FYI.

This story is over 5 years old.

Tijuana tiene un festival independiente que a pesar de las barreras, se levanta y grita: “Say North!”

Say North 2016 es uno de los festivales que más nos entusiasman. Son un logro machín este tipo de iniciativas. Nos acercamos a charlar sobre él con uno de los organizadores. Checa lo que nos dijo.
9.8.16

La vieja escuela, los corruptos, los corruptos dinosaurios, el público indiferente y las trabadas vías de acceso; todos estos elementos han representado un obstáculo años tras año para las organizaciones independientes cuyos objetivos se centran en formular festivales alternativos con una gama de propuestas tanto en su lineup, como en su producción, generadas desde lo personal y sin responder a intereses de terceros. Sin embargo, estos impedimentos que si bien han logrado pausar, pero no detener la gestión de estas iniciativas, siguen y seguirán latentes a lo largo y ancho del territorio nacional.

Publicidad

Por eso, tras varios festivales y proyectos en ciudades como Guadalajara, Torreón y Monterrey (ciudades con un contexto importante en la realización de conciertos), decidimos acercarnos ahora a la ciudad de Tijuana y mirar una cara que tras el boom de sus bandas independientes, no habíamos podido observar con más detenimiento: Los muchos retos detrás de un festival en esta ciudad fronteriza.

Puede que su afluencia turística y el reciente movimiento de música independiente, lo haga ver como un espacio lleno de oportunidades para esta clase de producciones. Sin embargo, la realidad es que dentro de este paraíso de bares e iniciativas culturales, los retos y obstáculos son tan latentes como en cualquier otra parte de la república mexicana (y sí, como en la CDMX). Por eso es importante girarnos hacia proyectos como el Say North, festival que incorporará entre su lineup a proyectos como Sotomayor, San Pedro el Cortéz, Mariel Mariel, The Guadaloops y The Chamanas, sin olvidar nombres más pequeños que incluso para nosotros en DF puedan ser desconocidos, como Pepe Muciño, Oak Place y Minor Gems.

Para conocer más qué hay detrás de Tijuana, el no tan amable panorama para organizar eventos y las muchas dificultades que esta ciudad interpone en la producción de los mismos, charlamos con Emilio Mock Olivas, quien nos llevó por un interesante paseo de opiniones e ideas que, al final, nos hacen ver que las complicaciones no son las mismas en todo el país.

Emilio Mock Olivas, cortesía de Mock

¿Qué tan real es que los apoyos en Tijuana para festivales y movimientos culturales, están destinados únicamente a viejas figuras de la música como Javier Bátiz y demás?
En Tijuana hay una gran variedad cultural, pero no el público suficiente para todo. Si hablamos por parte del gobierno, este se encuentra lleno de personal “old school” que son los que mueven el cash, y como sabemos, por llenar el evento contratan bandas “populares” para ellos.
Y por parte de las promotoras grandes que son quienes traen eventos como Caifanes, Enanitos Verdes, etc. (ya parece que tienen casa en Tijuana), son personas que llevan años reinando en la “escena” de eventos grandes pop-rock y que para ellos sólo es negocio. Entonces lo emergente pasa a segundo plano y es donde nosotros como parte del movimiento, hacemos lo posible para apoyar realizando estos eventos como Say North Festival.

Publicidad

En CDMX sufrimos muchísimo la falta de espacios. Sí, hay bares y “venues” establecidos, pero no hay espacios para desarrollar festivales como el Say North y poder producir, armar y levantar un evento de manera 100% independiente. ¿Cómo está la situación en Tijuana? ¿Qué tanto de esto hay allá?
Hay lugares frescos donde se pueden realizar festivales, eventos grandes. Lo que no hay es quien haga los eventos (¡Ja! Fuera de las o mejor dicho de la promotora “grande” $$$$), cuando son festivales independientes. El problema comúnmente en Tijuana, no es tanto encontrar el lugar donde se pueda realizar, sino la forma en que los jóvenes lleguen al venue. Carecemos de transporte público que, en realidad, sea funcional.
Siempre hay forma de arreglarse con un porcentaje de barra o al rentar el lugar. La mayoría no quieren correr el riesgo al pagar un venue completo y es por eso que se van por la primera opción que es dar porcentaje alto para que les presten el lugar.

¿Por qué resulta difícil hacer un evento independiente en Tijuana además de los venues? ¿El público es difícil? ¿Las marcas no se interesan por esos rumbos?
Las dos. Un segmento grande del público tijuanense (que en realidad es de fuera, Sinaloa, Hermosillo e incluso del centro y sur del país) cae mucho en el “no sé quiénes son, no voy a pagar por alguien que no conozco, no voy a ir o mejor me lo pisteo en un bar” y esto complica las cosas de cierta manera.
Las marcas no apuestan mucho por estos eventos en La Baja por estar pegados a la frontera, me han comentado que al final la gente consume más en US que en México. Lo cual para ellos no es proyección de venta y prefieren invertir en otras cosas.

¿Cómo desarrollan esta curaduría y por qué la consideran propositiva para Tijuana?
Alejandro, Gerardo y yo tenemos tiempo realizando eventos de diferentes tipos de música. Desde bandas comerciales, bandas independientes hasta electrónica.
Revisando lo que sucede en otras partes del país, nos dimos cuenta que en Tijuana no llegan estos artistas independientes que los ves seguido en el centro y sur de México. Artistas que en la escena independiente están teniendo bastante peso y Tijuana merece tener eventos de la misma calidad.

Lineup del Say North 2016

En Torreón el Festival WACO marcó una referencia sobre cómo hacer festivales en zonas donde quizás, lo alternativo no pegue tanto. Siento que Tijuana en muchos aspectos, tiene ventajas sobre Torreón porque al menos turísticamente, es una zona más concurrida. ¿Cómo ves tú el futuro de Say North y de las producciones independientes a futuro en TJ?
El festival WACO es un claro ejemplo de que se pueden realizar este tipo de eventos en cualquier otra ciudad del país. La onda es que la gente se una y se abra a las propuestas. Al igual que las marcas, vean en dónde no están llegando adecuadamente.
Say North Festival tiene como valores apoyar a los talentos de la región y poder crear esta puerta de la frontera para el centro y sur de país. Donde podamos apoyar a estas bandas y no se tengan que ir a vivir al D.F. dejando todo para darse a conocer y de la misma manera traer propuestas mexicanas (internacionales también) independientes que a los tijuanenses nos pueden interesar y tampoco tener que viajar para conocerlos.
Tijuana se ha convertido en el epicentro de enorme relevancia cultural y económica del país, dónde se celebra la música, la gastronomía y las artes en sus diferentes expresiones. Say North Festival busca brindar una experiencia multisensorial de calidad para el público. Say North viene con una proyección grande, la cual no vamos a dejar de pelear para que siga sucediendo, y Tijuana se convierta en una ciudad que sea pensada como destino turístico por sus festivales, por su comida, por su música y todo lo antes mencionado.