FYI.

This story is over 5 years old.

Pepinos contaminados con salmonela están matando y enfermando a muchas personas

Tres personas han muerto y cientos han enfermado en Estados Unidos después de comer pepinos contaminados importados de México

Esta nota fue publicada antes en Vice News

Tres personas han muerto y cientos han enfermado en Estados Unidos después de comer pepinos contaminados importados de México. La partida de verduras fue suministrada por un distribuidor cuyo ex presidente pasó un tiempo tras las rejas hace casi dos décadas después de un brote de hepatitis provocado por fresas [frutillas] contaminadas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) han registrado 558 casos de infecciones de salmonela poona vinculados a estos pepinos en 33 estados del país, con 140 nuevos casos reportados al CDC entre el 15 de septiembre y 22 de septiembre.

Publicidad

"Supongo que las cifras aumentarán a medida que más departamentos de salud intervengan", dice Bill Marler, socio gerente de Marler Clark, una firma de abogados que se especializa en enfermedades transmitidas por alimentos. "Hemos retenido dos docenas de personas de California, Arizona, Utah, Oklahoma y Texas. Varios de los clientes han sido hospitalizados. Uno estuvo en la UCI (Unidad de cuidados intensivos) durante casi una semana".

La salmonela es una infección bacteriana cuyos síntomas incluyen vómitos, diarrea y calambres abdominales y que puede durar entre cuatro días y una semana, explican los CDC. En algunos casos, la bacteria puede propagarse al resto de la corriente de la sangre, lo que provoca la hospitalización. En casos excepcionales puede causar la muerte.

Uno de los clientes de Marler, una mujer de Arizona de 46 años de edad llamada Elisabeth Barber, fue retirada de la atención de urgencias y enviada directamente a la sala de emergencias, según expone una demanda presentada en su nombre el 20 de septiembre. Esta paciente experimentó una fiebre de 39 grados, sudoración nocturna, escalofríos y dolores de cabeza. A pesar de que se le recetó antibióticos, los síntomas gastrointestinales duraron casi cuatro semanas.

Marler también presentó una denuncia en Utah, donde representa a los padres de un niño de 5 años de edad que también se enfermó después de comer pepinos. La enfermedad del chico comenzó con diarrea, vómitos y dolor de estómago, pero la salmonela poona se abrió camino en su tracto urinario, causando fuerte dolor y coágulos de sangre cuando el niño trataba de orinar.

Publicidad

Los investigadores rastrearon el brote hasta llegar al distribuidor Andrew & Williamson Sales Co. con sede en San Diego, que importó los pepinos de Rancho Don Juanito de R.L. de C.V. en Baja California, México, de acuerdo con la Administración de Alimentos y Drogas. La compañía retiró todos pepinos llamados "Edición Limitada" el 4 de septiembre.

Andrew & Williamson (A&W) es el mismo distribuidor que suministró fresas congeladas contaminadas con hepatitis a escuelas en 1997, enfermando a 198 estudiantes y profesores en tres estados, lo que provocó una investigación federal. A&W admitió recientemente haber participado en la venta fraudulenta de casi 900 toneladas de fresas congeladas cultivadas en México al Departamento de Programa de Almuerzo Escolar de Agricultura de Estados Unidos así como también el haber ocultado el hecho de que no habían sido cultivadas en el país.

La empresa acordó pagar al gobierno 1,3 millones de dólares como parte de un acuerdo civil de 1997, y el presidente de A&W en ese momento, Frederick Williamson, fue condenado a cinco meses de prisión.

"Este hecho ocurrió hace casi 20 años", dice el socio de A&W David Murray a VICE News. "A&W es una empresa diferente a la que era en la década de 1990, y hemos aprendido mucho de esa experiencia. Hoy en día la seguridad alimentaria forma parte de lo que hacemos cada día. Vivimos la seguridad alimentaria 24/7. Está arraigado a nuestra cultura".

Publicidad

Añadió que sus instalaciones están abiertas a los clientes en cualquier momento para que puedan ver las prácticas de seguridad alimentaria por sí mismos.

A&W anunció la semana pasada que hará una donación al grupo sin fines de lucro STOP Foodborne Illness [FRENEMOS las Enfermedades por Alimentos] para ayudar a financiar un proyecto educativo para mejorar el diagnóstico en las salas de urgencias pediátricas y en los hospitales.

"En nombre de todos los empleados de nuestra empresa, queremos que los consumidores entiendan que estamos absolutamente devastados por las tres muertes y enfermedades que se han reportado en los medios", dice Murray mediante un comunicado que acompaña el anuncio de la donación. "Queremos que sepan que conttinuamos nuestro trabajo de colaboración con las agencias federales y estatales en EEUU y México, y que nos hemos comprometido junto con los principales expertos de seguridad alimentaria para analizar nuestros procesos y aumentar nuestra experiencia. En cuando nos hemos encontrado con el problema, lo hemos arreglado y hemos tomado todas las medidas posibles para evitar que vuelva a suceder".

Sigue a Sydner Lupkin en Twitter: @slupkin

Imagen vía Wikimedia Commons