Cultură

Varias personas nos explican cómo han sido sus peores despidos

Hablamos con varias personas que han sido invitadas a dejar sus trabajos ya sea a la fuerza o porque ha habido más remedio.
2.12.16

Inma Lucas, ex jefa de prensa de Albert Rivera de Ciudadanos, ha aceptado recibir 150.000 euros de indemnización por su despido improcedente a cambio de que el partido evite el juicio. Resulta que a mediados de julio del 2015 el médico le dio la baja laboral por riesgo en un embarazo de gemelos.

Durante este tiempo que estuvo de baja el partido contrató a otra persona para ocupar el cargo y cuando en mayo se quiso reincorporar la enviaron al equipo de prensa y comunicación del grupo municipal del Ayuntamiento de Barcelona.

Publicidad

Después de varios meses en el cargo decidió presentar una demanda contra Ciutadans y contra tres de sus miembros entre los cuales había Albert Rivera. Ahora el partido ha decidido evitar el juicio a toda costa pactando con ella una cantidad.

Como Inma hay otras mujeres y hombres que han sido despedidos de una forma bastante sospechosa pero en cambio no han tenido tanta "suerte". Hemos hablado con algunas personas para que nos expliquen cómo ha sido esa mala experiencia y cómo se lo tomaron en el momento que les pasó.

Laura Blanque, 21 años

VICE: ¿Trabajas actualmente?
Laura: Sí. Soy secretaria en un estudio de tatuaje de Madrid. Me encanta mi trabajo. Lo compagino con la universidad donde estudio magisterio infantil, ya que realmente enseñar a los niños es mi verdadera pasión.

Tuviste una muy mala experiencia que acabó por hacerte tirar la toalla en tu anterior trabajo… ¿no?
Por aquel entonces trabajaba de camarera. No tenía experiencia en la hostelería, pero necesitaba el trabajo. Mi percance fue con una compañera en concreto que no paraba de hacerme comentarios acerca de mi orientación sexual. Sus constantes humillaciones en público me hicieron desistir. No me echaron directamente pero bajo tanta presión era imposible continuar.

¿Tomaste tú la decisión o te viste obligada por las circunstancias?
No me esperaba tomar una decisión así porque realmente necesitaba el trabajo. Pero cada mañana cuando sabía que tenía que volver al trabajo en el restaurante del centro comercial empezaba a llorar o tenía ansiedad.. Así fue como la necesidad económica pasó a un segundo plano. Por suerte mi novia estuvo ahí para apoyarme y hacerme entender esa situación. Cuando me lancé a dejarlo me sentí muy liberada y psicológicamente me sentí aliviada.

Publicidad

¿Qué pasó después?
Al dejarlo encontré a una familia maravillosa con la que pude trabajar de niñera. Salvé el verano y olvidé todo lo malo.

Andrés Martínez, 19 años

VICE: Hola Andrés, cuéntanos ¿De qué trabajabas?
Andrés: Trabajaba en un supermercado de cajero. Estudié bachillerato tecnológico y luego empecé turismo. Estudio inglés desde que tengo memoria, e incluso fui estudiante de intercambio. Ahora mismo no trabajo, estoy en búsqueda.

¿Qué recuerdas del día que te echaron?
Me echaron un día cualquiera, después de terminar mi jornada. Cuando fui a marcar, en la salida, me dijeron: "Andrés, tienes que firmarme allí". Le pregunté a mi jefe qué era y me dijo que era el certificado conforme me estaban dando de baja de la empresa. No me dieron motivos, simplemente marcaron un "no conforme". Estaba en mis tres meses de prueba, por lo que no hubo despido como tal.

¿Cómo era la relación con tus superiores?
Con mis jefes me llevaba bien. Tenía dos. Ni a ellos ni a mis compañeros les he vuelto a ver después de todo eso. El día que firmé me dijeron que no hacía falta que volviera y así lo hice.

¿Cómo te quedaste?
No lo pude entender. Ahora tampoco lo entiendo. Yo nunca llegué tarde ni falté, tuve buena presencia y fui simpático atendiendo a la gente. Creo que fue totalmente injusto. Yo estaba muy motivado con ese trabajo y de verdad lo necesitaba. Mi reacción fue una confusión tremenda… Ahora espero encontrar otro trabajo.

Fernando Pumar, 20 años

VICE: ¿Ahora mismo trabajas?
Fernando: No, hace ya cinco meses que estoy desempleado.

¿Qué hacías en tu anterior trabajo?
Trabajaba para una empresa de fabricación y exportación de productos para hospitales. Estos productos eran almacenados y se distribuían todo el mundo. Particularmente yo realizaba la función de el envasado al vacío y posteriormente el empaquetado de dicho producto.

Publicidad

¿Por qué te echaron? ¿Crees que fue justo?
Me echaron por recortes de la empresa. Como no llevaba mucho tiempo trabajando allí para la empresa no le suponía mucho coste tener que echarme. No fue ni justo ni injusto simplemente fue un despido sin mas al igual que a otros tantos compañeros les paso lo mismo. En parte ya me lo esperaba. Unos días antes el jefe de turno ya nos comentó que habría recortes.

¿Qué opinaron tus compañeros sobre tu despido?
Mis compañeros opinaron que no era justo ya que desempeñaba muy bien mi trabajo y era además muy solidario con ellos.

¿Te lo tomaste bien?
No reaccioné mal, me dio rabia en parte porque el dinero que sacaba de ahí iba dedicado tanto para ayudar a mi familia como para en un futuro pagarme los estudios que quería realizar.

Adriana Rivero, 22 años

VICE: ¿Qué has estudiado y de qué trabajas?
Adriana: Ahora mismo no trabajo. Estoy estudiando un curso superior de estética y caracterización en la Escuela Internacional de Estilismo y Moda. Hace unos meses me saqué el título de tatuadora.

¿De qué trabajabas?
Trabajaba de camarera aunque también he trabajado de recolectora de frutos rojos.

¿Por qué te echaron de tu trabajo de camarera?
Me echaron porque uno de los clientes del local en el que trabajaba estaba criticando al jefe y yo no lo defendí. El día anterior me había hecho salir llorando del local tras preguntarle a qué hora salía el sábado (era mi primer sábado y los horarios cambiaban).

Publicidad

Empezó a decirme que si "solo era lista para lo que quería", que si "me tenía que dar una clase intensiva de hostelería" entre otras barbaridades.

¿Fue justo?
No fue para nada justo. En solo dos días aumente las ventas del bar y afiancé nuevos clientes. Cumplía mi trabajo incluso cosas que no entraban en mi contrato y entraba siempre antes de mi hora para no dejar cabos sueltos.

¿Cómo era tu relación con el jefe?
Mi relación con el jefe era nula, era una persona que no permitía consejos ni correcciones para arreglar el funcionamiento de su local.

¿Cómo reaccionaste?
Fue bastante frustrante la verdad, no por el hecho de que no pudiese encontrar otro trabajo mejor si no por el hecho de que me echaran por algo que nada tenía que ver con mi labor.

Me fui con lo poco que me había pagado (que siendo sinceros para nada cubría lo mucho que trabaje allí, ni lo que aguante en tan poco tiempo) y tras comentárselo a la familia y los amigos seguí con mi vida sin más.

José Manuel Liñan, 23 años

VICE: ¿De qué trabajabas?
José María: Trabajaba en una empresa como responsable de marketing y me echaron porque según decían mis ideas no resultaban. Decidí crear mi propia empresa y pude comprobar que aquello no era cierto: mis ideas han sido todo un éxito.

¿Qué ideas eran?
Pienso que no importa ganar el doble en un producto. Es mucho mejor mantener la calidad y vender un producto a precio bajo y así venderás mayor cantidad. Es una estrategia para adquirir muchos más clientes.

¿Cómo era la relación con tu jefe?
No era para nada buena. Siempre decía que todo lo que yo hacía estaba mal y eso me molestaba mucho.

¿Cómo te sentiste cuando te echaron?
Muy triste. De hecho lloré.

¿Crees que ha merecido la pena?
En realidad ha sido mejor así. No me motiva ser trabajador, es mejor ser empleador.