FYI.

This story is over 5 years old.

Estados Unidos

Los republicanos están intentando utilizar a Sanders para desacreditar a Clinton

Mientras Hilary Clinton parece enfilada rumbo a la victoria como candidata demócrata en las primarias estadounidenses, los conservadores siguen haciendo campaña para que sea su mayor competidor, Bernie Sanders, quien se erija como nominado.
29.2.16
Imagen por Jacquelyn Martin/AP
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

¿En qué se parecen los estadounidenses socialdemócratas y los conservadores republicanos en 2016? Pues en que ambos desean que Bernie Sanders se convierta en el ganador de las primarias de los demócratas, por mucho que sus posibilidades se desinflan dramáticamente cada día que pasa.

Sanders tiene 74 años, es de Vermont y ha sorprendido a analistas propios y extrañas gracias a una campaña incendiaria. En las últimas semanas los conservadores se han mostrado tan entusiastas a la hora de mostrar su debilidad por Sanders, como por continuar su campaña de desacreditación de Hilary Clinton. La ex secretaria del departamento de Estado, el ministerio del interior estadounidense, se alzó este fin de semana con una victoria sin paliativos en las primarias de Carolina del Sur, donde obtuvo un aplastante 73 por ciento de los votos.

Publicidad

Esta semana, tanto los candidatos conservadores como sus sustitutos, se han deshecho en elogios al candidato demócrata, cuando solo faltan ya 30 horas para que se celebre el caucus republicano de Nevada, previsto para este miércoles. Hace solo cuatro días, Sanders perdió el caucus en este desértico estado. Pero si bien el viejo demócrata cayó derrotado en las urnas, lo cierto es que que fuera de ellas se ganó el favor de los conservadores, totalmente seducidos por el talante populista de sus proclamas.

Los republicanos no esconden su deseo de que Sanders consiga asestar un zarpazo de último momento a Hilary, y convertirse en el candidato demócrata en el último tramo de la carrera presidencial, cuando se haya dilucidado qué republicano y qué demócrata dirimirán la lucha final por el asiento del despacho oval de la Casa Blanca.

Después del caucus demócrata en Nevada, Reince Priebus, presidente del Comité Nacional Republicano (CNR) emitió un comunicado en que mencionaba que Sanders estaría ganándole terreno a Hilary.

Después de Carolina del Sur, la pregunta está clara: ¿Quién va a detener a Donald Trump? Leer más aquí.

"Un prolongado combate en el que Hilary se ve obligada a cuestionar su proverbial vocación socialista para facilitar a los republicanos que vuelvan a la Casa Blanca", rezaba el análisis de Priebus.

Tal fue el preámbulo de otros dos comentarios laudatorios para Sanders durante un pequeño acto de promoción de la campaña del candidato republicano Ted Cruz, celebrado al norte de Las Vegas, un día antes del caucus de Nevada. El presentador del encuentro, Glenn Beck, abrió la velada con una perorata imprecisa y rocambolesca, que proclamó casi a modo de sermón. En un momento dado, señaló que Sanders acierta cuando reclama una justicia equitativa para los estadounidenses. Muchos de los asistentes se quedaron estupefactos. Más adelante, el público se rió de un modo mucho menos tenso cuando Beck afirmó que no comparte el plan de Sanders para arreglar el país.

Publicidad

"Bernie Sanders está conectando con mucha gente porque ha diagnosticado el problema", comentó Beck. "Su solución es un desastre, pero acierta de pleno cuando se refiere a cuál es el problema. Cuando los Sanders se refiere a un proceso limpio lo que reclaman realmente es una justicia equitativa en Estados Unidos".

"Lo que yo quiero es que me aseguren que si estoy en lo más bajo del escalafón voy a tener las mismas posibilidades de conseguir lo que me proponga que el tipo que está arriba de todo", añadió.

Por su parte, Ted Cruz, invitó al estrado al fiscal general de Nevada, Adam Laxalt, quien reconoció que "hasta Bernie Sanders está abogando por una política en contra del establishment, un sentimiento que ha ayudado a propulsar la campaña de Donald Trump en los primeros caucus republicanos.

Salarios o reforma migratoria: ¿qué priorizan los latinos a la hora de votar en EEUU? Leer más aquí.

A la mañana siguiente, durante un mitin celebrado en un casino de Las Vegas, el candidato predilecto del establishment republicano, Marco Rubio, proclamó que prefiere ser un socialista como Sanders a ser investigado por el FBI como Clinton, en relación a la investigación abierta sobre los correos electrónicos de Hilary cuando estaba al frente del departamento de Estado. La investigación, que defiende la tesis de que Hilary Clinton utilizó su cuenta de correo público para dirimir asuntos personales, fue denunciada por VICE News ante la Ley de Libertad de Información (FOIA en sus siglas inglesas), y sigue siendo uno de los flancos más desprotegidos de Hilary.

Publicidad

La debilidad por Sanders también ha llegado referida directamente desde el CNR, que no ha dejado de enviar largos correos electrónicos con links a artículos periodísticos que vaticinan el declive de Hilary y señalan a Sanders como la alternativa más popular entre los demócratas. Algunos de los artículos aseguran que Sanders y Clinton están muy cerca en las encuestas, mientras que otros se concentran en lascríticas que el viejo ha dirigido contra Hilary, o subrayan su habilidad para arrastrar a las multitudes hasta sus mítines.

El CNR ha declarado a VICE News que si bien ha destacado a las fuerzas especiales que en su día sirvieron al vicepresidente Joe Biden a apoyar a Sanders, lo cierto es que la gran mayoría de sus esfuerzos están concentrados en seguir investigando a Clinton y sus posibles debilidades. Pese a todo, el partido sigue mostrándose vacilante a la hora de admitir que todos sus esfuerzos están concentrados en menoscabar a la candidata demócrata.

"No vamos a dar nada por hecho. Tal es la lección que aprendimos en 2008", comenta Michael Short, portavoz del CNR, en relación a la derrota de Hilary a manos del advenedizo Barack Obama. "Estamos haciendo lo que tenemos que hacer y estaremos preparados para enfrentarnos a cualquier situación".

En imágenes: la creatividad de los partidarios del candidato Bernie Sanders en las calles de NY. Leer más aquí.

Por su parte, desde American Bridge, un colectivo que ejerce presión política para promover la campaña de Hilary y que investiga los puntos débiles de los republicanos, han concentrado sus pesquisas en escanear los puntos flacos de Rubio, pese al imparable ascenso de Trump. Poco después de que Rubio perdiera el debate republicano en New Hampshire a principios de febrero, American Bridge lanzó su llamada campaña Marcorobot, que consistió en enviar a manifestantes disfrazados de robot para seguir los pasos de Rubio. La iniciativa sigue presidiendo el portal online del colectivo.

A pesar de la abultada derrota de Sanders en las primarias de Carolina del Sur, el CNR es consciente de que cuanto más aguante el viejo senador en la carrera, mayores serán sus posibilidades de batir a Clinton de cara a la Convención Nacional Demócrata de julio, el escenario en que se dilucidará quien de los dos concurrirá a la presidencia del país. Y no cabe duda de que tanto Sanders como los republicanos intentarán aprovecharse de tal circunstancia hasta que los candidatos sean definitivamente coronados durante el próximo verano.

Sigue a Liz Fields en Twitter: @lianzifields

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs