Felicidad es: bailar cubiertos de chocolate en las calles de Nothing Hill

FYI.

This story is over 5 years old.

Felicidad es: bailar cubiertos de chocolate en las calles de Nothing Hill

Cientos de personas bailan por las calles de Nothing Hill cubiertas de chocolate. Es una tradición inspirada en la rebelión de los esclavos de Trinidad, pero adaptada al sabroso siglo XXI.
07 Septiembre 2015, 10:00pm
notting-hill-carnival

Las celebraciones de Pure Lime en el Carnaval de Nothing Hill, en, 1997. Foto cortesía de Pure Lime. Edison Braithwaitel, líder de Pure Lime. Foto por el autor.

Nottig Hill, en el oeste de Londres, no es famoso solamente por el sedoso cabello de Hugh Grant. También, una vez al año, ofrece la fiesta callejera más grande y esperada de Gran Bretaña: el "Carnaval de Nothin Hill". Su primera celebración fue a mediados de la década de 1960, asistieron 500 personas. Nació por nostalgia de la creciente comunidad caribeña viviendo en la región, y como respuesta al racismo cada vez más agresivo en ese entonces.

Hoy en día es difícil saber exactamente cuántos juerguistas atrae el Carnaval, pero por lo menos 1 millón de personas asisten al evento durante las vacaciones de agosto, además de los 50 mil bailarines disfrazados, músicos y artistas de soca que desfilan por las calles en carrozas, o bailando en las banquetas.

Sin embargo, mientras marcho con una multitud de aficionados al futbol, bajo la lluvia londinense durante la tarde de un monótono martes, me siento muy lejos del carnaval callejero. Me dirijo a un pub para conocer a Edison Braithwaite, líder de Pure Lime, un grupo de 750 enmascarados que participan en el Carnaval cubriéndose de chocolate a sí mismos, entre ellos, y a los espectadores. Braithwaite me da la bienvenida con una cálida sonrisa y me cuenta que en 1988 se mudó a Londres desde Trinidad, por lo que su primer Carnaval fue en el 89.

"¿Cuál fue mi primera impresión?", me dice Braithwaite. "Bueno, me impresionó que hubiera un festival caribeño en Londres, pero lo que encontré aquí me pareció muy lejano a lo que sucede en mi país. Dirty Mas faltaba". Dirty Ma_s es parte del _J'Ouvert (los trinitenses lo pronuncian "Joo-vay"), una serie de celebraciones que dan inicio a los carnavales caribeños. "Nació de la revolución de esclavos", me explica Braitwate. "Aunque hay varias teorías sobre su origen. Esta práctica se llevó a cabo cuando los esclavos trinitenses fueron liberados por los colonos franceses y se les permitió ir a bailar a las calles para el Carnaval, que hasta entonces era exclusivo de las clases altas. Pero bailaban en 'el lado sucio'".

notting-hill-pure-lime

Foto cortesía de Pure Lime.

Braithway y seis de sus amigos introdujeron Dirty Mas al Carnaval de Londres en 1996, llenando cubetas de chocolate líquido y repartiendo la sustancia entre la gente del Carnaval. "Teníamos 35 personas en 1997, 75 en 1998, y así se ha ido duplicando año con año, hasta el 2010, cuando tuvimos más de 1200 personas involucradas", dice.

Estas celebraciones J'Ouvert también se remontan a los disturbios civiles en el puerto colonial de España, Trinidad, cuando activistas antiesclavitud se untaban aceite o pintura para evitar ser reconocidos por las autoridades durante las revueltas. "Se acostumbraba que bailaran untados en grasa y pintura", añade Braithwaite. En Trinidad se untan aceite de motor, pero Braithway optó por el chocolate. "Cuando llegué a Londres, nadie estaba haciendo un buen Dirty Mas, así que decidí hacer mi propia versión: llevar el Dirty Mas al siglo XXI con chocolate". Le tomó dos años de experimentación llegar a la consistencia adecuada.

dirty-mas-notting-hill

Foto cortesía de Pure Lime.

"Utilizamos una crema de chocolate belga importada. Es sabrosa y lo suficientemente espesa para no caerse de inmediato", me dice. Cuando veo las fotos del Dirty Mas de hace algunos años, me queda claro que la mezcla tiene algo más que crema de chocolate. "Bueno, sí, es necesario que la crema sea lo suficientemente viscosa para esparcirla adecuadamente", dice uno del equipo Pure Lime, quien no podía esconder su emoción por el Carnaval, a días de comenzar. "Lo mezclamos con otros ingredientes, todos son comestibles, pero es secreto. No te diremos lo que hacemos".

Como el alboroto de los aficionados aumentaba en el bar donde estábamos, Braithwaite y yo salimos para hablar de la logística de Pure Lime Dirty Mas. Él explica que este año preparará 500 litros de crema de chocolate en el jardín de su casa. Aparte de ser increíblemente deliciosa, Braithwaite jura que esta mezcla de chocolate aporta algo "mágico" al Carnaval. "El chocolate une todo", dice. "Es la esencia del tradicional Dirty Mas, pero con un poco de sazón y de perversidad. Hay algo especial en que sea chocolate, porque puedes bailar y lamer a alguien. Eso aporta toda la diversión".

Da la casualidad de que me quedaré al Carnaval de este año, aunque no tiene nada que ver con que Braithwaite me haya prometido que habrá una tina de crema de chocolate con mi nombre.