crimen y drogas

Sólo un roce bastó para que este policía sufriera una sobredosis en EEUU

El agente recibió una llamada para apoyar en una inspección antidrogas de rutina; sin embargo, casi muere al entrar en contacto directo con una sustancia desconocida, la que se cree podría ser fentanil o carfentanil, drogas sintéticas derivadas del...
18.5.17
Imagen vía GettyImages/VICE News
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Un oficial de policía regresó a su puesto esta semana luego de casi haber muerto por una sobredosis accidental durante una inspección antidrogas de rutina.

El viernes pasado, el patrullero Chris Green recibió una llamada para apoyar en el registro de un vehículo en el estado de Ohio que tenía un polvo blanco esparcido en los asientos y el suelo. Desde el primer momento las autoridades sospecharon que se trataba de fentanil o quizá el tranquilizante para elefantes llamado carfentanil.

Publicidad

Green estaba usando guantes de látex como medida de seguridad, pero se los quitó para catear a Justin Buckel, el conductor de 25 años de edad.

"Cuando llegue a la escena, él estaba cubierto con la sustancia", dijo Green al diario local Morning Journal. "Lo registré, y fue único momento en el que no usé guantes. De ahí en fuera, seguí todo el protocolo".

Corte de EE.UU. culpa a las grandes farmacéuticas por la crisis de opioides. Leer más aquí.

Más tarde ese mismo día, Green se dio cuenta de que tenía restos de la sustancia blanca sobre su uniforme, así que decidió sacudirlo con las manos, sin ninguna protección, algo de lo que se arrepintió inmediatamente. Ante la vista atónita de sus colegas, Green se colapsó.

"Comencé a hablar de forma extraña", recordaba el oficial mientras hablaba con la prensa local. "Poco a poco sentí cómo mi cuerpo se desvanecía. Podía escuchar a mis colegas hablando, pero yo no podía responderles. Estaba completamente en shock. Pensaba: 'No puede ser que me esté dando una sobredosis'".

East Liverpool Police officer suffers fentanyl overdose from drug call — WKBN 27 First News (@WKBN)May 15, 2017

La crisis de opioides ha sido particularmente difícil en la ciudad de East Liverpool, en Ohio, por lo que se ha vuelto necesario que los policías carguen con naloxona, un antídoto. Los compañeros de Green le dieron una dosis de este medicamento en forma de spray nasal, llevándolo inmediatamente a un hospital, donde los doctores fueron forzados a administrarle tres dosis más para que se pudiera recuperar por completo, de acuerdo con los reportes.

China trabaja con Estados Unidos para frenar la crisis de opioides. Leer más aquí.

El oficial Green pudo regresar a su trabajo este martes, aunque dijo que los efectos de la sustancia persistieron durante el fin de semana. De acuerdo a su declaración, su cabeza "se sentía oprimida por una prensa, siento como si me hubieran pateado en el pecho y mi estómago se sentía como si hubiese tenido un resfriado".

La policía sigue esperando los resultados del laboratorio para saber la sustancia exacta con la que tuvo contacto Green, aunque la DEA ha advertido que los potentes opioides sintéticos tales que el fentanil, carfentanil y otros compuestos similares amenazan la seguridad de los oficiales en todo el país. Las drogas son tan potentes —hasta 100 veces más que la heroína en algunos casos— que el simple hecho de tocarlas o inhalarlas puede resultar fatal.

Publicidad

"Hay mucho peligro ahí afuera y los oficiales ni siquiera saben qué tipo de sustancias se encuentran", declaró a VICE News, Russ Baer, vocero de la DEA, el año pasado. "Los grandes traficantes y clientes muchas veces no saben el producto con el que están tratando. Ignoran si es heroína, si está mezclada con fentanil o fentanil puro".

El tráfico ilegal de fentanil chino hacia Canadá está imparable. Leer más aquí.

El estado de Ohio ha registrado 3.050 casos de sobredosis en 2015, de las cuales 1.155 estuvieron relacionadas con el fentanil, más de del doble registrado el año pasado. Los datos para 2016 aún no están disponibles, pero los reportes preliminares sugieren que podría ser mucho peor.

La situación en Ohio es un reflejo del problema que afecta a todo el país, donde las sobredosis han aumentado ya que cada vez más usuarios optan por los opioides sintéticos, una opción relativamente barata y con fuerte efecto. Los traficantes importan las drogas desde México, donde los cárteles producen los opioides y los mezclan con heroína. También reciben cargamentos que provienen de China, país que recientemente se unió a Estados Unidos en la lucha contra los opioides.

"Estados Unidos es quien tiene el problema de adicción a los opioides", dijo Baer. "China ha hecho todo lo posible por entender nuestra perspectiva sobre la epidemia de opioides. Es un problema mundial. China es parte de él, así como lo son también Estados Unidos, México y Canadá. Hemos estado trabajando juntos para enfrentar el problema".

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs