tiempo en el baño tras descubrir que era extremadamente alérgico a las vieiras”.

Sueño

“Tenía 13 años cuando ocurrió el milagro del Liverpool-AC Milan, pero yo me fui a la cama en el descanso del partido, deprimido y cansado. A la mañana siguiente, le pregunté a mi padre cuál había sido el resultado y me dijo que el Liverpool había ganado. No me lo podía creer”.

Despiste

“Mi primo es fan del campeonato de Wimbledon y se perdió el gol que metió David Beckham en 1996 desde medio campo porque estaba mirando el programa del día del partido de tenis de aquel día. Lo peor es que estaba sentado a unas 10 filas de la portería en la que se metió el gol”.

El karma

“Me perdí la chilena de Gareth Bale contra el Liverpool en la Champions League de este año por estar delante de la tele, pero mirando para el otro lado, haciendo el tonto intentando explicar la pinta de capullo que tenía Bale”.

The Bravery

“Me perdí la final de la Champions de 2005 porque fui a ver a The Bravery, un grupo indie horrible”.

Violencia física

“Me perdí la victoria de Italia contra Alemania en la semifinal del Mundial de 2006 porque estaba en medio de una pelea”.

Estudiantes de intercambio

“Me perdí el 2-1 del Arsenal contra el Barça en 2011 porque tenía que estar pendiente del estudiante de intercambio alemán que tenía en casa. Yo quería dejarlo en un pub cercano, pero mi madre me dijo que ni se me ocurriera”.

Picnics románticos

“No vi el gol de Frank Lampard (que luego no fue gol) contra Alemania en 2010. Había prometido a mi novia que iría de picnic con ella y me perdí la primera parte. Acababa de cumplir 17 años y acepté porque estaba entusiasmado de tener novia. Pero bueno, ya no estoy con ella”.

Necesidades biológicas no especificadas

“Fui al lavabo durante el partido de Brasil contra Alemania en el Mundial de 2014 y me perdí como 12 goles”.

Entrega de pizzas

“Me perdí el gol de Mario Mandzukic contra el Real Madrid en la Champions del año pasado porque estaba esperando que llegara la pizza que había pedido”.

Unas pachangas en el parque

“Me perdí el gol de Michael Owen contra Argentina en Francia en 1998 porque estaba jugando a fútbol en el parque. Mi amigo quería ir a casa y ver el partido. Yo no quería, y conseguí que nos quedáramos un rato jugando hasta que al final cedí. Llegamos a casa justo después de que Owen marcara”.

Béisbol de la liga menor

“Me perdí la final del Mundial de 2006 por ir a ver un partido de béisbol de la liga menor. Y cuando digo menor me refiero a como cuatro niveles por debajo de la mayor. No pasó nada interesante en el partido y lo único que recuerdo es ver el cabezazo de Zinedine Zidane en uno de los televisores del vestíbulo”.

Borrachera

"Me perdí el Super Saturday de Londres en 2012 porque me emborraché muchísimo y me desmayé”.

Más borrachera

“Me quedé dormido durante un partido del Mundial de 2006 porque habíamos estado de juerga toda la noche anterior. Fue el partido de México, que no fue nada del otro mundo. Volvió a pasar lo mismo la noche antes de la final. Estaba en una sala con siete personas y solo mi hermano y yo estábamos despiertos para ver a Francia perder con los penaltis”.

Borracheras, ahora y siempre

“Después de pillar un ciego impresionante en una ruta de bares, durante unos 20 minutos estuve totalmente convencido de que Raheem Sterling había metido un gol a Italia en el primer partido contra Inglaterra en el Mundial de 2014. Así que me perdí un momento histórico básicamente porque nunca ocurrió”.