FYI.

This story is over 5 years old.

Los bombardeos están matando a decenas de niños en Alepo

Las fuerzas de Putin y de Bashar al-Assad han retomado los bombardeos contra los rebeldes de Alepo con una violencia indiscriminada. 38 niños y más de 200 civiles han muerto desde el jueves, y se teme que todavía queden muchos bajo los escombros.
27.9.16
Un enfant sur son vélo devant des magasins détruits dans le quartier d'al-Qaterji, à Alep en Syrie, le 25 septembre 2016. REUTERS/Abdalrhman Ismail

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Cientos de civiles fueron asesinados en la noche del domingo bajo el fuego de los bombarderos sirios y rusos en las zonas de Alepo controladas por los rebeldes. El sábado Rusia había anunciado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que las posibilidades de devolver la paz al devastado país de Oriente Medio: "son una misión casi imposible".

Las zonas orientales de la ciudad siria de Alepo, enclavada al norte del país, fueron arrasadas durante una nueva noche de bombardeos. Los ataques alcanzaron varias zonas controladas por los rebeldes que luchan contra las fuerzas del dictador Bashar al-Assad. El nuevo y agresivo ataque forma parte de un nuevo plan de las fuerzas del dictador y de sus aliados por aniquilar la resistencia rebelde, una misión que emprendieron el pasado jueves tras dinamitar un alto el fuego que llevaba en vigor desde el pasado 9 de septiembre.

Publicidad

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, una organización independiente que monitoriza los bombardeos en Siria gracias a fuentes locales, ha asegurado que el balance de muertos que ha dejado la última oleada de bombardeos estaría "en torno a los 23", por mucho que todavía haya víctimas que estén siendo rescatadas de los escombros. Según ha declarado el Observatorio a la agencia Reuters, desde que se reiniciaron los bombardeos la semana pasada han sido asesinados 237 civiles, 38 de los cuales serían niños. 162 de los fallecidos serían rebeldes de la oposición al régimen.

A father mourns his dead son. A young girl is buried under rubble. Aleppo burns again. — AJ+ (@ajplus)September 26, 2016

Un padre llora la muerte de su hija. Una niña yace sepultada bajo los escombros. Alepo arde de nuevo.

Otras cifras, sin embargo, como la de los trabajadores civiles que trabajan en la zona, han asegurado que el balance de muertos en las zonas controladas por los rebeldes llegaría a los 400. Bebars Mishal, un trabajador de defensa ha declarado a Reuters que los últimos bombardeos se habrían extendido hasta las seis de la madrugada del lunes.

"Es la misma situación. Especialmente de noche, cuando los bombardeos se intensifican, se vuelve todo más violento. Entonces se emplean toda suerte de armas, bombas, fósforo, napalm y hasta bombas de racimo", ha contado Mishal. "Ahora solo está el helicóptero y Dios solo sabe dónde será el siguiente bombardeo. Solo Dios sabe cuál será el siguiente edificio en derrumbarse".

Publicidad

Capacity to provide daily basic healthcare for children in — SAMS (@sams_usa)September 26, 2016

Ya no quedan medidos al alcance para procurar los cuidados médicos básicos a los niños de Alepo. El suministro de necesidades básicas a los niños ha sido cortado.

La última oleada de bombardeos aéreos llegó horas después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reuniera a petición de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña para combatir la nueva escalada de violencia en Alepo.

En declaraciones ante el consejo, el embajador ruso, Vitaly Churkin respondió a las duras críticas de Estados Unidos y Gran Bretaña asegurando que "en Siria cientos de grupos armados están recibiendo armas y el territorio del país está siendo bombardeado de manera indiscriminada. Debido a ello, devolver la paz es casi una misión imposible".

Las palabras del embajador de Putin llegaron después de que Rusia fuese implacablemente criticada por la protección que está brindando a las fuerzas del dictador que todavía dirige el país, Bashar al-Assad. "Lo que Rusia está patrocinando y haciendo no es antiterrorismo es barbarismo", ha proclamado Samantha Power, la embajadora de EE. UU. en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Por su parte, el embajador de Reino Unido, Matthew Rycroft ha acusado a Siria y a Rusia de conspirar para cometer crímenes de guerra. "El régimen sirio y Rusia han alcanzado nuevas cotas de horror y han desatado un nuevo infierno en Alepo. Rusia se ha aliado con el régimen sirio para llevar a cabo crímenes de guerra".

Tanto Rycroft como Power abandonaron la sala cuando el embajador sirio en Naciones Unidas, Bashar Jaafari compareció para ejercer su turno.

_Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES_