Cómo correr a tu roomie sin ser un idiota

Porque mereces sentirte como en casa en tu casa.
23.1.19
siluetas de tres mujeres

Artículo publicado originalmente por Broadly Estados Unidos.

Para la mayoría de la gente, un hogar es un espacio para compartir, lo cual puede ser muy bueno: la compañía de otros puede convertir actividades simples y solitarias, como comer y ver series, en algo divertido para compartir con otra persona o dos (o más). Puede significar volver a casa y que tu roomie tenga la cena lista o disfrutar del aroma de la vela que compraron para el departamento.

Publicidad

En situaciones menos afortunadas, también puede significar tener que esperar a tu insoportable roomie para usar el baño, gritarle a alguien que tienes que ver a la mañana siguiente, o no regresar a casa porque las dos situaciones anteriores ya llegaron a su limite.

Si te encuentras en el último escenario, tienes dos opciones: continuar viviendo en una casa plagada de tensión o hacer algo al respecto. Si puedes mudarte, hazlo. Si no, aquí te explicamos cómo hacerlo de una manera inteligente, de acuerdo con la guía de la terapeuta Shira Etzion LMFT de la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, primero: antes de quitarle las llaves a tu roomie de una vez por todas, debes prestar atención a los derechos de los inquilinos. Es posible que tu roomie pueda permanecer legalmente en tu departamento, incluso si no está en el contrato de arrendamiento y le hayas pedido que se vaya.

Si tu roomie está en el contrato de arrendamiento, técnicamente no puedes correrlo, pero puedes pedirle amablemente que se vaya. Familiarízate con los derechos de los inquilinos de tu ciudad, especialmente si tu relación con tu roomie es hostil, antes de pedirle que se vaya. Sin embargo, si estás bastante seguro de que no te pueden demandar por dejar sin casa a tu roomie y a su perrito feo, prosigamos.

Cómo tomar la decisión de correr a tu roomie

Pedirle a alguien que desaloje tu casa no debe tomarse a la ligera. Dicho esto, nadie tiene porqué aguantar a un roomie que se ha convertido en un problema. Según Etzion, “no hay tolerancia cuando se trata de una situación o circunstancia abusiva, [por ejemplo] si te está robando, te sientes inseguro, está siendo abusivo, o está trayendo personas que realmente comprometen tu bienestar. "Si te encuentras en una de estas situaciones, es importante que hagas un cambio de inmediato, ya sea que te vayas o que le pidas que se vaya. Puedes lidiar con las repercusiones financieras o lo que sea que tengas, una vez que estés seguro.

Si la razón por la que no eres feliz viviendo con tu roomie es menos grave, como porque es sucio, tiene mal humor o es ruidoso, es comprensible que quieras que se vaya. "Con quien vives realmente puede afectar tu entorno, tu vida o la forma en que te sientes", dice Etzion. Su consejo es "no subestimar los sentimientos de tristeza, desconexión o soledad si te estás viviendo con alguien que realmente no coincide con las cualidades del roomie que quieres". Si la razón por la que no quieres vivir con esta persona es algo que pueden cambiar, intenta tener una conversación sobre lo que te molesta primero. Habla con tu roomie sobre limpiar con más frecuencia o bajarle a la música antes de pedirle que se vaya para siempre. Si no funciona, pregúntate si estás lo suficientemente molesto para hacer un cambio serio o si puedes esperar a que se termine el contrato sin comprometer tu salud mental.

Cuándo tener la plática

Tener miedo de hablar con tu roomie es normal. No va a ser divertido, probablemente será incómodo después, y eso es algo que tendrás que superar. Si tienes dificultades para hacerlo, piénsalo como "una muy buena oportunidad para tener una conversación difícil pero real", como dice Etzion. Al menos, será una experiencia de aprendizaje y les servirá para ser más felices en el futuro.

Si las cosas están tan mal que estás considerando pedirle a tu roomie que se mude, es probable que ya se lo espere, o, al menos, que sepa que no estás contento con su situación actual. "Por lo general, si no es bueno para una persona, tampoco lo es para el otro, incluso si todavía no lo sabe", dice Etzion.

Planear esta conversación cuando se trata de un contrato de arrendamiento puede ser complicado. Si te adelantas, las cosas pueden ser incómodas durante mucho tiempo, hasta que se mude, si tienes la plática demasiado tarde, corres el riesgo de no darles suficiente tiempo para encontrar casa. Trata de avisarle a tu roomie con uno o dos meses de anticipación por lo menos. Pedirle que se vaya cuando se termine el contrato al que aún le quedan seis meses o más puede significar más problemas que no valen la pena.

Publicidad

Considera los patrones de renta en tu colonia. En algunos lugares es mucho más fácil encontrar casa rápido y en otros no tanto. Se respetuoso con tu roomie y dale el tiempo suficiente para que encuentre un nuevo hogar y prepárate para que no estén dispuestos a irse antes de la fecha especificada en su contrato.

Cómo decirle a tu roomie que quieres que se vaya

Ya estás a punto de sentarte con tu roomie y decirle que ya no quieres vivir con él o ella, ¿y ahora qué? Primero lo primero: respira profundo. Recuerda, no es necesario decirle que ya no quieres vivir con él si no quieres. En lugar de eso, puedes decir que te gustaría intentar vivir solo, o que tienes a un familiar que necesita dónde vivir. "En realidad, no tiene que ser algo personal", dice Etzion. "Es bueno darle un contexto a la otra persona, pero no necesitas darle detalles".

Sin embargo, si quieres ser sincero, hay maneras de hacerlo sin dejar de ser civilizado y comprensivo. Antes de comenzar la conversación, intenta no echarle la culpa a tu roomie por lo que haya pasado. Al contrario, Ertzion dice que le comuniques que "no se trata de algo malo que están haciendo, simplemente crees que no es una buena opción". […] No significa que tú seas una mala persona o que ellos sean una mala persona".

La noticia que le estás dando a esta persona significa que se enfrentará a un cambio de vida enorme, debes ser comprensivo y respetuoso al responder a todas sus preguntas y al tener información concreta que darle, como la fecha exacta en que quieres que se vaya. Si se quiere ir antes de que termine su contrato, puedes ofrecerte a ayudarle a encontrar otra opción. "Piensa en que te comprometiste con esta persona a compartir el espacio por un período de tiempo acordado y quieres honrar tu palabra", dice Etzion.

Sobre todas las cosas, Etzion le recuerda a cualquier persona que viva con alguien con quien no disfrutan compartir espacio, que considere hacer cambios como una decisión de cuidado personal. "Está bien necesitar cosas diferentes de un hogar", dice. “Y si no quieren las mismas cosas, y solo están creando conflictos, piensa que no estás casado con esta persona y que no tienes que mantener una situación así".